Debido a que el Estado ha fallado en su deber de proteger a la ciudadanía, un senador panista presentó una iniciativa para reformar el artículo 10 constitucional, que permitiría a los mexicanos portar armas también en sus negocios y automóviles, para su defensa personal.

El legislador que presentó y publicó esa propuesta en la gaceta del Senado es Jorge Luis Preciado, quien ha dicho que de acuerdo con la actual Constitución, todo mexicano puede tener armas en su domicilio para legítima defensa, y que su iniciativa es básicamente extender los espacios donde pueda portarlas para el mismo fin, ya que el trabajo de las autoridades en este sentido ha sido deficiente.

En este sentido, en diversas entrevistas con medios de comunicación, el panista aseguró que la portación de armas debe ampliarse a negocios y vehículos ante el incremento exponencial de los ilícitos.

Advirtió que el “monopolio de la fuerza” se encuentra dividido entre el Estado y los delincuentes, pero con su iniciativa se busca empoderar a los ciudadanos frente a los criminales, ya que mientras hoy “tenemos a grupos organizados completamente armados”, “la sociedad completamente en estado de indefensión”.

Preciado subrayó el caso de Estados Unidos, país donde se permite portar armas de fuego desde 1789, y lo que está haciendo es inhibir la delincuencia, y destacó que su tasa de homicidios es de 4.7 por cada 100,000 habitantes, mientras que en México el promedio es de 21 homicidios por cada 100,000 habitantes.

En una conferencia de prensa, dijo que la propuesta no se trata de dar armas sin control, sino que para ello deberán cumplirse con los requisitos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para poder poseer un arma de fuego.

Explicó que el armamento disponible sería aquel que no sea de uso exclusivo del Ejército, además de que la Sedena regulará el otorgamiento mediante un examen psicológico y un comprobante que acredite el conocimiento para usar el arma.

Además de que esto ayudaría a un padrón de armas a escala nacional para investigar los delitos perpetrados con armas de fuego.

Ante la polémica levantada por esta propuesta, el coordinador de los senadores del Partido Acción Nacional (PAN), Fernando Herrera Ávila, deslindó al resto de la bancada de esta propuesta, pero criticó la iniciativa debido a que es obligación del gobierno garantizar la seguridad.

Herrera Ávila subrayó que permitir a los ciudadanos portar armas no es una solución para México y también utilizó como ejemplo a EU, país donde dijo que la portación y la venta de armas es una práctica extendida, y ha dado pie a muchos atentados entre ciudadanos en lugares públicos, como escuelas o centro comerciales.

 

Siguientes artículos

El miedo como estrategia de marketing para las marcas
Por

La "aparición" en Paseo de la Reforma es sólo el comienzo de una estrategia de marketing de Cerveza Victoria, en la que...