Es correcta la idea de terminar con el cepo en Argentina, pero esto debe estar acompañado de una intachable disciplina fiscal y monetaria para que la inflación ya no sea una opción, y eliminar las retenciones, para incentivar a los productores a exportar.

 

Por Maximiliano Bauk

El asunto del cepo (cambiario) en Argentina está en boca de todos de cara al ballotage (o segunda vuelta electoral) del 22 de noviembre, en que Mauricio Macri y Daniel Scioli se enfrentan con propuestas muy diferentes respecto al mismo: el primero lo eliminará de manera inmediata, mientras que el segundo propone sostenerlo durante algún tiempo y ver si las cosas mejoran hasta que, de alguna manera, ingresen dólares y recién ahí comenzar una quita de trabas a la moneda estadounidense.

PUBLICIDAD

La clave para encontrar la solución a esta cuestión radica en conocer su origen: un demagógico gasto público que no pudo ser sostenido ni siquiera por la mayor presión tributaria de nuestra historia, por lo que se recurrió a la famosa “maquinita de imprimir billetes”, es decir, a la expansión monetaria, aumentando la oferta de pesos muy por encima de la demanda de los mismos, por lo que su valor frente a los bienes de la economía fue cada vez menor –inflación– y, por supuesto, el dólar no escapó a esta regla, razón por la cual se necesitaron cada vez más pesos para comprar un dólar.

Así como los famosos precios cuidados aparecieron para hacerle frente a la inflación en distintos bienes de consumo básico, poniéndole precios máximos a productos como la leche, el aceite, el azúcar, etcétera, el cepo apareció poniéndole un precio máximo al dólar y racionalizando su venta –algo así como esos carteles con la frase “máximo 2 unidades por grupo familiar” que con tanta frecuencia vemos en cualquier supermercado–, lo que se traduce en la combinación perfecta para la escasez: un bien exiguo pero barato.

No hubo que esperar demasiado para que un mercado paralelo se encargara de saciar la demanda de dólares, por supuesto que a un precio mayor aunque bastante similar al que tendría el dólar en la Argentina de no ser por las caprichosas intervenciones del kirchnerismo, pero agregándole el plus que genera el costo de trabajar por fuera del marco de la ley. A esto le llamamos dólar blue.

Pero, teniendo en cuenta que las únicas dos maneras saludables de abastecer el mercado interno de moneda extranjera es mediante las divisas que los exportadores decidan vender o las que los inversores extranjeros traigan, el cepo se convirtió en un verdadero círculo vicioso, puesto que, por un lado, los productores pierden al exportar sus productos, no sólo por los insoportables impuestos a los que han sido sometidos durante la última década, sino que además sus costos están determinados por el ya conocido dólar blue o informal, que ronda los 16 pesos, mientras que sus ganancias son en dólar oficial –mejor llamado, artificial– impuesto por el gobierno, que oscila en los 9, es decir, tienen una pérdida equivalente a la brecha cambiaria. Y por el lado de los inversores ¿quién va a traer sus dólares para invertir en el país si cuando quiera girar sus ganancias no le será permitido hacerlo? Absolutamente nadie tiene intenciones de desperdiciar capital, por lo que de seguro elegirán otro destino para su dinero.

Dicho esto, podemos afirmar que es el cepo la causa de la falta de dólares, por lo que la propuesta del candidato del Frente para la Victoria, de aguardar que por alguna razón lleguen dólares para recién ahí levantar el cepo, es como esperar que sea la carreta la que tire a los caballos. Entonces es correcta la idea de terminar con él inmediatamente, pero si queremos arrancar el problema de raíz y asegurar el éxito de esta disposición, el próximo presidente deberá no sólo gozar de una confianza tal en los mercados que su sola presencia genere los mejores augurios, sino que deberá además tener una intachable disciplina fiscal y monetaria para que la inflación ya no sea una opción, y eliminar las retenciones para así incentivar a los productores a exportar las cientos de miles de toneladas que hoy están escondidas en los campos. De esta manera, los capitales que huyeron del país regresarán acompañados de nuevos inversores entusiasmados por el tajante cambio institucional de la nación que alguna vez fue la más desarrollada del continente.


Maximiliano Bauk es investigador del Área de Estudios Económicos del Centro de Estudios Libre.

 

Contacto:

Twitter: @maximilianobauk

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

UBS reduce metas financieras por crecimiento global
Por

UBS, con sede en Zúrich, dijo que las condiciones macroeconómicas difíciles, así como la incertidumbre sobre tasas de in...