Pymes: ¿Qué debes considerar para usar un financiamiento?

Foto: Reuters.

Para las Pymes, contar con un buen canal de financiamiento se convierte en un tema de vida o muerte. La Profeco comparte tres consejos para ocupar bien los créditos. 

 

Aunque poco a poco el tema del financiamiento para crear una pequeña y mediana empresa (Pyme) ha dejado de ser lo más complicado a la hora de iniciar un negocio, siempre existen trabas y dudas acerca de cómo emplear este capital.  La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), comparte tres consejos para administrar mejor este financiamiento.

Según la Profeco, las Pymes aportan alrededor de 34.7% de la producción bruta total y generan 73% de los empleados, lo que significa más de 19.6 millones de puestos laborales.

Estas son tres recomendaciones de Profeco para ocupar bien el financiamiento.

1. Define para qué necesitas el financiamiento

  • Capital de trabajo: La compra de materia prima, pago de artículos de publicidad y promoción, así como gasto corriente, nóminas y cuentas por pagar.
  • Maquinaria: La inversión en equipo que sirva para transformar materia prima en producto terminado. Por ejemplo, una máquina de coser, un horno, computadoras, herramientas, etc.
  • Infraestructura: La adquisición de un terreno, construcción o remodelación.

2. Conoce las opciones de financiamiento que hay

Internas

  • Reinvertir utilidades: Puedes invertir las ganancias obtenidas, con la finalidad de que se mantenga en crecimiento.
  • Nuevas aportaciones de socios: Si las proyecciones de tu empresa son buenas, tus socios tendrán incentivos para seguir invirtiendo.
  • Venta de activos: Puedes vender las herramientas, maquinaria y equipo que ya no utilices para impulsar nuevos proyectos.

Externas

  • Ahorros o préstamos familiares: Son prácticas tradicionales que puedes emplear para financiar tu empresa.
  • Administración de proveedores: Puedes acordar plazos de pago que te permitan administrar de manera eficiente tu inventario y el efectivo de tu empresa.
  • Captación de capital: Si la inversión que requieres excede tu capacidad de pago, busca opciones como los fondos de inversión de capital privado o inversionistas que apuesten a tu favor. Toma en cuenta que esta alternativa implica ceder un porcentaje de tu empresa a cambio de los recursos que necesitas.
  • Crédito de corto, mediano y largo plazo: Esta es otra alternativa que ofrecen bancos, empresas de factoraje financiero, instituciones de banca de desarrollo o Sociedades Financieras de Objeto Múltiple.

3. Selecciona el financiamiento adecuado

Después de tener claro para que necesitas el financiamiento y las opciones disponibles, es importante que te ajustes aquel que se ajuste a las condiciones y capacidades económicas de tu empresa. No olvides evaluar todas las alternativas que hay en el mercado para tomar una buena decisión. En cuanto a la cantidad de dinero que requieres, depende directamente de las necesidades de tu empresa, tales como la materia prima, control de inventarios, maquinaria, equipo de infraestructura, etc.

 

Para recordar

Finalmente, la Profecto señala cuatro aspectos de suma importancia para administrar mejor las finanzas de la empresa:

  1. No mezcles las finanzas personales y familiares con las de la empresa.
  2. Asígnate un salario acorde a tus funciones dentro de la empresa y no tomes dinero de las utilidades.
  3. Evita el uso de tarjeta de crédito personal para financiar a la empresa.
  4. Registra tus opciones contables y fiscales.