Los mexicanos buscan un Gran Premio de F1 para sentir un poco más de vértigo del que ya obtienen gracias a las destrezas de “Checo” Pérez y de Esteban Gutiérrez. La inversión anual para albergar al Gran Premio podría oscilar entre 40 y 55 millones de dólares. 

 

Por Ivan Pérez

 

México necesita convencer a Bernie Ecclestone, un hombre de 82 años, para tener un Gran Premio de F1. Él es el dueño del Gran Circo. ¿De qué manera persuadirlo? Con un cheque de 200 millones de dólares (mdd), mínimo.

Una primera versión del calendario de la F1, apunta a que México sería sede de su primera carrera desde 1992 en noviembre de 2014. Sin embargo, el pre calendario no ha sido confirmado por las escuderías.

“El Supremo”, como le apodan a Ecclestone, tiene el control de la F1 desde 1978 y la ha hecho una empresa multimillonaria con un volumen de negocio anual de 7,000 mdd. Se ha dedicado en los últimos años a vender a las principales ciudades del mundo una fecha para ser parte del calendario de la competencia.

Quienes lo conocen saben que negociar con Ecclestone no es sencillo. Para empezar, no se puede hablar con él si no se tiene una cita de negocios; las juntas ocurren en hoteles cinco estrellas y, tras la firma de un contrato, su interlocutor puede estar seguro que éste se respetará a rajatabla.

Alejandro Soberón Kuri, presidente y director general de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), es quien negocia la fecha para México.

Ecclestone ha colocado en la última década Grandes Premios en ciudades donde no era tradicional y ya tiene en la fila de espera a Tailandia, Austria, Sudáfrica, Argentina y México. Para tener derecho a una fecha en el calendario, es necesario poner sobre la mesa 40 mdd al año, según datos de los informes financieros Business Book GP y Formula Money Report.

“El pago para tener un Gran Premio aumenta 10% cada año. Tener un contrato de diez años puede costar hasta 430 mdd”, dice Chris Balfe, especialista en economía de F1 y director de Pitpass.

Ecclestone lo cotiza muy alto, ya que en su poder tiene un negocio que se transmite en vivo a través de más de 37 cadenas de Tv en el mundo, con una audiencia de 500 millones de personas al año y cuyo boleto de entrada vale en promedio 372 dólares.

La F1 patrocina o tiene relación alguna con 110 marcas. De acuerdo con el último ranking de Interbrand titulado “Las marcas más valiosas de 2012”, al menos 50 de las 100 que aparecen están relacionadas con el automovilismo.

La F1 no sólo es cara por lo que vale el negocio, sino también por lo que gastan sus equipos. Según su reporte financiero, Red Bull, campeón de los últimos tres títulos disputados, ha invertido más de 2,500 mdd en sus ocho años de vida y 160 mdd en el pago de salarios.

 

¡En sus marcas…!

Ecclestone dijo en la primavera pasada que México aspiraba a organizar un Gran Premio. “Todos piensan que Carlos Slim es quien busca pagar para tener la carrera, pero no es él”, dijo a la prestigiosa revista Autoweek. Es verdad. Chris Balfe confirma que ha habido reuniones con Alejandro Soberón, el hombre más fuerte de CIE, empresa que administra el Autódromo Hermanos Rodríguez, el escenario ideal para la carrera. El problema es el dinero.

Con el devenir de los años, el serial de automovilismo más importante del mundo ha ido incrementando sus montos de inversión para otorgar una sede. Según el estudio Formula One, new urban economies, la F1 suele dividir el pago de la cuota anual en diferentes categorías y con distintos precios:

  • GP tradicionales (Mónaco, Japón o Brasil): pagan entre 15 y 38 mdd anuales.
  • Las nuevas carreras (Singapur, China o Abu Dhabi): el costo es entre 30 y 45 mdd. Viejos gp (Alemania): el pago oscila entre 12 y 15 mdd.
  • Futuras carreras (Rusia, Tailandia o México): el costo varía entre 40 y 55 mdd.

Ecclestone ha decidido no firmar contratos tan largos. Sólo si hay garantías de negocio, lo hace por diez años, pero en promedio, detalla el estudio, el compromiso es por cinco años. Entonces, si México desea tener un Gran Premio debe pagar, al menos, 200 mdd.

