Las empresas familiares representan un alto porcentaje de las compañías que generan riquezas para las economías de México y el mundo; sin embargo, debido a su naturaleza deben enfrentar situaciones que las empresas familiares ni siquiera sueñan. Los siguientes son sólo algunos de los problemas más comunes que seguro te encontrarás (si no es que ya lo has hecho) en la gestión de tu negocio familiar.

Dejando el trono

Fundador, nadie duda de tu capacidad como estratega y empresario, la muestra está en que tú iniciaste la compañía; es perfectamente entendible que, para ti, la empresa es mucho más que una fuente de ingresos: genera un valor emocional altísimo para ti, que la ves como un bebé que viste nacer y alimentaste hasta que logró estar fuerte y sano. Sin embargo, conforme ésta crece (y finalmente eso es lo que todo fundador busca), la centralización de la toma de decisiones se torna más complicada, por el simple hecho de que toda persona merece retirarse pero, para lograrlo y hacer que la compañía prospere, necesita dejar un sucesor.

Éste es uno de los principales conflictos que las empresas familiares, pues el hecho de “dejar ir a nuestro bebé” o ceder el control del negocio a otra persona, sea ésta un hijo, un hermano o incluso una persona ajena a la familia, cuesta mucho trabajo.

El fundador invirtió años de su vida, esfuerzo, apretones de cinturón y un sinfín de horas de sueño en lograr que su empresa creciera saludable, siendo el que tenía la última palabra al momento de tomar decisiones, y ahora, ¿debe aceptar las críticas de otros, o que alguien más tome decisiones y él deba aceptarlas? Sí, estimado lector, eso es precisamente lo que todo fundador consciente del paso del tiempo y de lo que es mejor para su negocio debe hacer.

El mejor regalo que puedes darle a tu empresa familiar es elegir a tiempo a la persona indicada para seguir dirigiéndola por la senda del triunfo. Quizá sientas que nadie podrá hacer las cosas igual de bien que tú, pero ¿acaso no existe más de una manera de hacer algo bien?

 

Aguas más profundas

Publicidad

La planeación estratégica es una herramienta fundamental que necesitarás para llevar a cabo la gestión del crecimiento en tu empresa familiar, claro, si quieres promover que ésta prospere con, sin o a pesar de los miembros de la familia.

Toda organización que se precie de serlo debe considerar que la empresa es más grande que la suma de sus partes, por supuesto que cada miembro de la familia es importante, sin embargo, para que la compañía pase al siguiente nivel debemos anteponer sus necesidades a los intereses de miembros particulares de la familia, y actuar como corresponde cuando éstos no coinciden. Para esto te recomiendo ampliamente el establecer un Protocolo Familiar o un Estatuto de la Familia, así todos los miembros de la empresa sabrán qué exactamente es lo que requiere de ellos, qué movimientos tienen prioridad, y todos trabajarán en pos de superar las necesidades de la compañía como un todo, sin buscar sólo el beneficio personal.

 

A su entender

¿No te parece curioso que en una empresa familiar, donde deberían reinar la confianza y la comunicación, en ocasiones existen sistemas de información y control que dejan mucho que desear? Esto se debe a que, como es la costumbre en nuestro país, los métodos o procedimientos de flujo de información y de control de parámetros no están bien establecidos; estamos acostumbrados a que el fundador o gerente utilice su criterio personal para tomar decisiones al respecto: decide qué labores lleva a cabo cada miembro de la familia empresaria, otorga funciones a cada puesto de acuerdo a su manera de pensar, a la persona que tiene enfrente o incluso dependiendo de la época, la cantidad de trabajo y demás factores…

Este método es subjetivo y puede generar malos entendidos y muchas imprecisiones. ¿Y sabes qué más? La incertidumbre genera una menor satisfacción entre tus empleados, pues no saben bien a bien en qué consiste su trabajo y si están haciéndolo correctamente, lo que genera estrés frustración y falta de confianza tanto en ellos mismos como en la empresa.

 

No todo es color rosa

No eludas el debate. Las críticas constructivas desde y hacia todos los miembros de la familia empresaria son sanas y no deben verse como algo negativo, sino como una oportunidad para buscar que las opiniones se homogeneicen y las relaciones entre los empleados y la empresa se fortalezcan.

Lograrlo no es tarea fácil. Es tu responsabilidad (o la de tu gerencia) lograr que estos ejercicios den frutos en la forma de decisiones en consenso y no generen conflictos.

Hablando de eso, conforme la empresa familiar crece es normal que los conflictos también lo hagan, pues aumentan las necesidades de los miembros de la familia y esto eventualmente generará puntos de contacto entre los empleados; además, la confianza entre parientes genera a la vez una probabilidad mayor de que un malentendido se torne más grande al ser mezclado con emociones, temas de jerarquía y más que podrían lograr incluso que lo que era un pequeño revés se nos salga de las manos.

¿Cómo evitamos que un problema laboral crezca y afecte a la familia? Te servirá enormemente establecer un protocolo de resolución de conflictos, un documento claro y por escrito donde se explique paso a paso el procedimiento para saldar un problema generando el mayor beneficio para todas las partes.

 

Recuerda: busca un feliz capítulo 2

Fundador o directivo, si deseas que tu empresa familiar se mantenga en la senda del éxito, mantente atento a la aparición de éstos y otros problemas que podrían mermar su crecimiento, haz tus ajustes a tiempo y permite que tu negocio prospere.

De esto y más hablo en mis libros. Descarga material gratuito en www.mariorizo.com

 

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Mujeres Poderosas | No más excusas, contraten mujeres: José María Zas
Por

El presidente de American Express en México llamó a las empresas a acabar con las diferencias de género que existen en l...