Cuando se empieza un negocio es fácil cometer errores, platicamos con 4 grandes inversionistas para saber qué toman en consideración antes de inyectar dinero en emprendimiento.

 

Por Karsten Strauss

PUBLICIDAD

Cada mes, cientos de startups en Estados Unidos aplican a programas de aceleradoras e incubadoras. Su esperanza es que la aceptación les conceda acceso a los mentores, contactos de la industria y al dinero que en última instancia los lleven a la tierra prometida. Con un poco de suerte lograrán escalar, alcanzar la rentabilidad y codearse con otras historias de éxito como Dropbox, GrubHub o AirBnB.

Dejando esas nobles aspiraciones de lado, las aceleradores pueden dar a una startup valiosas lecciones para lanzar (o no) una nueva empresa, y pueden abrir las puertas a ciertos contactos o inversionistas (o no). La fundadora de la plataforma de descubrimiento de videos FEM Inc., Rachel Payne, consideró aplicar a aceleradoras como el Media Campo de Turner Broadcasting, Springboard Accelerator y Y Combinator, antes de decidirse por TechStars Disney a principios de este año, con la esperanza de establecer relaciones con el gigante de los medios.

Payne dice que las startups necesitan hacer su tarea antes de dar el gran paso, entrevistando a emprendedores que ya han pasado por el proceso de reclutamiento de una aceleradora, además de iniciar un diálogo con las mismas aceleradoras. “Como emprendedor, Su tiempo es el recurso más preciado”, dice ella, “y hay una gran cantidad de proveedores de servicios que ofrecer ayudarte, pero que en realidad podrían no ser tan útiles y resultar muy costosos desde un punto de vista de la administración financiera y del tiempo”.

Pero, ¿qué buscan en realidad las aceleradoras realmente en las muchas startups que buscan su ayuda? Forbes conversó con los líderes de tres grandes aceleradoras  para averiguarlo.

 

TechStars

Inversión ofrecida: hasta 120,000 dólares
Participación en la empresa: Hasta 10%.
Aplicaciones: Recibe 15,000 por año, entre 1% y 3% son aceptadas.
Acepta: Todo tipo de startups y conceptos de negocio.

“Sólo queremos a los fundadores más impresionantes que podamos conseguir”, dice Semyon Dukach, director gerente de TechStars Boston. Dukach y sus directores de programas se reúnen con una lista de entre 80 y 100 de los miles de solicitantes cada año.

Para evaluar a los fundadores, Dukach analiza si una startup es capaz de generar ingresos desde sus primeros días y valora la calidad del equipo que los fundadores han construido. “Un buen equipo puede superar un conflicto sin quedarse atrapado en él.”

Dukach hace hincapié en la diversidad: diferentes edades, tipos de personalidad, lugares de origen y culturas. También está el tema del liderazgo. El CEO de una startup debe tener pasión y usarla para inspirar a su equipo y, en última instancia (con suerte), a una empresa mucho más grande, dice Dukach. “Cierro los ojos y trato de visualizarlo, ¿Es éste el CEO de una empresa de éxito?”

Incluso si una startup no tiene éxito en la búsqueda de un sitio en una aceleradora de renombre, hay mucho que aprender al pasar por el proceso de solicitud. “Es un buen ejercicio que vivir”, dice Dukach. “Les hacemos todas las preguntas que deben hacerse a sí mismos.”

 

AngelPad

Inversión ofrecida: 50,000 dólares más un adicional de 4,000 por cada fundador.
Participación en la empresa: 7%.
Aplicaciones: Reciben unas 4,000 cada año, aceptan a 25 de ellas.
No aceptan: Servicios de citas, negocios basados ​​en música, mercados de bienes raíces, empresas que no quieran iniciar un negocio en EU y empresas de Business to Consumer puro.

“Construir una empresa es un trabajo muy duro”, dice Thomas Korte, cofundador de AngelPad, nombrada la aceleradora del año en Estados Unidos por el Seed Accelerator ranking Project. Lanzada en 2010, la aceleradora tiene su sede en Nueva York, con fuertes vínculos con Silicon Valley.

