En días recientes salió al mercado en todo el mundo Assassin’s Creed Odyssey (PlayStation 4 / Xbox One / Windows), la más reciente entrega de esta afamada serie de videojuegos, que en poco más de una década de existencia se ha convertido en un fenómeno imparable. Para entender el proceso que hay detrás de un juego de esta escala, me senté a conversar con Pablo Toscano, que se desempeña como director técnico de animación en Ubisoft Quebec, el estudio responsable de este juego, y que ha trabajado en cinco títulos de esta popular franquicia.

Assassin’s Creed es sin duda alguna una de las series más icónicas de los videojuegos modernos, así como una de las más lucrativas y exitosas. Desde su comienzo en 2007, ha tenido lanzamientos anuales ininterrumpidos, con varios juegos extra en el camino. Cada año en esta época se espera el estreno de una nueva entrega de esta serie que, a través de un trasfondo de ciencia ficción, interconecta las historias de personajes en distintas épocas y lugares de relevancia histórica, desde el antiguo Egipto, hasta el renacimiento y la Revolución Industrial.

La entrega de este año, Odyssey, nos lleva a la Grecia del siglo V antes de Cristo. Tomamos el lugar de un mercenario en medio de la Guerra del Peloponeso, que deberá decidir si ayudar a Esparta o a Atenas. Al ser un juego de acción con elementos de rol, podemos elegir a nuestro personaje, ya sea hombre o mujer, y desarrollar habilidades de combate para abrirnos camino en medio de la guerra.

PUBLICIDAD

Inteligentemente, cada uno de los juegos de la serie se puede jugar sin haber conocido ninguno de los demás, gracias a que tiene una trama independiente que busca conseguir nuevos adeptos cada año. Para Toscano, así como para los distintos estudios de Ubisoft que trabajan en la serie, esto es tanto una bendición como un reto: por un lado, es una serie icónica que representa un sueño para cualquier desarrollador de videojuegos, pero los equipos que están a cargo de esta serie necesitan mantenerla fresca, y reinventarse con cada entrega.

Pablo Toscano. Foto: Ubisoft Quebec.

La parte más complicada de esta reinvención es que nunca puede ser total, ya que es necesario mantener los elementos que hacen a la serie tan exitosa, y que los fans esperan. Es precisamente en la busca de este balance donde los desarrolladores necesitan hacer un arduo trabajo de planeación antes de comenzar el proyecto, y determinar cuáles son los elementos técnicos, narrativos, y de diseño de mecánicas que se necesitan renovar. “El hacer este juego de un mundo cada vez más abierto, y dar a los jugadores la posibilidad de impactar la historia mediante sus decisiones” son las dos estrategias principales que lleva a cabo el equipo para refrescar cada año la serie, cuenta Toscano.

El simplemente “hacer un mundo cada vez más abierto” parece una obviedad que debe cumplir cualquier secuela que salga al mercado, pero en el caso de un videojuego AAA que sale para las consolas principales, esto representa un reto técnico bastante considerable, ya que se cuenta con el mismo hardware que en la iteración pasada. El PlayStation 4 y el Xbox One salieron al mercado hace cinco años y hoy siguen siendo las plataformas estándar para los juegos de última generación.

Foto: Ubisoft Quebec

“Cuando una consola recién sale, los desarrolladores comienzan un largo proceso para entenderla y dominarla,” comenta Toscano sobre el hardware. “Pero ahora estamos llegando a un punto del desarrollo de las consolas actuales que nos permite ir mucho más lejos que en nuestra primera entrega para PlayStation 4.” De acuerdo con Toscano, este proceso de aprendizaje es gradual y lleva tiempo, pero el mejorar el proceso técnico es absolutamente necesario, ya que, si la entrega actual no es significativamente mejor a nivel técnico que la anterior, los usuarios se sentirán decepcionados. Por esto los creadores necesitan buscar formas de optimizar los recursos de hardware, sobre todo los dedicados al procesamiento gráfico y de los sistemas de Inteligencia Artificial usados para la ramificación de los eventos y diálogos.

Para poner en perspectiva el tipo de mejoras que el equipo de Ubisoft Quebec llevó a cabo con este título, Toscano revela que el mapa del demo con el que se presentó Assassin’s Creed Odyssey en junio de este año tiene el mismo tamaño que el mapa completo de Assassin’s Creed Syndicate, la entrega anterior de este estudio en 2015.

Una de las características distintivas de la serie es la riqueza con que representan los variados lugares y épocas en las que se desarrollan sus juegos, siempre llenos de detalles significativos que dan vida la historia. Toscano cuenta que para tener ese toque de autenticidad que mantenga a la audiencia cautiva, el equipo de trabaja de la mano con expertos de distintas áreas: “Tenemos un historiador de tiempo completo trabajando en nuestro mismo edificio, y durante los tres años que tardó en hacerse el juego, nunca cesó de producir material de referencia.” Explica además que esto sirve para que cada juego pueda contar con detalles auténticos, desde las costumbres de la época, hasta los edificios y las vajillas.

Foto: Ubisoft Quebec.

Por el otro lado, los videojuegos como éste, antes que nada, son piezas de entretenimiento, y su objetivo es brindar una experiencia que mezcle diversión con reto, al mismo tiempo que cuenta con una estructura narrativa. Esto representa otro de los retos más grandes al construir un sistema tan complejo, el mantener el balance entre la veracidad histórica el objetivo de entretenimiento: “Cuando nos permitimos cambiar algo de los detalles históricos, lo hacemos de forma consciente para ayudar a la experiencia”, comenta Toscano, demostrando que tienen muy claro cuál es el objetivo del proyecto.

El mantener vigente con tanto éxito a una franquicia tan demandante como Assassin’s Creed no es una tarea fácil, sobre todo considerando la fuerte competencia que hay de parte de otras casas desarrolladoras. Es por esto que el equipo de Ubisoft, en lugar de imponer su visión unilateral sobre lo que deberían ser sus productos, ha implementado consumer listening con distintas herramientas. “Escuchamos mucho a los fans y recaudamos información mediante tests de juego”, nos cuenta, explicando que monitorean grupos de prueba para entender qué hacen exactamente los jugadores, las decisiones que toman, los lugares que visitan en juego, las características y mecánicas más usadas, incluso teniendo en cuenta las reacciones de los usuarios, para determinar qué está de sobra y qué de verdad aporta valor a la experiencia de juego.

Foto: Ubisoft Quebec

Todos estos valores son una mirada bastante interesante a lo que se necesita para seguir reinventando una serie de videojuegos AAA que tiene expectativas tan altas de millones de personas alrededor del mundo, y que encima se publica de forma anual. Es fácil entender por qué esta se considera la entrega más ambiciosa de la serie, y cómo está subiendo el reto para la rendición del próximo año, sobre la cual Ubisoft seguramente ya se encuentra trabajando.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Realidad Extendida: otra frontera para empresas
Por

A medida que XR se generaliza, las experiencias inmersivas eliminarán la distancia más importante: la distancia entre el...