Te presento estos filtros de un desarrollo metodológico propio para emprendimiento significativo, mismos que te ayudarán a generar tu primer balance de necesidades y satisfactores. Lo que reducirá la posibilidad de abandono en tu proyecto y garantizará que las decisiones que tomes contarán con el peso adecuado y un correcto respaldo.

  1. ¿El negocio que pienso poner, es lo suficientemente excitante o motivador para mí, como para dedicarme a hacerlo 24 horas al día? Piensa, para que un negocio arranque y tenga éxito se necesita invertir una gran cantidad de horas, si no estás dispuesto a hacerlo, se reducirá la posibilidad de éxito. Concebir un negocio que no te motive es un error y puede conducirte al abandono y fracaso por no ser lo suficientemente significativo para ti.
  2. ¿Qué oportunidades brinda el mercado? Contemplar las oportunidades actuales que te brinda el mercado en tu entorno cercano, será también importante para decidir qué tipo de negocio poner. Analiza: ¿Qué está de moda? (esto puede no permanecer, ¡cuidado! pero es importante saberlo) ¿Qué hace falta? ¿Qué no hay? ¿Qué exige el mercado? ¿Qué puede ser un buen negocio? ¿Qué consume más la gente en mi entorno?
  3. ¿Qué talentos, conocimientos y experiencia tengo? Tus talentos conocimientos y experiencia pueden hacer la diferencia. Pero estamos viviendo en la actualidad una época de cambios. Pregúntate ¿cómo puedo darles un giro a mis conocimientos talentos o experiencia, para crear o construir un producto único o diferente?
  4. ¿Requieres de un negocio de flujo de efectivo constante, o puedes elegir uno que brinde la oportunidad de obtener grandes cantidades? Este punto puede ser el más problemático para los emprendedores, pues depende absolutamente de la relación que existe entre las finanzas del negocio y las finanzas personales. Por el respaldo financiero con el que se cuenta, para vivir.

Recuerda que un negocio debe funcionar con una cantidad de recursos específicos, mismos que te dejan de pertenecer a ti, para pertenecer al negocio, y tomarlos o mermarlos hará que el negocio no crezca.

Un negocio de flujo de efectivo constante o de fácil acceso, implica muchas transacciones a bajos precios. (ejemplo: el comercio de productos alimenticios de primera necesidad) En este se gana por volumen de transacciones. Es conveniente para ti sí:

  • Te deprime no ver flujos de efectivo en el corto plazo, ya que este da flujos de efectivo diarios.
  • Requieres en el corto plazo de cierta cantidad de efectivo (aunque como te comento no es lo más conveniente, pues mermas el crecimiento del negocio; procura no hacerlo)

Un negocio donde el flujo de efectivo tardará necesitará de mucho mayor respaldo financiero, por ello es importante, que si lo que quieres son grandes cifras, contemples tanto el respaldo personal como el del negocio. Recuerda que el que las grandes cantidades te hagan brillar los ojos, no necesariamente será lo mejor para ti.

PUBLICIDAD

Tengo ejemplos constantes de personas que quieren ganar grandes cantidades con bienes raíces, pero sus cálculos financieros son débiles y terminan por mermar de manera grave sus ahorros, o el respaldo financiero que poseen de manera personal. El dinero de tu negocio es del negocio, y el tuyo es tuyo.

Elegir correctamente es medular, comienza por preguntarte por estos filtros para saber qué tipo de negocio puede ser para ti, y si tienes dudas acércate a los especialistas.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Foto cortesía El País.
Brecha digital, freno al crecimiento económico
Por

Un elemento crítico del éxito en la conectividad será asegurar que el Instituto Federal de Telecomunicaciones mantenga s...