La falta de financiamiento disponible para las Pymes no es el problema más grande de las pequeñas empresas. Tener un crédito y usarlo de manera inadecuada puede convertirse en la verdadera pesadilla. Te presentamos algunos consejos de expertos para evitar que sea tu caso.

 

 

 

PUBLICIDAD

Lo ideal en las empresas es poner el dinero a trabajar, pero mucho del problema de los emprendedores y el crédito es que suele ocurrir que las Pymes terminen trabajando para el dinero, es decir, que los flujos se vuelquen al pago de un crédito que deben liquidar.

Ernesto Gómez, director Comercial de Finmex, explica que los emprendedores deben estar preparados para un crédito aun antes de obtenerlo, pues un financiamiento mal utilizado puede incluso poner en riesgo a la empresa.

“Cuando un crédito funciona bien es exponencialmente negativo, pero cuando se maneja mal es exponencialmente garrafal. Una de las ventajas de tener un crédito en vez de una inyección de capital es que los activos pertenecen a la empresa completamente; sin embargo, eso también puede ser una desventaja, pues si el crédito no puede pagarse las garantías se ponen en riesgo”, advierte.

Allan Seidman, cofundador de Kubo Financiero, señala que aunque 95% de las empresas son micronegocios y generan 46% del empleo del país, apenas tienen accesos a financiamientos de entre 6,000 y 7,000 pesos, con tasas que generalmente se ubican entre 90 y 110%.

Por eso te presentamos algunos tips a fin de que tu negocio esté listo para un crédito y evitar que el financiamiento se convierta en un yugo:

1. Entiende el momento de tu negocio: Lo primero es conocerte, ¿en qué etapa está tu empresa?, ¿ya pueden comprobar ingresos?, ¿cuánto necesitas?, ¿eres capaz de explicar firmemente en qué lo utilizarás?

2. Analiza las alternativas y prepárate para escenarios difíciles: Si un banco te dice que te prestará a una tasa que puede ser de entre 10 y 20% prepárate para que sea 20%, evita hacer previsiones bajo supuestos y evalúa varias opciones antes de tomar un préstamo.

3.Cuidado con los tiempos: Si vas a pedir 100,000 pesos y planeas recuperar ese monto en un año, asegúrate de que el plazo para pagarlo sea por lo menos de 18 meses; eso ayudará a darte aire en términos financieros.

4. Mantén tus cuentas personales fuera del negocio: Usar créditos personales para el flujo de un negocio puede acarrearte hasta consecuencias fiscales indeseables. Evita mezclar tus finanzas y tarjetas personales con los gastos de tu empresa.

5. Trabaja en tu historial: Una empresa o un emprendedor sin antecedentes positivos tiene nulas posibilidades de obtener un crédito; de hecho, las empresas que ofrecen dar créditos ‘sin consultar en el buró’ cobran tasas que muchas veces resultan excesivas.

 

Siguientes artículos

El arte del reconocimiento adecuado a las personas
Por

Existe evidencia de que las organizaciones que aplican el arte del reconocimiento a las personas logran resultados extra...