México creció en 2015 más de lo que todos imaginaban. Los Índices Regionales de Pedidos Manufactureros y No Manufactureros, que derivan de la Encuesta Mensual de Actividad Económica Regional que levanta el Banco de México anticipan que la actividad manufacturera y no manufacturera en todas las regiones del país continuará en expansión durante los siguientes meses.

La mayoría de los directivos empresariales entrevistados por el Banco de México esperan una expansión de la demanda por los bienes y servicios que ofrecen en todas las regiones del país en los próximos meses, aunque en las regiones centro norte y sur estas perspectivas fueron más moderadas en comparación con lo registrado en el trimestre previo.

Los directivos consultados señalaron que sus expectativas de expansión se asocian, en el ámbito interno, a que continúe la recuperación del consumo privado, a los efectos de las reformas estructurales, a las estrategias de publicidad para la atracción de clientes y al dinamismo de algunos servicios, como el turismo. En cuanto al ámbito externo, los directivos destacaron la expectativa de que la economía de Estados Unidos se mantenga en crecimiento, lo que, aunado a la depreciación del tipo de cambio, tendería a fortalecer al sector exportador nacional.

Pese al panorama positivo, hay algunos riesgos que pueden ensombrecer el avance económico en el año. Los principales temores de los directivos empresariales son la desaceleración de la economía de Estados Unidos, la volatilidad de los mercados financieros internacionales y el deterioro en la percepción sobre seguridad pública.

PUBLICIDAD

Por regiones, los factores que pueden beneficiar al crecimiento son:

 

Región norte

La expansión estaría impulsada tanto por factores externos como internos, siendo estos últimos los de mayor relevancia. Entre los factores externos destaca la expectativa de crecimiento de las exportaciones en las ramas automotriz, aeroespacial, equipo de cómputo e industria de las bebidas. Esta expectativa se sustenta, a su vez, en un mayor dinamismo esperado para la economía de Estados Unidos, así como en la puesta en operación de nuevos proyectos de inversión extranjera en los sectores de fabricación de equipo de transporte, bebidas y energía. En cuanto a los factores internos, los directivos entrevistados recalcaron que las mejores condiciones crediticias de los establecimientos comerciales, la apertura de nuevas tiendas, el incremento en las remesas, el mayor dinamismo de las empresas exportadoras y un buen desempeño del mercado laboral continuarán reflejándose en el crecimiento del consumo interno.

 

Región centro norte

En la región centro norte, los directivos consultados anticiparon una expansión moderada en la demanda por los bienes y servicios que ofrecen en los próximos 12 meses.

En lo que respecta a los factores externos de impulso, los directivos mencionaron el crecimiento en la industria portuaria, la mayor eficiencia en los procesos logísticos, la apertura de nuevos mercados para productos mexicanos, la mejoría en la conectividad aérea como factor de impulso al turismo internacional, la depreciación del tipo de cambio y el incremento esperado en las exportaciones de automóviles a Estados Unidos.

Entre los factores internos, los directivos señalaron el mayor dinamismo del consumo interno asociado a un flujo sostenido de remesas; la implementación de estrategias comerciales más agresivas, particularmente en tiendas de autoservicio, calzado y moda; la continuidad en el otorgamiento de subsidios a la vivienda de interés social; la construcción de nueva infraestructura educativa y de salud, y el incremento en el turismo (parte de éste, concentrado en el estado de Michoacán durante febrero). Asimismo, los directivos comentaron que esperan un incremento en la demanda de servicios profesionales por la llegada de empresas proveedoras de la industria automotriz.

 

Región centro

Los directivos consideran que la depreciación cambiaria permitiría conservar, por un lado, el dinamismo del sector exportador de la región, y por otro, aumentar la atracción de turistas extranjeros. Asimismo anticiparon que la gradual recuperación del sector industrial en Estados Unidos impulsaría aún más las exportaciones automotrices de México hacia ese país. No obstante manifestaron su preocupación por la incertidumbre que podría generar la materialización de nuevos episodios de volatilidad. Existe también la expectativa de un mayor crecimiento del mercado interno sustentado, en parte, en una baja inflación, una mejoría en sus sistemas de logística y redes de distribución, así como el auge del comercio electrónico. Adicionalmente destacaron el impulso adicional que deriva del inicio de algunas obras de infraestructura de largo plazo en la región.

 

Región sur

La mayoría de los directivos empresariales consultados anticipa que la actividad económica mostrará una expansión moderada. Con relación a los factores externos que pudieran inducir un crecimiento de la actividad, los directivos de empresas manufactureras esperan una mayor demanda por sus productos derivada de la ampliación de la capacidad instalada en la industria química y mejores condiciones de la demanda externa por alimentos procesados. Por su parte, algunos directivos empresariales del sector agropecuario comentaron que continúan las elevadas tasas de rentabilidad en sus actividades, lo que aunado a las buenas condiciones de producción y la depreciación cambiaria permitiría incrementar la exportación de sus productos. En contraste, directivos empresariales de la industria metalmecánica, que provee de insumos a la industria energética nacional y de Estados Unidos, esperan que se mantenga la debilidad en el sector energético y, por lo tanto, en sus exportaciones.

 

Siguientes artículos

Alistan nueva generación de emprendedores irrazonables
Por

Estos emprendedores trabajarán para solucionar problemas de educación, agricultura, conservación de la tierra, inclusión...