Para Standard & Poor’s (S&P) Global Ratings, a pesar de que existen factores de riesgo para la nota crediticia de México y Pemex, hay algunas variables que pueden favorecer a sus calificaciones.

Es importante recordar que la agencia de riesgo crediticio ‘castigó’ la nota soberana de México (‘BBB+’ y ‘A-2’) y la empresa productiva del Estado (‘BBB+’ y ‘A-‘) con un cambio de perspectiva a negativa desde estable durante marzo de 2019 ante sus planes para el sector energético.

«Un saneamiento en el perfil crediticio de Pemex, que resulte en un menor riesgo contingente para México, es uno de los factores que beneficiaría a la calificación», comentó el director de S&P para México, Luis Manuel Martínez, en entrevista con Forbes México.

Pemex carga con una deuda financiera de 106,500 millones de dólares (mdd), la más grande del mundo entre firmas petroleras, y con los planes de la nueva administración está cerca de perder el grado de inversión.

El representante de la calificadora mencionó que los riesgos que asume el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador al tomar las decisiones estratégicas de Pemex para elevar su producción petrolera y mejorar la eficiencia en el sistema de refinación, coloca a la empresa en una posición de asumir todo el riesgo.

«Si las cosas salen bien, la oportunidad de recuperación sería muy importante, pero si no salen como están planeadas, todo el riesgo lo absorbe la empresa», declaró.

Otro punto que puede beneficiar a la nota soberana de nuestro país sería un crecimiento económico acorde al ejercicio presupuestal del país, es decir, que la economía mexicana crezca alrededor de 2% o más.

«Ese puede ser un factor que permita que se estabilice la calificación. Para la posición fiscal, estamos pensando de entre 2 y 3%, pero nuestra expectativa es que podría estar por debajo de esa cifra», agregó.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México cayó 0.2% durante el primer trimestre de 2019, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el extremo opuesto, Martínez citó entre los riesgos la contingencia y presión que pueda generar Pemex para el gobierno en el endeudamiento del país, una desaceleración del crecimiento económico y un balance fiscal distinto al superávit primario  de 1% del PIB estimado por la actual administración.

Sin novedad, refinanciamiento de Pemex

Para S&P, el anuncio de refinanciamiento de Pemex, aunque es importante, está dentro del curso normal de los negocios de la compañía.

«No es algo nuevo, no es algo que no hayamos visto antes. La empresa tiene un historial largo de administración financiera donde ha buscado de manera oportunida acceder a los mercados de deuda cuando lo considera apropiado», comentó Martínez.

Durante el anuncio del refinanciamiento por de 2,500 millones de dólares y dos líneas de crédito revolventes por 5,500 mdd con los bancos HSBC, JP Morgan y Mizuho, el mandatario mexicano consideró que las calificadoras reconocerían este esfuerzo del gobierno para mejorar la nota de Pemex.

«Yo creo que sí. Ellos van a tomar en cuenta todos los elementos, también tienen mucha información», dijo López Obrador durante su conferencia matutina del 13 de mayo.

Pero para el director de S&P en México la estrategia no tiene implicaciones sobre la calificación de la compañía, pues está igualada a la de México.

«El detonador de un cambio en la nota de Pemex sería una modificación en la calificación soberana, en la dirección que se mueva que se mueva la calificación de México, se mueve la de Pemex», finalizó.

Lee también: Refinanciamiento de Pemex, sin cambios importantes para su deuda

 

Siguientes artículos

La industria mexicana está en recesión: IDIC
Por

Hasta marzo de 2019 la actividad industrial registró seis meses de caídas consecutivas, sumado a una desaceleración indu...