AngelPad desarrolla dos unidades de startups al año, recibiendo cerca de 2,000 solicitudes para cada una. De ellas, entre 200 y 250 son elegidas por las reuniones frente a frente con con Korte y Carine Magescas, cofundadora de AngelPad.

El principal criterio de AngelPad para aceptar a una startup es si el concepto y la empresa les resultan interesantes, dice Korte. “¿Estamos emocionados al respecto? ¿Nos gusta?”

Para Korte, es importante ser capaz de relacionarse con la necesidad de un producto o servicio. Por ejemplo, dos egresados de la aceleradora –Fieldwire, una app de construcción que mantiene a los constructores y contratistas en la misma página, y Paintzen, que agiliza el trabajo de pintado de una casa– le resultaron muy significativas porque ya había padecido la falta de algo similar cuando emprendió un proyecto de remodelación en su propia casa.

AngelPad también se enfoca en los equipos fundadores. Korte y Magescas buscan altos niveles de energía y pasión para comprometerse con la empresa en el largo plazo. El liderazgo, por supuesto, es necesario, dice Korte: “Uno de los fundadores tiene que tener cualidades de liderazgo que podamos ver impulsando a la empresa cuando llegue a ser una organización mucho más grande.”

Dos áreas en las que AngelPad no pone énfasis son la tracción y el tamaño del mercado. ¿Por qué? Porque es posible que el mercado de un producto o servicio determinado no exista todavía. Además, los clientes pueden ser volubles y no saber exactamente lo que quieren. “En startups en fase inicial”, dice Korte, “la tracción es a menudo un camino falso a lo que quiere la gente. Tienes que obedecer a tus instintos al principio.”

 

MuckerLab

Inversión ofrecida: entre 20,000 y 200,000 dólares.
Participación tomada en la empresa: De 7 a 15%.
Aplicaciones: Recibe más o menos 5,500 al año. Acepta 10.
No acepta: Biotecnología, semiconductores, tecnología verde, ciencias de los materiales.

En MuckerLab, la prueba más importante que una startup debe proporcionar es si su equipo tiene la capacidad de resolver un problema con su producto. “En muchos sentidos”, dice el cofundador William Hsu, “responder a la pregunta, ‘¿por qué tú?’”

Un punto de interés es el tamaño del mercado. “¿Qué tan grande es el mercado para la solución que esta persona trata de ofrecer y con la cual podemos ganar dinero?” Las startups deben tratar de entrar en un mercado de por lo menos 1,000 mdd.

Hsu dice que no tiene que sentir que los fundadores de las startups tienen la capacidad natural para dirigir a una organización. Más bien, deben ser capaces de construir y desarrollar su producto e inspirar al equipo fundador: “Cuando los miras a los ojos, ¿quieren seguirte?”

Sin embargo, los fundadores pueden diferenciarse al mostrar que han, en algún momento de su pasado, usado la pasión para lograr una hazaña única como, por ejemplo, convertirse en un campeón del mundo de Warcraft, dice Hsu. “Buscamos personas que han hecho cosas excepcionales en el pasado.”

Hsu dice que ve a nuevas empresas que cometer algunos errores comunes. Por un lado, los fundadores a veces sienten que pueden aplicar a una aceleradora antes de que haber construido un producto o sentado las bases para sus empresas, o creen que pasar tiempo con los mentores del programa completará su proceso de crecimiento. “Ésa es la secuencia equivocada”, dice. También señala que muchos fundadores están demasiado preocupados con levantar capital al principio. Su consejo para ellos: mantengan la cabeza abajo. “Si tienes un gran negocio y una gran tracción, la gente va a invertir en ti.”

 

Siguientes artículos

Minera Fresnillo descarta impacto financiero tras derrame
Por

La Profepa informó el pasado 7 de diciembre que atendió un derrame de 450 toneladas de jales (residuos de rocas molidas...