Los mexicanos han adquirido  522,217 onzas  de plata, más que en todo el año pasado, cuando se compraron apenas 472,311.

 

Los metales preciosos estarán siempre cargados de un atractivo muy particular, que encanta  a la gente. Nadie necesita ser economista o tener conocimientos de finanzas para tener un gusto especial por el oro o la plata, pues este es prácticamente innato.

Culturas de todo el mundo y desde tiempos muy antiguos, han ido en su búsqueda y hasta cavado muy hondo para extraerlo. Parece como si tras ese peculiar atractivo, además de las características físicas de ambos, hubiese un halo de misticismo. Es posible que todo eso junto los haya ido apuntalando, por la libre y espontánea acción de las personas en el mercado, hasta convertirlos en las mercancías-dinero por excelencia.

PUBLICIDAD

Hoy, india es quizá el máximo exponente de un pueblo enamorado del oro. No por nada son en la actualidad, junto con china, los principales consumidores. Su fiebre del oro, con el reciente desplome de los precios en abril, creció al punto que hasta su ministro de finanzas ya hizo un llamado para detuvieran lo que llamó, su “pasión descontrolada” por el metal. Quiere su gobierno que, contra toda la tradición, inviertan en su divisa, la rupia. No lograrán convencerlos.

Ahora, así como hay ejemplos de naciones enteras amantes del oro, bien cabe preguntarnos: ¿México qué prefiere?, ¿el oro o la plata? Según datos del Banco de México que le comparto en exclusiva, la demanda total de onzas de plata libertad este año al corte del 31 de mayo, fue de 522,217 monedas.

Eso significa que en solo cinco meses, los mexicanos ya han adquirido más onzas que todo el año pasado, cuando se compraron apenas 472,311. La gráfica correspondiente no deja lugar a dudas: en México nos apresuramos a adquirir estas monedas en momentos difíciles como la recesión de 2001, a la que nos arrastró Estados Unidos, de alta inflación como en 2004 y de crisis global como la que inició en 2008.

Venta Onzas Plata Libertad México

 

2010 fue un año de una baja en la demanda de onzas libertad, pero que se recuperó en 2011. El año pasado sí fue de desplome total de 40%. Parece que los discursos y la propaganda de la “recuperación” hacia final del sexenio anterior, dieron como resultado que mucha gente lo creyera. 2013 es diferente.

La “desaceleración” económica que más tarde se convertirá en nueva recesión, no deja lugar a dudas: los mexicanos han vuelto por todas las onzas de plata que puedan comprar. A diferencia de india, aquí preferimos la plata sobre el oro. Una muestra de esto se observa con las cifras de demanda de la moneda de oro de inversión más popular en México: el centenario.

Su gráfica apunta a que hay una tendencia a la baja de su demanda desde 2008, cuando alcanzó su pico máximo en lo que va del siglo de 46,131 monedas. A partir de entonces, cada año los números han sido menores. Este 2013 ni siquiera con la caída en las cotizaciones ha repuntado el apetito por los centenarios.

Venta Centenarios México

 

Al corte de mayo apenas iban 7,297 puestos en circulación. Muchos son los factores que pueden estar afectando este fenómeno de caída en la demanda de oro, pero es un hecho que la subida de precios que tuvo el oro hasta su baja, que inició en septiembre de 2011, es un elemento importante. Y es que mientras un centenario cuesta alrededor de 22 mil pesos, una onza de plata libertad apenas ronda los 330 pesos.

Cualquiera que sea la opción que usted elija, sin duda será mejor que la de tener el dinero de inversión a largo plazo perdiendo valor bajo el colchón, en Cetes u otros instrumentos. El sentido común y la tradición popular que nos acerca a los metales preciosos, no está equivocado.

 

Contacto:

Twitter: @memobarba
Facebook: facebook.com/memobarba
email: [email protected]
Blog: http://inteligenciafinancieraglobal.blogspot.mx

 

Siguientes artículos

Bolsas europeas suben por posibles fusiones
Por

Según prensa española, AT&T habría hecho una oferta de 70,000 mde por Telefónica, a la que el gobierno se habría opu...