Por Eduardo Navarrete*

Me inquieta, como pocas cosas, que el conductor de un Uber o Didi no voltee hacia el frente mientras conduce. Cualquiera pensaría que esto es sentido común en el ambiente vial, pero no cuando la conversación rebasa el límite de la sorpresa cotidiana para el chofer.

Lo mismo sucede cuando alguien pretende disparar la visión al futuro con la misma curiosidad que la de un niño en un terreno desconocido y por lo mismo, atractivo.

¿Qué es Futures Thinking?

No tiene caso elaborar en el nombre: hay a quien le parece pretencioso, pero retrata lo que es: Futures Thinking, una disciplina prospectiva que cuenta con un método para escudriñar en los cambios que ocurrirán los próximos años. Si la civilización depende de un reloj para entenderse dentro de un momento, el pensamiento del futuro solo requiere una mente proyectiva y las herramientas de estudio.

Para decepción de Hollywood y con la intención de emocionar a quien sabe ver, el futuro no puede predecirse bajo ninguna técnica. Lo hemos intentado como especie y, cuando mucho, el lanzamiento de visiones, ideas, escenarios y hasta pronósticos, distan mucho de un monolito presentado como predicción.

Con la intención de no violentar las relaciones causales podemos pensar que lo que hace esta disciplina es levantar papalotes al futuro para encontrar señales de cambio, identificar tendencias y estudiar las alternativas presentes frente a estos supuestos.

¿Para qué sirve Futures Thinking?

El valor de Futures Thinking es que trasciende la inmediatez y es lo suficientemente amplio que puede ser abrazado por la iniciativa privada o pública (siempre que haya iniciativa, claro). Pero como en ambos terrenos se privilegia el próximo Q del año, el presupuesto corriente, las acciones del mes entrante o los KPIs del año, difícilmente corre otra pista en paralelo que evite sesgos y distracciones actuales, para estudiar, por ejemplo, cómo desarrollar valores competitivos únicos en la industria para explotarlos dentro de 25 años.

Son tres bases fundacionales sobre las que descansa esta disciplina:

1.- Multiplicidad del futuro. Trata del reconocimiento inicial de que no hay un solo futuro ni que es fijo, sino que tiene una multiplicidad de ramificaciones, por lo que se habla en plural: futuros.

2.- Responsabilidad humana. Este punto aborda la capacidad que tienen las personas y las organizaciones para influir en los distintos futuros, con un abanico de acciones a su disposición.

3.- Impacto de los microcambios. Se trata del principio de que toda acción genera una consecuencia. Incluso, la llevada a cabo por el pensamiento. De ahí la relevancia del propósito y de la dirección personal y colectiva.

¿Cómo funciona Futures Thinking?

El momentáneo escape hacia el futuro inicia con la conformación de un panel al que se le formulan preguntas que tocan inquietudes estratégicas. Luego se desarrolla un análisis pormenorizado del estado actual de las cosas considerando aspectos que van desde tendencias, hasta sistemas de creencias y valores.

Toda esta información es recopilada para identificar fuerzas y posibles tendencias que hay detrás de los cambios observados. Este paso arroja información reveladora porque considera las personas y grupos que se beneficiarían, con las consecuencias de ello en el plazo establecido.

Posteriormente viene la parte más divertida, en la que se dibujan los escenarios futuros de la empresa o de la persona, basados en las combinaciones de observaciones levantadas. Se evalúan los escenarios en términos de probabilidad, impacto y deseabilidad, y se utilizan técnicas para integrar una capa de visión estratégica para aprovechar las ventanas de oportunidad y orientando los vectores fuera del espacio de las amenazas.

Para terminar, se generan planes de acción que se ajusten a los escenarios, pero que queden abiertos a ser adaptados o alimentados en futuros ejercicios, lo que permite ajustar el enfoque de acuerdo con las condiciones de la empresa o persona.

¿Cuál es el impacto de Futures Thinking?

Futures Thinking no solo prepara a la empresa para atender la siguiente generación de problemas y retos, sino que abre una nueva perspectiva de liderazgo con la que se ven los valores actuales y se toman  decisiones con otro marco de referencia que pone el acento en la atención de factores futuros de incertidumbre, lo que aporta una estructura de pensamiento crítico que integra una cultura de soluciones preventivas al presente.

Los beneficios que una empresa o persona evidenciará después de un proceso de Futures Thinking son, al menos:

  • Anticipación de cambios
  • Radar abierto a señales de cambio
  • Inmediata respuesta bajo un protocolo, frente a estas señales
  • Eficiente y ágil toma de decisiones con una orientación de largo plazo
  • Aceleración de planes estratégicos clave
  • Privilegio a la innovación y al desarrollo de nuevas capacidades
  • Colaboración y sentido de unidad
  • Anticipación y resiliencia

Futures Thinking puede verse como un lujo si se hace desde el ángulo del permiso para alojar recursos que se anticipan como perdidos, al menos, en tiempo presente. Pero cuando se percibe que representa la ruta de navegación por los diferentes futuros, para navegar hasta aquel que se considera como el deseado, se trata entonces, de una de las más valiosas inversiones.

Imagino a las empresas y personas que minimizan el valor de voltear a ver sus futuros posibles con el gesto del conductor que tiene la habilidad de pisar el acelerador mientras cumple con la atención de mirar a los ojos a su interlocutor en la parte de atrás del vehículo. Será cuestión de suerte o de minutos para que encuentren la razón de ver hacia adelante y más allá del parabrisas.

Contacto:

* Eduardo Navarrete es especialista en Estudios de futuros, periodista, fotógrafo y Head of Content en UX Marketing.

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/eduardo-navarrete

Mail: [email protected]

Instagram: @elnavarrete

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

 

Siguientes artículos

Para democratizar al Poder Judicial, el nombramiento de jueces y ministros deberá ser por voto popular
Por

El 2 de junio el electorado se manifestó claramente por consolidar la transformación del Estado mexicano incluyendo demo...