El único “ahorro” vendría por el lado de la pista. El Autódromo Hermanos Rodríguez necesita una inversión no mayor a los 7 mdd para ser calificada como “Clase A” por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

De acuerdo con los esquemas de inversión de los informes financieros dedicados a la F1, como Black Book 2013 y Formula Money Report, la participación financiera de los gobiernos locales y federales es una necesidad. De las 19 carreras del campeonato de la F1 para este año, 15 de ellas reconocieron la inversión de capital público.

Al respecto, el estudio Formula One’s Financial Performance Guide concluye que gobiernos locales o federales deben desembolsar hasta 30 mdd para apoyar la realización de un Gran Premio.

¿Vale la pena un acuerdo de 200 mdd? El informe Black Book 2013 detalla que, en promedio, por cada dólar que se invierte, el retorno es de diez; mientras que por cada tres horas de transmisión la derrama a nivel de publicidad es superior a los 200 mdd. Según datos oficiales.

Pero hay un temor: la rentabilidad de la F1 sin mexicanos. Actualmente, solo participan Sergio Pérez en McLaren y Esteban Gutiérrez en Sauber. CIE ya tuvo la experiencia de Champ Car, un campeonato de monoplazas con base en Estados Unidos, que se desarrolló entre 1979 y 2007. Al principio fue un éxito, pero fue perdiendo aficionados

ecclestone1

¡Marcas, listas!

Por ahora, de las 110 marcas más fuertes que patrocinan 52 tienen presencia en México, ya sea con oficinas establecidas o mediante la venta de sus productos.

Mercedes Benz es una de ellas, aunque además de darle nombre a una de las escuderías (Mercedes GP), también tiene relación con McLaren y Force India; el mexicano Sergio “Checo” Pérez es embajador de la marca en el país.

Para esta firma, la F1 es parte de su genética. En México, según detalla el director general Pedro Tabera, 40% de sus clientes siguen las carreras del Gran Circo y la marca piensa invertir en publicidad en las retransmisiones televisivas.

El directivo detalla que Mercedes fue “parte importante para que ‘Checo’ firmara para McLaren”, y no descarta que en un futuro Sergio o Esteban Gutiérrez puedan estar directamente ligados a la escudería de la marca.

Carlos Laje, Regional General Manager for Latin America and the Caribbean de la marca Puma, otro de los socios comerciales clave en la F1, dice que la introducción de pilotos mexicanos ha permitido el crecimiento de la categoría en México.

Puma es proveedor del equipamiento oficial de Mercedes y Ferrari, dos de las cuatro escuderías más importantes junto con McLaren y Red Bull. Carlos Laje dice que contar con una fecha de F1 en México traería como consecuencia un considerable efecto en ventas y, a nivel de marca, generaría más cercanía de Puma con los consumidores mexicanos.

Las marcas relacionadas a la F1 sonríen ante la posibilidad de que México vuelva a tener un Gran Premio.

 

Negocio en suspenso

Bernie Ecclestone tiene dos baypass en el corazón, al tiempo que la prensa internacional ya especula sobre su salida de la F1, tras un juicio por soborno que deberá enfrentar en su tierra natal, Alemania.

Pero a Bernie no le preocupa demasiado la situación, ya que hace algunas semanas se paseó por las instalaciones del Gran Premio de Hungría para soltar algunos comentarios: que la categoría puede cotizar en la Bolsa del Singapur antes de 2015; que Austria tendría una fecha en 2014, y que Cristina Fernández viuda de Kirchner, presidenta de Argentina, mintió cuando dijo que ya tenía un contrato firmado para una prueba en el país latinoamericano.

Por el momento, Ecclestone se alista a firmar unos cuantos contratos más para incrementar su fortuna estimada en 4,700 mdd. “El Supremo”, sostienen versiones de prensa, no dejará el negocio a menos que alguien le pague 10,000 mdd por la F1.

Por lo pronto, la oferta de diez ciudades por tener una fecha en el calendario 2014 y 2015, provoca que Ecclestone viva la época de oro de la F1. A la empresa CIE y a México no les salen las cuentas. La suerte está echada: si el dinero está sobre la mesa, México volverá a disfrutar un Gran Premio. En caso contrario, tendrá que conformarse con verlo por Tv.

F1_carrera1
 

Siguientes artículos

La 10 marcas de autos más valiosas del 2013
Por

La industria automovilística tuvo un incremento del 5% en el valor de marca de la categoría, un contraste mucho más posi...