Canadá podría confirmar una recesión técnica a principios de septiembre. Para México, este fenómeno es un golpe poco profundo en materia comercial, pero deja lecciones que aprender, pues ambas economías dependen del ciclo estadounidense y la industria energética.

 

La economía canadiense podría cerrar el año con una cifra de crecimiento inferior a la de México. Analistas estiman que durante 2015 la economía del país del norte podría crecer sólo 1.5% y reportar una recesión técnica en septiembre, cuando acumularía dos trimestres con crecimiento a la baja.

Los precios del petróleo y una menor actividad industrial en Estados Unidos son los factores principales detrás del descalabro y la desaceleración (quizá crónica) de la economía canadiense. Más allá de un impacto reflejo, este fenómeno arroja un par de lecciones a México, sobre todo en materia de comercio exterior.

PUBLICIDAD

 

Crónica de una recesión anunciada

La industria energética en Canadá representa 25% del Producto Interno Bruto (PIB), y en general se ha visto golpeada por la caída dramática del precio del petróleo, que este año acumula una baja de 20%. Con suerte, el precio de las dos principales mezclas de referencia rondará 50 dólares por barril al final del año, una cifra demasiado lejana de los más de 100 dólares que promediaba hace un par de años.

Como consecuencia, las exportaciones petroleras de Canadá acumulan una caída de 31% en lo que va de 2015, mientras que las de gas natural se han reducido en 40%.

“El precio de los energéticos es un factor decisivo. Canadá es el quinto país con mayor exportación de petróleo en el mundo. El impacto en la economía era inminente ante el descenso agresivo de los precios”, explica Ángel Iván Olvera, director de la Licenciatura en Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey campus Estado de México.

El otro factor que juega en contra es la lenta evolución de la actividad industrial en Estados Unidos, que tiene un efecto directo en las exportaciones, pues en mayo las ventas canadienses al exterior retrocedieron 1.3%.

Julio fue el quinto mes con crecimiento negativo; si agosto y septiembre mantienen la tendencia, la recesión técnica será el menor de los problemas, pues apenas sería la primera llamada de alerta sobre el riesgo de una debilidad económica crónica.

“Lo que vemos es que no sólo la economía de Canadá, sino la economía global, está en una fase de recuperación de una crisis muy fuerte. Es natural que la economía de Canadá tenga una tendencia de crecimiento bajo ante los choques del precio del petróleo y la menor actividad industrial, pero no se espera un episodio de caída dramática”, asegura Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex Casa de Bolsa.

En lo que va de 2015, la producción industrial de Canadá ha retrocedido 0.7%, lo que está ligado al ciclo económico estadounidense. Vender menos a Estados Unidos implica producir menos, lo cual tiene un impacto en las tendencias de inversión, pues la Inversión Extranjera Directa retrocedió 91.7% en 2014 y 12.7% en lo que va de 2015.

 

Lecciones para México

La recesión de Canadá puede tener un impacto en el frente comercial en México, aunque no sería muy pronunciado, pues las exportaciones a este mercado apenas rondan el 3% del total de las ventas al exterior, explica Guillermo Aboumrad.

“Puede ser un factor de riesgo por comercio exterior e inversión extranjera, pero no se trata de un evento dramático, pues las exportaciones sólo representan 2.68% de las ventas al exterior”, detalla Ángel Iván Olvera.

La casi inminente recesión de Canadá deja algunas lecciones que México puede aprender, pues ‘una economía con alta dependencia del petróleo y fuertemente acoplada al ciclo estadounidense’ es una descripción que encaja tanto para la economía canadiense como para la mexicana.

Así, estas son algunas de las claves que se pueden analizar sobre el manejo de la desaceleración económica de Canadá:

  • Diversificación de mercados: Durante 2014, las exportaciones de Canadá a Estados Unidos alcanzaron 76% (en México, su dependencia comercial de la economía estadounidense rebasa 80% de las exportaciones). La economía de Canadá, al igual que la de México, debe buscar nuevos mercados a fin de darle salida a sus productos para que las desaceleraciones industriales y de consumo en EU no afecten la economía local.
  • Dependencia de la industria energética: Canadá es el quinto productor de petróleo más importante en el mundo. El florecimiento de la industria energética ha sido palanca del desarrollo. En México, la dependencia de la industria petrolera radica más bien en los ingresos públicos, que está basada en 40% en las exportaciones de petróleo. “En ambos casos, las economías deben buscar motores adicionales en otras industrias; eso ayuda a reducir la volatilidad”, dice Iván Olvera.
  • Uso de política económica y monetaria: Contrario a lo que ocurre en Estados Unidos, Canadá podría tener una nueva baja en su tasa de referencia para incentivar el consumo en el mercado interno. “La política monetaria es una de las herramientas al alcance, y el gobierno la ha utilizado para buscar incentivar el consumo interno; de ahí que el ambiente de recesión no se sienta en los ciudadanos. Este caso es contrario a la política económica y fiscal, pues Canadá  ha evitado incrementar el gasto vía deuda, dado que la proporción de deuda ya alcanza 96% del PIB. Hablamos de una decisión acertada, pues incrementar el gasto para incentivar la economía podría convertirse en una crisis de deuda”, advierte Olvera.

 

Siguientes artículos

Carlos Jarque se perfila como CEO de FCC
Por

Jarque es un directivo de América Móvil, que lleva todo lo relacionado con asuntos internacionales y corporativos.