¿Rusia, Irán, Arabia Saudita, Japón y China avanzan en sus agendas ante un presidente estadounidense temeroso de actuar?

 

Por Steve Forbes

 

Este verano se cumplen 100 años del asesinato en los Balcanes del heredero al trono austrohúngaro y archiduque Francisco Fernando, el cual desencadenó una serie de acontecimientos que llevaron al mayor cataclismo causado por el hombre en la historia.

La Gran Guerra, lo que Winston Churchill atinadamente llamó el Armagedón, nunca debió haber ocurrido, pero ocurrió, y porque fue así debemos preocuparnos por cómo se están desarrollando los acontecimientos en el mundo hoy en día. A diferencia de la Segunda Guerra Mundial, la Primera Guerra no se produjo debido a la premeditada agresión entre Hitler y similares. Una cosa llevó a la otra, se cometieron errores horribles y sobrevinieron múltiples horrores inimaginables.

China, Rusia y los terroristas realmente creen que hoy en día Estados Unidos es una potencia en declive, que la crisis financiera ha revelado defectos básicos de la economía de libre mercado y que los problemas políticos son evidencia de la incapacidad estadounidense para realizar los fuertes cambios estructurales. En sus mentes somos una Bélgica del tamaño de un continente, con una contracción militar y sin apetito para comprometerse con el mundo. Esa misma idea rondaba alrededor de la década de 1970, pero al menos en esos días no teníamos un presidente cuya ideología central es que la participación de EU en el mundo ha sido una fuerza y ​​fuente de todo tipo de males y que cuanto más aislacionistas seamos, mejor. Las ideas inquebrantables de Obama al respecto están increíblemente mal, niegan la historia y son verdaderamente peligrosas.

Las creciente beligerancia de China hacia Japón después de 2008, las Filipinas, Vietnam y otros, nunca habría surgido si Pekín hubiera pensado que somos los reaganistas de antaño. Vladimir Putin tampoco se movería tan rápidamente y de manera agresiva para crear un nuevo imperio ruso ni Irán se movería tan descaradamente hacia adelante en el desarrollo de armas nucleares. Tampoco Arabia Saudita e Irán estarían en rumbo de colisión con Irak.

Es un ambiente tal que una crisis imprevista podría entrar en erupción y emergerían errores de cálculo fatídicos. El mundo será un lugar infinitamente más peligroso y precario si Japón, Corea del Sur, Arabia Saudita, Turquía, Irán y otros llegan a poseer armas nucleares.

La profunda ignorancia de la economía –al estilo de los años treinta del siglo pasado–, y en particular sobre política monetaria, es otro factor volátil que será fuente de una creciente insatisfacción y nuevas crisis.

 

Siguientes artículos

Amazon lanza una tienda móvil y la disfraza de smartphone
Por

El Fire Phone incluye algunas funcionalidades interesantes que también juegan en la cancha de lo perturbador, como el re...