En Reino Unido comenzó ya comenzó el destape de quienes aspiran a ocupar el puesto que David Cameron dejará en octubre próximo, y es la ministra del Interior de Reino Unido, Theresa May, la primera en levantar la mano para reemplazar al saliente premier británico. Mientras que el principal rostro de la campaña por el Brexit, Boris Johnson, anunció que no buscará liderar al país.

El ex alcalde de Londres dijo que no se presentaría como candidato al cargo ante las circunstancias en el Parlamento, encabezado por los conservadores. No obstante, su compañero en la campaña por el Brexit, el actual ministro de Justicia, Michael Gove, ha decidido concurrir a la sucesión al considerar que Johnson no aportaría el liderazgo necesario para su partido.

Antes del anuncio de Johnson, la ministra de Interior se postuló para reemplazar a Cameron y no desaprovechó la oportunidad para lanzar una indirecta a Johnson, quien era visto como el rival natural por el cargo, al destacar que el gobierno no es “un juego”.

La conservadora criticó los orígenes privilegiados del ex alcalde de Londres: “Si usted es de una familia normal, de clase trabajadora, la vida es mucho más difícil de lo que muchas personas en la política se dan cuenta. Usted tiene un trabajo, pero no siempre tiene una seguridad laboral”.

PUBLICIDAD

“Francamente, no todos en Westminster entienden lo qué es vivir así. Y algunos necesitan que se les diga que lo que el Gobierno hace no es un juego, es un asunto serio”, escribió en el periódico The Times.

May dijo que se encargará de enfrentar las divisiones en el país, que dieron el triunfo al Brexit y amenazan con la separación de Escocia, y prometió grandes cambios en la economía y la sociedad.

Cameron anunció su renuncia luego de que los británicos votaron por salir de la UE y el Partido Conservador ya comenzó con el proceso para elegir a su sucesor, lo cual se daría a principios de septiembre.

Por su parte, el Partido Laborista, otra de las principales fuerzas políticas del país, también enfrenta cuestionamientos en su liderazgo, ya que su dirigente Jeremy Corbyn probablemente enfrentará un desafío directo de sus colegas tras perder una moción de confianza, y lo que llevaría a ceder la batuta a un nuevo líder de la oposición.

El nuevo primer ministro conservador deberá negociar con la UE la salida del Reino Unido del bloque y decidir si invoca inmediatamente el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el proceso para la salida, estimado en dos años.

 

Siguientes artículos

Fraudes en publicidad digital, más comunes de lo que crees
Por

Las malas prácticas en la distribución de publicidad en los sitios web y el fraudulento tráfico inválido generar grandes...