La integración de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) al mercado bursátil mexicano es una oportunidad para colocar en el sistema financiero a empresas medianas y pequeñas.

BIVA, que recibirá la concesión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el 29 de agosto, asegura que tiene por objetivo atraer a un mayor número de participantes e impulsar el crecimiento del mercado de valores de México que actualmente cuenta con la presencia única de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Sin embargo, este objetivo no se cumplirá en caso de que la nueva Bolsa y las regulaciones del mercado de valores no se adecuen a las necesidades del mercado nacional, advierte Ángel Méndez Mercado, especialista en finanzas públicas y profesor de la Facultad de Economía de la Universidad La Salle.

“La bolsa Mexicana de Valores es una especie de club en donde están 143 empresas, es muy pequeño en realidad. Si lo comparamos con otras como Estados Unidos en donde hay más de cinco mil empresas, entonces es como de juguete la que tenemos aquí, pero porque no se le da oportunidad a otro tipo de empresas que pudieran incluirse en el mercado”, señala el especialista.

PUBLICIDAD

Para el tamaño de la economía mexicana, 500 empresas colocadas en el mercado bursátil sería una participación más adecuada, considera Méndez Mercado.

La integración de empresas medianas no sólo apoyaría a estas unidades económicas a obtener financiamiento de la forma en que las grandes empresas lo hacen, también generaría una dinámica saludable para la economía mexicana.

“El mercado de valores lo que ofrece es un canal de encuentro entre oferentes y demandantes de recursos, las empresas buscan integrarse al mercado para obtener financiamiento y ese financiamiento utilizarlo para invertir, para crecer, para desarrollar. Colocan valores en el mercado para que el público inversionista puedan comprarlos y así participar en el mercado bursátil”, explica el especialista.

Para lograr este objetivo es necesario integrar reformas al mercado bursátil mexicano puesto que en la actualidad la regulación impide a un gran número de empresas ingresar a la bolsa.

“Son muchos los requisitos los que se piden para poder estar listados, desde los montos solicitados de capital, participación, etcétera. Eso básicamente es exclusivo para grandes corporaciones y deja afuera muchos”.

La reforma financiera promulgada en 2014, permitió la creación de nuevas instituciones financieras con el objetivo de incrementar la competencia en este sector.

Grupo CENCOR presentó a las autoridades financieras del país la solicitud de concesión para crear una nueva bolsa de valores en octubre de 2015.

 

Siguientes artículos

Fortalecer al Instituto Federal de Telecomunicaciones
Por

A pesar de que la resolución de la SCJN en el caso Telcel parece acertada, deja un sabor amargo: este caso nunca debió l...