ACS, dirigido por Florentino Pérez, también presidente del club de futbol, tiene a México en la mira para revitalizar los negocios de la compañía.

 

La paraestatal mexicana y el club de futbol más rico del mundo tienen una conexión. Es precisamente el presidente de la entidad, Florentino Pérez, quien a su vez preside Actividades de Construcción y Servicios (ACS), grupo que provee servicios a Pemex en los yacimientos más importantes del país: Cantarell y Ku Maloob Zap, en la zona de Campeche.

México, que retoma el atractivo de los inversionistas con la perspectiva de aprobación de las reformas estructurales, en especial la energética, puede representar una gran oportunidad para ACS, que está en el número 750 de la lista Forbes de las 2,000 empresas globales líderes, de recomponer su situación financiera.

PUBLICIDAD

De acuerdo con un comunicado de Presidencia de la República, Florentino Pérez, quien está de visita en México, se entrevistó en privado con el presidente Enrique Peña Nieto. En la reunión también estuvieron presentes los secretarios de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; y el de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra.

De igual forma se encontraban los directores de Pemex, Emilio Lozoya Austin; y el de la CFE, Francisco Rojas.

Florentino Pérez dijo que ACS incrementaría sus inversiones en México, distribuidas en diversos proyectos, pero no reveló los montos.

Grupo ACS y sus subsidiarias (Vycs, Tecsa, Dravosa, Onyx, Vetresa y Grupo Cobra) se dedican a los sectores de ingeniería civil, infraestructura, construcción residencial y no residencial, recolección de residuos e instalación y mantenimiento de redes de distribución de energía eléctrica, agua y gas. Además, tiene participación accionaria en las energéticas Iberdrola y Unión Fenosa.

Dragados Offshore, filial de ACS, brinda servicios a las mayores petroleras del mundo, incluida Pemex, en el diseño y construcción de plataformas en los yacimientos de Ku Maloob Zaap y Cantarell, los más importantes del país.

El grupo presidido por Florentino Pérez, que emplea a más de 160,000 personas, tuvo pérdidas por 2,000 millones de euros (mde) en 2012. La crisis española y la volatilidad en las acciones de Iberdrola pegaron a todos los sectores a los que se dedica el consorcio, que espera presentar resultados positivos hasta 2015.

Los negocios en España representan sólo el 15.6% de los ingresos de ACS. Sin embargo, el grupo está aumentando su internacionalización para mejorar su desempeño y presentar mejores resultados a sus accionistas.

 

Un palco de negocios

Florentino Pérez, que en 2012 tuvo una remuneración de 5.8 mde al frente de ACS, es presidente del Real Madrid desde el 1 de junio de 2009. Esta es su segunda etapa al frente del club con mayor palmarés en España y Europa, luego de que en 2006 tuvo que dimitir por una crisis de resultados deportivos, poniendo fin a la etapa de los “galácticos”, caracterizada por fichajes multimillonarios.

Pérez es reconocido por aumentar la rentabilidad del club a partir de su posicionamiento como marca, más allá de los resultados deportivos. En cuatro años el club ha invertido cerca de 420 mde fichando jugadores, en el mismo lapso de tiempo sólo ha ganado un campeonato de Liga, una Copa del Rey y una Supercopa de España. Los pocos títulos obtenidos no son obstáculo para que el Real Madrid sea el club de futbol más rentable del mundo. En la temporada 2011-2012, en la que ganó la Liga, tuvo ingresos por 512.6 mde, de acuerdo con el estudio Football Money League, de Deloitte.

También saca la máxima rentabilidad al estadio, el Santiago Bernabéu, como centro de negocios. Las empresas pueden rentar palcos VIP que, según la prensa española, cuestan desde 65,000 hasta 400,000 euros al año. Así las empresas, en vez de la sobremesa de un restaurante, pueden cerrar un trato viendo en directo un partido del Madrid.

Al palco presidencial sólo se puede entrar por invitación; algunos medios españoles acusan que éste es usado como lobby para los negocios de Florentino Pérez y ACS. Y aunque el Real Madrid no es una sociedad anónima y los socios pueden elegir a su presidente, Pérez no tiene oposición. En septiembre pasado se endurecieron los requisitos para presentarse como candidato, entre ellos tener más de 20 años como socio y  avalar 15% del presupuesto del club con patrimonio personal, equivalente a aproximadamente 70 mde, algo que sólo Florentino y unos cuantos más pueden hacer.

ACS tiene en la mira a México y su batería de reformas, que precisamente podrían revitalizar los negocios de la compañía española y, posiblemente, hacer que los tratos se sigan cerrando en los palcos del Santiago Bernabéu.

 

 

Siguientes artículos

El reino de los geeks está en Texas
Por

Geekdom es  una startup que fabrica startups. Con sus más de 4,000 m2 es un espacio de coworking accesible con un modelo...