Me quedé asombrada cuando me di cuenta de que la videoconferencia ha existido por más de 20 años. Sin embargo, fue hasta esta época de pandemia, que nos dimos cuenta de lo útil que puede ser: llamadas, juntas, clases y reuniones amistosas: todo cabe en este formato. Es sorprendente cómo hoy, conforme se leen estas líneas, hay una gran cantidad de equipos profesionales en este momento están conectados a una videoconferencias, llevando a cabo trabajo en plataformas que son cien por ciento virtuales.

Estamos agradecidos de que haya tantas opciones para reunirse mientras estamos alejados. Y eso introduce un problema que la tecnología no puede arreglar. La cuestión nos refiere, concretamente al hecho de que hemos evolucionado socialmente —o incluso neurológicamente— hasta el punto de que podemos soportar mucho aislamiento, pero no podemos vivir así permanentemente.

Aristóteles tenía razón: primero somos seres sociales y luego somos racionales. Gran parte de nuestro bienestar, y por extensión lo que nos hace dinámicos, se basa en la proximidad física. La eliminación de esa proximidad durante cualquier período puede ser severamente perjudicial.   Tenemos que sentir que estamos cerca el uno del otro. ¿Cuál ha sido una víctima del distanciamiento social?  La risa. Pídele a cualquier maestro que  trate de condimentar la clase con una broma, para ver que esa herramienta no está funcionando, o cuestiona a cualquier líder para ver si un chiste es posible a través de una pantalla.

Según Stewart Black, profesor de la Universidad de Harvard, la gente se ríe de dieciocho veces al día. La mayor parte de ese tiempo nos estamos riendo con los demás, con otras personas. Nos reímos solos cuando nos acordamos de nuestras travesuras y, la verdad, no es tan divertido.

 La risa es un vínculo que une a la gente. ¿Trata de recordar que la última vez que tuviste un pensamiento gracioso sólo y te reíste de él en voz alta?  Es difícil tener un recuerdo de una carcajada en soledad. Es más, ¿con qué frecuencia cuando te ríes y tus amigos se ríen de algo, es algo realmente divertido?  Puede  sorprenderte, pero la mayoría de las veces nos carcajeamos de cosas que no son tan hilarantes como suenan. Entonces, ¿por qué  nos reímos? Simple, nos reímos porque otros se ríen. La risa es contagiosa.

Reír es agradable si lo hacemos con los demás. Algo similar sucede con el bostezo. Si una persona bosteza,  todo el mundo comienza a bostezar. No se puede evitar bostezar o reírse cuando los que los rodean lo hacen. Recuerda las veces que un maestro o un padre te regañaron porque no podías detener la risa, y tus hermanos o amigos siguieron el ejemplo. Fueron muchas las ocasiones que me sacaron del salón por no poderme contener y que mis compañeros terminaron contagiados. Reír en respuesta a otras personas riendo no es sólo un fenómeno de comportamiento.

Cuando nos reímos, nuestro cuerpo libera sustancias químicas clave. De hecho, Black afirma que hay estudios que muestran que las personas pueden soportar un quince por ciento más de dolor simplemente riendo durante unos minutos antes. Los beneficios para la salud general de la risa y los neuroquímicos involucrados incluyen mejor funcionamiento inmunológico, alivio del estrés, mayor tolerancia al dolor, salud cardiovascular mejorada, ansiedad reducida, sensación de seguridad, y mejor estado de ánimo.  La risa también se asocia con una mayor motivación y productividad en el trabajo.  La felicidad es un buen elemento aglutinante.

El aislamiento que nos hemos impuesto para combatir la pandemia está inhibiendo gravemente la interacción social. Para empeorar las cosas, el estrés y el miedo asociados que estamos experimentando solos está empujando nuestros bioquímicos en la dirección equivocada. Puede  resultar en aumento de peso, dolores de cabeza, irritabilidad, fatiga, dificultad para concentrarse, y la presión arterial alta. Entonces, ¿qué puedes hacer como líder de equipo para mitigar estos efectos?   Está claro  en el mundo de equipo virtual solo en casa de hoy, eso es exactamente lo que deberías hacer: para que los miembros de tu equipo se mantengan saludables y productivos, necesitas que se rían más y se estresen menos. ¿Significa eso que necesitas convertirte en comediante? De nada.   

Significa que necesitas cultivar un poco de risas. 

Según el profesor Black hay algunas acciones que podemos tomar para que podamos impulsar la felicidad de nuestros equipos, que pueden resultar ser una buena manera de vincular, mantenerse productivos y unidos.

  1. Tranquilo, no muestres prisa. Cuando la interacción virtual, la mayoría de los líderes sienten que necesitan hacer que cada interacción virtual sea lo más rápida y eficiente posible. es todo lo que la gente tiene, esto es un error. En estos tiempos de aislamiento, una parte importante del trabajo de un líder es conectar y reconectar el equipo y no solo hacer el trabajo. La risa es una de las mejores maneras de mantener a un equipo emocionalmente conectado. Pero usted necesita darle tiempo y espacio, incluso si usted debe posponer algunos de los trabajos reales.
  2. Sonrisa. La gente naturalmente busca al líder de una reunión en busca de señales sobre lo que está bien en términos de comportamiento, incluyendo permiso para reír. La señal auditiva clave es el tono de tu voz.
  3. Pon el ejemplo. Porque como un bostezo, la risa provoca risas, tal vez nada es más poderoso para generar algunas risas en tu equipo que reírte a ti mismo. Sin embargo, así como las personas generalmente pueden diferenciar entre sonrisas genuinas y falsas, pueden distinguir entre una risa real y una risa forzada, lo que lleva a la recomendación final.
  4. Ponte de buen humor tú mismo. Tienes que empezar con tu propia química antes de cualquier reunión.  Es más fácil mantener la risa si, previamente estás dispuesto a reír.

Un día, estoy segura, podremos volver a las interacciones sociales más naturales. Pero es muy probable que incluso después de que la crisis haya terminado, más personas trabajen desde casa, lo que significa que el tema de la risa está aquí para quedarse, porque no importa cuánto mejore la tecnología, y cuanto más se instale en nuestra vida cotidiana, el comportamiento social es parte de   nuestra naturaleza. De esa manera, los líderes van a tener que ser buenos para hacer que la risa suceda.

Pensamos mucho en cómo será la nueva normalidad —que suena como un oxímoron—, reflexionamos sobre cómo serán las cosas en un futuro cercano, pero tenemos que entender que tenemos que reconciliarnos con nuestra naturaleza humana. Los sentimientos son importantes, la empatía y la resiliencia van a ser los factores clave de nuestros días. Si nos tomamos esto en serio, sólo podemos pensar en una manera de permanecer unidos mientras estamos juntos de nuevo. Qué mejor manera de elegir, que reír a lo largo del camino mientras tanto. Y sí, creo firmemente que  la risa  puede ser un hilo conductor mientras estamos separados.

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México

 

Siguientes artículos

Tesla consolida ritmo de producción y sus acciones suben aún más
Por

El aumento bursátil de este jueves amplía aún más la ventaja de Tesla sobre los fabricantes de automóviles tradicionales...