El Departamento de Trabajo dijo que la productividad se expandió a un ritmo anual del 2.3%, frente a la tasa reportada anteriormente del 2.0%.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

La productividad no agrícola de Estados Unidos creció más rápido de lo estimado inicialmente en el tercer trimestre, mientras que unas fuertes revisiones a la baja en las compensaciones apuntaron a una inflación salarial contenida que debe dar espacio a la Reserva Federal para mantener las tasas bajas.

El Departamento de Trabajo dijo el miércoles que la productividad se expandió a un ritmo anual del 2.3% en lugar de la tasa reportada anteriormente de 2.0%.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban que la productividad, que mide la producción horaria por trabajador, sería elevada a 2.4% para reflejar rectificaciones al alza en el Producto Interno Bruto (PIB) del tercer trimestre.

La semana pasada, el Gobierno elevó la estimación del PIB del tercer trimestre a un ritmo del 3.9% desde una tasa previa del 3.5%.

Sin embargo, pese a la revisión al alza, la tendencia en la productividad se mantiene relativamente débil. La productividad subió un 1.0% frente al tercer trimestre del 2013.

Las empresas han estado contratando a más trabajadores para incrementar la productividad, lo que ha contribuido a controlar el desempleo.

Las medidas de compensación fueron revisadas fuertemente a la baja, en línea con revisiones pesimistas para datos de ingresos publicados la semana pasada.

Los costos laborales unitarios, el precio del trabajo para cualquier unidad de producción, cayó a una tasa del 1.0% en el tercer trimestre. Previamente, se había informado un incremento del 0.3%.

Esa medición también fue revisada a la baja para el segundo trimestre para mostrar un declive del 3.7% en vez del 0.5% informado anteriormente.

Eso debería reducir los temores de que un alza en los salarios esté avanzando más rápido que las expectativas de la Fed y provocaría que el banco central estadounidense se tome un tiempo más largo para subir las tasas de interés.

El crecimiento de los salarios es uno de los factores clave que determinará cuándo la Fed comenzará a subir las tasas de fondos federales, que ha mantenido en niveles cercanos a cero desde diciembre del 2008.

 

 

Siguientes artículos

México y Perú se asocian para impulsar turismo
Por

El acuerdo estableció la celebración de dos seminarios: uno en Lima, que se realizará en el segundo semestre de este año...