El BES está bajo escrutinio de los inversionistas y reguladores tras conocerse de irregularidades financieras en compañías de propiedad de la familia Espírito Santo.

 

Reuters

LISBOA – Los problemas financieros del imperio financiero portugués Espírito Santo se propagaban fuera de las fronteras el viernes, luego que el banco central de Angola dijo que la división local de Banco Espírito Santo necesitaría un incremento de capital para lidiar con créditos incobrables.

PUBLICIDAD

Banco Espírito Santo (BES), el mayor prestamista de Portugal, está bajo escrutinio de los inversionistas y reguladores tras conocerse de irregularidades financieras en compañías de propiedad de la familia Espírito Santo, el mayor accionista del banco, que ha elevado la probabilidad de pérdidas graves para el banco.

Los inversionistas están pendientes de posibles deudas de la unidad angoleña de BES, que opera desde hace 12 años.

El gobernador del Banco Nacional de Angola, José de Lima Massano, rompió el silencio de su Gobierno sobre el tema y dijo que la subsidiaria angoleña BESA tenía problemas con su cartera de créditos.

“Tenemos operaciones en un estado irregular, operaciones de créditos ‘malos’, afirmó Massano el martes al Parlamento angoleño, que fueron enviados a Reuters por email el viernes.

Massano no entregó más detalles sobre el tipo ni magnitud de los créditos malos, aunque afirmó que los problemas en BESA no representan una amenaza al sistema financiero de Angola.

Las revelaciones de Angola tienen lugar en momentos en que Portugal intenta garantizar a los inversionistas que los problemas del imperio de la familia Espírito Santo no afectarán a la estabilidad financiera del país.

En mayo, BES dijo que auditores independientes habían encontrado “irregularidades” en Espírito Santo International, o ESI, el conglomerado en la cima del imperio financiero del clan portugués.

 

Más problemas

Las posibles pérdidas en BES, que ha identificado su exposición directa a los conglomerados de la familia en 1,150 millones de euros, provocó el pánico de los inversores en los mercados bursátiles este mes.

El banco ha dicho que tiene 2,100 millones de euros de capital por sobre los requisitos regulatorios mínimos para enfrentar cualquier pérdida, pero no ha podido cuantificar las pérdidas potenciales, a la espera de una reestructuración de los conglomerados de Espírito Santo.

Las acciones de BES han perdido alrededor de un 60% en un mes.

Los fiscales portugueses dijeron el viernes que están investigando la red de negocios de la familia y un grupo de inversionistas se prepara para presentar una demanda por una deuda impaga de una de sus compañías.

Esta semana, un holding de la familia, llamado Rioforte, no pudo pagar más de 1,000 millones de dólares en deuda a Portugal Telecom (PT), lo que obligó al grupo de telecomunicaciones a reducir su participación en una fusión con la brasileña Grupo Oi.

Ejecutivos de Portugal Telecom ahora son blanco de críticas por haber permitido el préstamo. Personas familiarizadas con el asunto dijeron que los ejecutivos sabían que la familia Espírito Santo tenía problemas financieros cuando la firma de telecomunicaciones les otorgó los préstamos en abril.

Portugal Telecom también enfrenta una demanda de varios inversionistas minoritarios, que sería presentada el viernes por su supuesta falta de evaluación adecuada de los riesgos de la deuda.

 

Siguientes artículos

Expertos en lucha contra SIDA iban en avión de Malaysia
Por

Entre los científicos que viajaban en el avión estaba Joep Lange, quien investigó la enfermedad por más de 30 años y era...