La lucha por el poder en México está entrando en su fase definitiva, lo que hemos visto hasta el momento han sido sólo escarceos, muy graves, pero han sido sólo eso. A partir del 2017 arranca la sucesión presidencial de lleno, a principios de año estaremos a doce meses de tener ya al candidato del PRI y, ya definidos formalmente los demás candidatos, tendremos también, en el Estado de México, la elección más importante del final del sexenio,  y que tradicionalmente se convierte en un tipo de laboratorio para los comicios presidenciales, además de tener el tinte de que cómo el presidente Peña Nieto fue gobernador de ese estado, no debería de perderla. Los tiempos se acortan, la presión aumenta y como siempre a final de sexenio vamos a ver una serie de alineaciones de grupos políticos, mascaradas, traiciones y alianzas inauditas, tiempos nuevos de nuestra democracia.

Para complicar el escenario, estaremos frente un nuevo presidente de Estados Unidos, que va a abrir muchos frentes nuevos e inciertos para la relación entre nuestros países y con todo el mundo, por lo que todo el escenario mundial se complica y que en medio de nuestro proceso electoral, puede dar elementos nuevos que pueden poner a prueba a todo el país, sus políticos, empresarios y a toda la sociedad.

Lo más grave durante los próximos años, puede no ser el contexto externo en sí, sino al efecto que llamaré  el “puritanismo democrático de los mexicanos”, que es un efecto que ya se empieza a ver y que implica que a nombre de las más santas y puras prácticas de la democracia (las cuales no tenemos y solo es a nombre de) criticaremos toda acción, a todo político y veremos un desenfreno verbal y de actuación de los políticos que tratarán de justificar toda la lucha que se desatará en México.

Veremos que a justificación del más santo nombre de las prácticas democráticas, se darán, traiciones, alianzas raras, extrañas e inauditas, pero habrá que verlas desde la óptica de grupos de poder, no de los partidos políticos; veremos traiciones, críticas, exabruptos de los medios de comunicación, memes, guerras polarizadas en las redes sociales, etc., una vez más nuestro sistema y nuestra capacidad política y social estará a prueba, una vez más entraremos en una crisis fabricada, para hacernos dudar, alejarnos de las urnas y todas esas cosas que ya conocemos que pasan cada seis años, pero tenemos la esperanza de que haya cambiado o no se vuelva a dar.

PUBLICIDAD

Escucharemos razones, declaraciones, desacatos, agresiones, mentiras, infundios, veremos cambios de partidos, de grupos, negaciones, acusaciones y que se yo, que más circo, ojalá que no llegue el grado que suba la violencia, se den agresiones y existan más asesinatos entre pandillas, delincuentes y menos políticos.

Serán tiempos complejos que nos pondrán a prueba como sociedad democrática.

Por mientras debemos de tratar de pasar nuestras fiestas decembrinas lo mejor posible, llenos de dicha, paz y en compañía de nuestros seres queridos. Espero que todos mis lectores obtengan de estas fiestas lo que más desean y que el próximo año sea un año con trabajo, salud y felicidad, que lo demás ya nos lo darán nuestros amigos los políticos. Les deseo a todos muchas felicidades y por vacaciones esta colaboración estará de regreso después de que aparezcan los Reyes Magos con sus regalitos para todos los niños que se porten bien.

Muchas felicidades.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Diez pronósticos digitales para 2017
Por

El 2017 estará marcado por fuertes cambios sociales y la tecnología jugará un papel fundamental. Por ello, el año siguie...