Prezi no es sólo un software que facilita la presentación de ideas; es una aplicación que tiene como objetivo compartir el conocimiento.

 

 

Para ser sinceros, yo nunca imaginé que Prezi tuviera el éxito que tiene en este momento, reflexiona Adam Somlai-Fischer, arquitecto, artista plástico y fundador de la aplicación de presentaciones dinámicas cuyo crecimiento avanza a pasos agigantados en el mundo digital.

PUBLICIDAD

De visita en México en el marco del Silicon Valley Day, organizado en el Tec de Monterrey, Somlai-Fischer explica que los emprendedores en México tienen muchas áreas de oportunidad: “Tienen mucha energía; sólo falta que crean que pueden construir algo a escala global.”

Y es que la compañía que él mismo fundó es un claro ejemplo. La historia de Prezi se remonta apenas a 2009, año en que abrieron oficinas en Budapest, y un par de meses después, en San Francisco. Hoy, cinco años más tarde, cuentan con una base de usuarios que ronda los 40 millones y sigue en pleno crecimiento.

Prezi surgió como una herramienta que Adam utilizaba en las presentaciones personales de su obra artística. Al tener formación como arquitecto, le gustaba jugar con los espacios y las dimensiones que las herramientas existentes no podían darle. Por ello aprendió programación y desarrolló una aplicación que le permitiera crear espacios interactivos donde las ideas de los usuarios pudieran converger. Poco tiempo después formó un equipo para fundar la compañía y de ahí continúan creciendo.

Oficina de Prezi en Budapest

Oficina de Prezi en Budapest

Después de Estados Unidos, el mercado que más crece para Prezi es Latam. Sólo México tiene 2.5 millones de usuarios, seguido de cerca por Colombia y Brasil.

Para Somlai-Fischer y Prezi, la clave del crecimiento está en compartir: “La parte fundamental de nuestra aplicación, y por supuesto de nuestra propia compañía, tiene como objetivo compartir el conocimiento, pues no se trata sólo de un software que facilita la presentación de ideas, sino que crea condiciones para el trabajo colaborativo y crear una comunidad que pueda ayudarse entre sí, sobre todo en el sentido educativo.”

Lo anterior queda por sentado, cuando en febrero de este año se convirtieron en technological partners de la Casa Blanca, donando alrededor de 100 millones de dólares en licencias edu pro. Esto implica que cualquier escuela pública en Estados Unidos podrá contar con el servicio pro que brinda Prezi.

En México empiezan a hacer lo propio, pues ya cuentan con convenios con el ITESM y El Colegio de México. Estos convenios no sólo se limitan a dar licencias educativas, sino que han creado un programa de capacitadores que intentan profesionalizar a alumnos y profesores en el uso de la herramienta, y por otra parte se intenta crear una comunidad que intercambie recursos y formas de trabajo.

Además, Wayra y Prezi han creado una alianza estratégica para dotar a los emprendedores de una serie de herramientas digitales que pueden ayudarles a hacer un mejor pitch en el momento de buscar financiamiento. Así, las startups que sean apoyadas por Wayra, también se verán beneficiadas con talleres y licencias que las ayudarán a crear una mejor presentación de sus conceptos.

Las startups son un proyecto global, enfatiza Somlai-Fischer, y para crear una que sea realmente efectiva debes crear un equipo que tenga, por una parte, la creatividad y lo visionario, y por otra, un componente de negocios que permita la libertad y autonomía del proyecto.

 

 

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué hizo Qualcomm para ser el rey de los smartphones?
Por

¿Qué tienen en común un Lumia, un Galaxy, un Nexus y un Moto X? Todos tienen un procesador Qualcomm bajo el cofre. ¿Por...