Para llegar a la generación millennial, los grandes corporativos tendrán que colaborar con startups o resignarse a ser obsoletos. Mondelez, el gigante mundial de la industria de alimentos, lo tiene claro y nos cuenta qué hace para impulsar a los emprendedores de América Latina.

 

Emprender o morir. Ésta es la máxima que ya siguen varios gigantes empresariales en todo el mundo, quienes, para sobrevivir a la era digital, tendrán que colaborar con el ecosistema emprendedor. Esto lo sabe Mondelez International, el conglomerado multinacional de origen estadounidense especializado en las industrias de confitería, alimentación y bebidas, con marcas icónicas como Oreo, Tang, Chips Ahoy!, Toblerone, Trident, Chiclets y Halls.

PUBLICIDAD

Mondelez emplea a más de 100,000 personas en todo el mundo, en 2014 vendió 34,240 millones de dólares y en 2012 ocupó el lugar 46 de las marcas más poderosas de  Forbes. Aunque pareciera invencible,  esta empresa tiene múltiples razones para apoyar emprendimientos tecnológicos en América Latina.

Para lograrlo, la empresa creó la iniciativa Digital Acelerator, un proyecto —junto con la aceleradora Wyra— que busca reunir a los equipos de mercadotecnia de Mondelez con startups de la región y sus productos digitales para aplicarlos en áreas como crowdsourcing, e-commerce, social media y geolocalización.

Mondelez, fundada en 1923, tiene operaciones en 165 países. En México, cuenta con cuatro plantas ubicadas en el Distrito Federal, Estado de México, Puebla y Nuevo León.

Wyra es la aceleradora de negocios de la firma española Telefónica. En México ha realizado 40 inversiones con capital semilla por 100,000 dólares a cada emprendimiento. Este año espera cerrar con 50.

El proyecto de las firmas nace a partir de un programa piloto en Argentina. Tras el éxito en Buenos Aires, la oficina de la aceleradora contactó a su par mexicana para impulsar al ecosistema regional, relata Gabriel Charles, director general de Wyra en México.

De esta forma, 12 emprendimientos tecnológicos de México presentarán su proyecto para que los equipos de marcas del portafolio de Mondelez, como Trident, Oreo, Tang y Philadelphia (con un valor de 1,000 millones de dólares cada una), elijan con cuál trabajar. De allí surgirán seis seleccionados para perfeccionar la propuesta que sea relevante para la marca asignada.

El sello distintivo del proyecto, además del fondeo, es la escalabilidad, es decir, la capacidad de hacer modificar el tamaño del proyecto y aplicarlo en otras latitudes. Los tres ganadores recibirán un premio de 30,000 dólares cada uno y podrán llevar su startup a América Latina, explica en entrevista María Mujica, directora regional de Comunicación y Marketing Estratégico en América Latina de Mondelez..

Pero lo mejor viene después, pues Mujica asegura que el proyecto no sólo busca acelerar startups, sino comprar sus servicios.

“¿Por qué hacemos esto? Sentimos que las startups pueden aportar y que tienen plataformas que nosotros queremos para acelerar nuestras marcas. No hay letras chicas”, asegura.

Otro de los recursos que implementa la firma de alimentos procesados es que las startups contarán con el soporte de otros socios estratégicos como Google, Facebook, Spotify y Twitter, quienes competirán con los emprendimientos para afinar aún más el proceso de selección.

Wyra, por su parte, pondrá sus instalaciones a disposición de los proyectos, así como una asesoría gratuita por parte de su red de mentores, con la posibilidad de colocar algunas plataformas en el portafolio de Telefónica.

El programa comenzará con una selección de startups y socios que participarán en cuatro sesiones en las siguientes ciudades de Latinoamérica: Buenos Aires, Ciudad de México, Bogotá y Sao Paulo.

Ambos directivos reconocen que las startups mexicanas están listas para competir de manera global con sus pares internacionales ante la democratización de oportunidades empresariales hacia los emprendimientos, pero no siempre fue así. “Era un diálogo donde la gente se buscaba, pero nunca se encontraba: hablaban lenguajes diferentes”, dice Mujica.

Las reglas del juego también se modificaron para el ecosistema de la Ciudad de México, que se ha fortalecido: entre 2008 y 2014, el número de emprendimientos tecnológicos creció 176%, es decir, nacieron 119 iniciativas en cuatro años, frente a las 43 que se fundaron entre 1988 y 2007, según un estudio elaborado por Endeavor, PwC y el Ipade.

Con la suma de apoyos de Wyra y Mondelez a este ecosistema empresarial en pleno desarrollo, Gabriel confía en que las pequeñas y medianas empresas (pymes) desaparezcan,  y en su lugar se utilice un concepto más adecuado: empresas potencialmente gigantes.

“Las empresas transnacionales o grandes tienen que empezar a bajar ese radar para ver que la innovación está surgiendo acá, y esa empresa potencialmente gigante le va a ayudar a transformar el negocio que, en algún momento, puede perder.”

 

Los grandes necesitan a las pequeños

Te presentamos cinco razones por las que empresas globales necesitan a los emprendedores, según los directivos de Mondelez y Wyra.

  1. ADN de innovación. Las empresas grandes, por su tradición, tienden a arriesgar menos, mientras que las startups apuestan por nuevas y mejores formas de pensar para hacer nuevos productos y conectar con sus clientes.
  2. Agilidad para superar errores. Por definición, la startup experimenta y aprende con el error, un modo de trabajo que las empresas necesitan incorporar en su camino a la digitalización.
  3. Su tamaño no importa. Lo grande y lo chico de las empresas está en las ideas, pues, gracias a la escalabilidad, pueden aportar mucho al crecimiento e innovación de los grandes corporativos.
  4. Conocen los cambios de su entorno. Si quieres saber lo que está sucediendo afuera, necesitas a las startups, pues ellas conocen mejor su entorno, se identifican con él, y su distancia con el consumidor es muy corta. Además, entienden cómo es el consumo. Ellos también son consumidores digitales.
  5. Crecimiento económico. Las grandes empresas no deben olvidar que pueden impulsar el desarrollo de los países donde operan. Más allá de la responsabilidad social, deben apoyar una responsabilidad emprendedora corporativa, que incluye el componente social, pero sustentable. De esa forma, las empresas pueden quedarse con una parte de ese pastel.

 

 

Siguientes artículos

bmv-bolsa
Mercados abren con datos mixtos; peso repunta desde mínimos
Por

El peso cotizaba en 15.9925 por dólar, con una ganancia de 0.11% frente a los 16.010 del precio de referencia de Reuters...