El nuevo aliento de la industria de puros ha hecho que el sector represente 28% del total de las exportaciones de Nicaragua.

 

Por Jorge Hurtado 

 

Nicaragua ha sido reconocido por quinta ocasión como uno de los principales países productores de puros en el mundo. De acuerdo con el top 25 de marcas del ranking 2013 de la revista Cigar Aficionado, 11 de las ganadoras son de origen nicaragüense.

La localidad de Estelí, ubicada a 147 kilómetros de Managua, es una ciudad agrícola cuya principal actividad económica está basada en la producción de puros de exportación con reconocimiento a nivel mundial.

La hoja de tabaco llegó a Estelí a inicios de los años sesenta con los productores de origen cubano Simón Camacho y Juan Francisco Bermejo, quienes buscaban una nueva alternativa para producir y vender puros a Estados Unidos.

Luego de recorrer varias ciudades del país, los empresarios cubanos encontraron tierra fértil y el mejor clima para que sus hojas de tabaco se desarrollaran. En 1968 fundaron en Nicaragua Cigar Company, bajo el nombre de Joya de Nicaragua, la primera marca de tabaco en el país.

El puro logró posicionarse rápidamente en el mercado estadounidense y captó la atención del otrora presidente de Nicaragua, Anastasio Somoza, quien entró al negocio del tabaco a finales de los años setenta, cuando fue derrocado por la revolución y sus bienes pasaron a manos del gobierno sandinista, que continuó produciendo tabaco y vendiendo a mercados alternativos como Rusia, Alemania y República Checa.

En los años noventa, la empresa pasó a manos de los trabajadores, quienes buscaron inversionistas para aumentar su producción en medio de un proceso de privatización que culminó en 1994, cuando el empresario Alejandro Martínez Cuenca adquirió la compañía.

 

El auge tabacalero

“A mediados de los años noventa se dio el boom del tabaco, vinieron muchas empresas a Estelí para comenzar a producir y exportar”, relata Juan Ignacio Martínez, actual presidente ejecutivo de Joya de Nicaragua.

Martínez explica que el proceso para la elaboración del puro es tan complejo como apasionante, y detalla cada componente de las etapas: desde el cultivo hasta la preindustria y la manufactura que alberga su fábrica, la más antigua del país con una producción de 20,000 puros al día y cuatro millones al año.

La fabricación de puros es una industria ligada al capital humano. Cada pieza pasa al menos por 250 personas y requiere hasta un año de procesamiento, con apego a rigurosos estándares de calidad.

En esta ciudad de paisaje montañoso y gente amable se convive con el tabaco. Aquí existen 36 empresas productoras y exportadoras, de las cuales 90% son de capital independiente y generan 30,000 empleos directos y 150,000 indirectos, según datos de la Asociación Nicaragüense de Tabacaleros.

“Esta industria ha ganado mucho mercado y crece de manera acelerada”, afirma Luz Marina Arana, coordinadora del área Investigación de Mercados del Centro de Exportaciones e Inversiones (CEI).

En el último año, la industria registra un crecimiento de 18% en las exportaciones de tabaco y puro.

La industria pasó de exportar 91,832.7 mdd en 2009 a 176,984.9 en 2013, según datos del Banco Central de Nicaragua, teniendo como principales destinos Estados Unidos, España y Alemania.

La revista Cigar Aficionado valora 700 marcas globales de puros en que los productores nicaragüeses, dominicanos y cubanos lideran la lista de 2013.

Joya de Nicaragua ha sido reconocida en ese listado junto a otras marcas de renombre como Padrón Family Reserve 85 Years, Tatuaje Cojonu 2012 Sumatra, Flor de las Antillas Toro y Rocky Patel Fifty Robusto, todas de la región de Centroamérica y el Caribe.

Esa calidad del puro basada en su sabor, fortaleza y aroma, se ha logrado gracias a una “mayor inversión en tecnología agrícola”, asegura Leonel Raudez, secretario de la Asociación Nicaragüense de Tabacaleros (ANT).

La creación de un Centro Experimental de Tabaco para generar mayores insumos agrícolas y potenciar la calidad de las plantaciones, así como una mayor apuesta de parte de inversionistas, son temas pendientes para los productores de tabaco.

Según datos de la ANT, existen alrededor de 7,000 lotes de tierra debidamente registrados dedicados al cultivo de tabaco, aunque la cifra podría ser del doble. El principal reto está en lograr financiamiento de parte de la banca, que se muestra cautelosa a invertir debido a los altos costos de producción, menciona Raudez.

A pesar de esto, los productores aspiran a seguir creciendo en los próximos años. Actualmente el sector representa 28% del total de las exportaciones totales de Nicaragua.

Incrementar los mercados establecidos y aprovechar los tratados comerciales permitiría crecer más al sector, expresa Luz Marina Arana.

La Joya de Nicaragua busca entrar a tres o cinco países por año, y así establecer la marca-país, finaliza Juan Ignacio Martínez.

puros_fc1

Foto: David Dalazar

 

Siguientes artículos

El futbol y su control financiero
Por

En el futbol se dan pasos para fomentar la transparencia en el manejo del dinero, incluida la prevención, detección y re...