Gran parte de los emprendedores eligen, mental y emocionalmente, prioridades erróneas, por encima de lo verdaderamente importante. Explicaremos tres muy comunes y a que la supeditan.

1.- Hacer el bien

En 2015, fui evaluador experto del programa de Posible de Fundación Televisa, visité distintas ciudades de la república y vi cientos de pitch de negocios vivenciales de emprendedores sociales. Pude notar el gran corazón que tienen los emprendedores de México, para intentar ayudar a su gente, su hambre y sus ganas, lo cual tuvo sus tintes reconfortantes y conflictivos. Ya que también, notaba claramente alguno de los puntos de los que te hablo en este artículo. Vi, el cómo las personas se pierden en querer ayudar, por encima de crear valor en el negocio, o incluso realmente, tener un negocio viable. Y no es que esté mal, es buenísimo ayudar el punto es el no perder de vista que un negocio debe ser por principio estructurado para ser redituable y también brindar oportunidades y beneficios sociales. De otra manera se tiene una buena causa, pero no un buen negocio.

Así la cuestión, la prioridad no es hacer el bien, sino crear valor que funcione en el negocio, “haciendo negocio”, para que esto genere bienestar social. ¡No se pierdan!

PUBLICIDAD

Es bueno pensar en lo que el mundo necesita. Pero mucho mejor y más inteligentemente hacerlo a partir de construir algo que pueda permanecer, que sea negocio y que aporte.

2.- Enamorarse de su idea

El primer error de un emprendedor es sin duda enamorarse de su idea. Debo decirte que defenderla a capa y espada no garantiza el éxito de hecho, aleja a las personas de mejorarla, trabajarla y pulirla.

No obstante, muchos se quedan en ella y la llevan a la práctica, sin darse cuenta de que la perseverancia y la terquedad tienen una barda muy delgadita y transparente de separación. Bajo la idea de que al ser “perseverantes” lograran el éxito. Pero la perseverancia y la terquedad tienen una diferencia clara con una se puede tener razón y resultado, y con la otra no, a lo largo del tiempo.

Las ideas no son suficiente para hacer negocio. Así la implementes y estés detrás de ella por años. Y es una de las prioridades mentales y emocionales más difíciles de combatir porque además vienen acompañada de su ego.

Por eso les digo que, en vez de enamorarse de sus ideas, deberían de enamorarse de la viabilidad para hacerla efectiva, y para hacerlas negocio.

3.- El dinero

Si bien en todo negocio se busca el dinero. Este no debe ser una prioridad para hacerlo. Porque conozco a cientos de personas con vidas desdichadas y bolsillos repletos. El dinero no debe frenarte y tampoco ser tu única guía, porque te perderías en hacer cosas que te lleven todo tu tiempo y tu tiempo es tu vida.

Las personas que se guían y se frenan por dinero no consiguen lo que quieren en aspectos satisfactorios emocionales nunca. Esto es por una razón simple, porque el bolsillo del dinero es distinto al bolsillo de la satisfacción emocional. Y por ello es por lo que existen y vemos personas en autos lujosos absolutamente frustradas, deprimidas o vacías.

El dinero no es siempre un fin, ni tampoco el único principio. Pero si es importante y mucho, pues de ello depende que un negocio sea negocio, este sano y crezca. Así que dale su justo valor. Y recuerda emprender por algo que te genere sentido y pasión.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Panamá y Chile, dos ejes estratégicos para China
Por

El auge del país centroamericano alcanzó un PIB en términos PPP de más de 25.700 dólares concentrando sobre el 30% de la...