Centroamérica se convirtió, para Puma Energy, en el primer paso para penetrar en los mercados mundiales y salir de su perímetro natural: Argentina. Sus primeras incursiones en Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá le permitieron registrar, durante los últimos cinco años, un crecimiento superior a 10%. La compra de los activos de ExxonMobil en estos países se convirtió en la piedra angular de su expansión.

Puma Energy es una empresa subsidiaria de Suiza Trafigura, una de las comercializadoras de petróleo más grandes del mundo, con sede en Ginebra, la cual distribuye, en sus estaciones de servicio, gasolina y diésel, combustible de calefacción, generadores y lubricantes, tanto para vehículos como para maquinaría doméstica.

Trafigura es una compañía global que opera en 47 países, a través de 2,559 estaciones de servicio, 101 terminales de almacenamiento, 63 aeropuertos y 20,000 clientes industriales, distribuidos en tres continentes del planeta.

Sus terminales almacenan petróleo crudo, productos refinados, petroquímicos, combustóleo y gas licuado de petróleo; en tanto que, a través de los aeropuertos en los que tiene presencia, la firma provee de combustible a las aerolíneas, así como a los propietarios y operadores de aeronaves públicas y privadas.

PUBLICIDAD

Los volúmenes de venta de Puma Enery , en 2016, ascendieron a 21,968 m3 de energéticos y su facturación anual alcanzó los 12,670 mdd, que significaron un crecimiento de 16% con respecto al año 2015, mientras que las utilidades netas sumaron 1,600 mdd.

Puedes leer:

En su reporte anual más reciente, Puma Energy señala que, durante el 2016, en los 12 países que conforman su mercado en el Continente Americano, el volumen de ventas en el refinamiento del petróleo crudo, procesamiento, purificación del gas natural, así como la comercialización y distribución de productos crudos derivados del petróleo, fue de 8,922 m3, y la facturación anual, de 4,030 mdd; en tanto que las utilidades netas reportadas ascendieron a 475 mdd. Centroamérica representa 60% del volumen de ventas y 50% de los ingresos de la operación de la compañía en América.

El origen de Puma Energy se remonta a 1929. La encargada de su creación fue la Compañía General de Combustibles (CGC), en Argentina, empresa fundada en 1920 para transportar y comercializar petróleo crudo y subproductos energéticos en todo el país.

Durante sus primeros años, operó estaciones de servicio propias bajo la marca Puma.

En 1997, la comercializadora de materias primas Trafigura, adquirió los derechos de la marca Puma a CGC, luego de cinco décadas de consolidación en el mercado argentino, gracias a la apertura de establecimientos de venta minorista e inversiones en publicidad, y complementar sus actividades con la exploración de petróleo crudo en Ecuador.

En ese mismo año, Puma Energy puso e marcha la compra de participaciones de empresas distribuidoras de combustibles y energéticos en Guatemala y Honduras.

Para el año 2000, continuó el crecimiento en la región y amplió sus operaciones de comercialización y distribución, con la construcción de estaciones de servicio en Honduras.

“La marca, que originalmente nació en Argentina, comenzó su internacionalización en Centroamérica, que es donde tenemos nuestro negocio más consolidado y nuestras prácticas de negocio más robustas”, explica Rodrigo Zavala, director de operaciones de América de Puma Energy, en entrevista con Forbes.

El despegue definitivo se dio en 2007 y 2011; en particular, en este último año, pues fue cuando se realizó la compra de activos de ExxonMobil en Belice, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Panamá, operación que complementó la presencia que Puma ya tenía en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Con dicha adquisición, Puma incorporó alrededor de 290 estaciones de servicio de combustible, ocho terminales de almacenamiento, cuatro negocios de suministro de combustible de aviación y dos negocios de suministro de combustible marino en Guatemala y Panamá, así como la refinería Manref, en Managua, Nicaragua.

La compra de los activos de Exxon y la reforma de la infraestructura para la importación de combustibles en el Istmo significó una inversión de más de 500 mdd.

“Centroamérica representa la mitad del negocio de la región de América para Puma y, dentro de la operación global de todo Puma, representa casi un cuarto de los ingresos totales de la compañía”,  menciona Zavala.

