Spoiler: Sí. Pero depende de cómo lo hagas. Una nueva investigación revela que los bonos y los aumentos de sueldo por sí solos no tienen un gran efecto en la innovación.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Si te ofrecieran un aumento o te prometieran un gran bono por el uso de tu ingenio, ¿sería más probable que desarrollaras una forma innovadora de enfrentar la estructura de ventas o de administrar la cadena de suministro de tu empresa? Si me preguntas a mí, yo diría que ese dinero extra, o la promesa de que llegaría un bono, me motivarían para tratar de generar nuevas ideas.

Pero el trabajo de dos investigadores canadienses dice que los incentivos salariales individuales no hacen nada para impulsar la innovación. En cambio, para estimular la creatividad, las empresas deben ofrecer a los equipos o a los grupos bonos, planes de reparto de utilidades y pagos indirectos, como contribuciones a planes de salud y de pensiones.

Me sorprendió leer que hay datos que de 1962 que muestran que las recompensas salariales individuales disminuyen el rendimiento del trabajo creativo. Una teoría, dice el documento: “El alto rendimiento en tareas creativas complejas requiere motivación intrínseca, y las recompensas actúan en detrimento de esa motivación.” En otras palabras, si sólo trabajas por el bono o el aumento de sueldo, serás menos propenso a colaborar y generar una nueva idea.

Qué sí funciona: Bonos para grupos o equipos, porque fomentan la lluvia de ideas y la colaboración que desembocan en ideas realmente innovadoras. “Recompensar a un equipo puede permitir a los trabajadores asumir más riesgos a corto plazo porque su sueldo no está necesariamente en riesgo”, dijo al Wall Street Journal Bruce Curran, estudiante de doctorado y uno de los investigadores de la Universidad de Toronto. Los ingenieros de Apple y Facebook no trabajan duro a puerta cerrada, comparten sus ideas y la cultura de las startups es casi siempre colaborativa.

Los investigadores, incluyendo a Scott Walsworth, profesor asociado de la Universidad de Saskatchewan, se volcaron sobre datos recopilados por encuestas realizadas por el gobierno canadiense en 3,000 lugares de trabajo. Ellos observaron cómo se pagaba a los trabajadores, cuánto habían mejorado los productos o procesos de esas empresas y si creaban productos innovadores en su mercado. El artículo fue publicado en la edición más reciente de Human Resource Management Journal.

La sección del documento dedicada a las prestaciones también resulta reveladora. Se dice que las prestaciones pueden minimizar las distracciones porque los trabajadores no se preocupan sobre si pueden pagar o no por su atención médica. Los empleadores que ofrecen años sabáticos dan a los empleados la oportunidad de liberarse de sus rutinas diarias y crear nuevas ideas. En un año sabático, un trabajador también podría adquirir nuevas habilidades que podrían mejorar su capacidad para generar ideas a su regreso. Los reembolsos por cursos universitarios también son útiles. El pago indirecto también atrae a algunos de los mejores y más brillantes, aunque podría pensarse que la compensación normal serviría al mismo propósito. En cuanto al beneficio de las prestaciones, “La gente tiende a innovar más cuando se siente segura”, dijo Curran al Journal.

 

Siguientes artículos

Los 10 mejores lugares para trabajar en EU
Por

El sitio web Glassdoor elaboró un listado de las mejores ambientes para laborar que tomó en cuenta las recomendaciones a...