La pisada del Puma en CA

El ejecutivo de Puma Energy para Centroamérica detalla a Forbes que, actualmente, Puma cuenta con una infraestructura de 14 terminales de almacenamiento de combustible; 649 sitios comerciales; estaciones para abastecer combustible en los aeropuertos de Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador (en esta último país, además, es proveedor del Hub de Avianca); y la refinería Manref, ubicada en Managua, Nicaragua.

De acuerdo con Zavala, en Centroamérica, Puma Energy tiene 30% del mercado de transporte, almacenamiento y comercialización de productos derivados del petróleo, así como su refinamiento. Su participación en el mercado del diésel representa el 40% de las ventas en la región.

“Tenemos una presencia significativa en el Istmo: más de 30% de participación del mercado de energéticos, lo que nos permite tener una oferta con un alcance relevante”, explica el directivo.

Guatemala es el mercado más significativo para Puma en Centroamérica. En este país, la compañía se estableció como líder en el abastecimiento de combustibles y lubricantes para la aviación, además de contar con una red de venta minorista compuesta por 226 estaciones de servicio, 230 clientes interempresariales y una capacidad de almacenamiento de 320,400 m3 de energéticos.

Cuatro de las 14 terminales de almacenamiento de combustibles con las que cuenta Puma Energy en la región se encuentran en Guatemala, dos están ubicadas en Puerto San José, una más en Puerto Santo Tomás y la Terminal de Asfalto.

En El Salvador, Puma Energy adquirió, en el año 2012, el 65% de la participación en la refinería de RASA. En ese país, también cuenta con tres terminales, 96 establecimientos de venta minorista y abastece combustible en el aeropuerto, además de contar con infraestructura con capacidad de almacenamiento de 319,700 m3, para los diferentes energéticos que comercializa en ese país.

“Estamos en el negocio de El Salvador y Nicaragua con el gas licuado de petróleo; en otros países no somos importadores y no comercializamos gas licuado de petróleo. Lo hemos evaluado, pero, por el momento, no hemos encontrado el caso que justifique ingresar a la apuesta de este negocio en el resto de Centroamérica”, dice Zavala.

En 2012, Puma Energy adquirió una refinería en Managua y, gracias a ello, se pudo reactivar la producción de derivados del petróleo en ese complejo. En Nicaragua operan también tres terminales de almacenamiento, con una capacidad de 201,600 m3. En este país, Puma suministra combustible al aeropuerto, y cuenta con 46 establecimientos de estaciones de servicios minorista, incluidas 20 tiendas Súper 7.

“En el caso de Nicaragua, importamos el crudo para nuestra refinería y, de ahí, distribuimos a los puntos de servicio, a los clientes industriales y a los aeropuertos para el abastecimiento del mercado de la aviación”, relata Zavala.

En Honduras, esta compañía energética es la más importante de productos derivados del petróleo, con más de 205 establecimientos de venta minorista, que se abastecen de las dos terminales costeras, la primera en Tela, ubicada en costa del Caribe, y la segunda en San Lorenzo, en la costa del Pacífico. Cuenta con una capacidad de almacenamiento de 133,900 m3.

La empresa llegó a Belice en 2012, en donde se estableció como el único importador de productos derivados del petróleo en ese país. Además de sus actividades de distribución de productos, a través de las 14 estaciones de servicio, abastece combustible en aviación y atiende a 30 clientes interempresariales. Actualmente, en ese país cuenta una capacidad de almacenamiento de 26,400 m3 y ha invertido en instalaciones marítimas dotadas con sistemas de descarga de productos derivados de petróleo.

En Panamá, Puma Energy tiene únicamente 58 establecimientos de venta minorista, pero no por ello su participación en este mercado es menor. Actualmente, funge como uno de los proveedores estratégicos para el gobierno de ese país y abastece a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

 

Siguientes artículos

honduras-bandera
Sismo de 7.6 grados sacude Honduras
Por

El temblor provocó un aviso de maremoto para Puerto Rico e Islas Vírgenes de Estados Unidos, dijo el Centro de Alerta de...