Si bien las condiciones en el mercado siguen mejorando, la Reserva Federal no tiene prisa por adelantar los aumentos de las tasas de interés.

 

 

A primera vista, al menos, en la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de los EE.UU. hubo muy poco que pudiera sorprender a la mayoría de los participantes en el mercado. Como se esperaba, la Reserva Federal continuó reduciendo sus compras de bonos en USD10,000 millones y sigue en camino de concluir el programa hacia finales de octubre. Asimismo, la decisión de la Reserva Federal de mantener su tasa de interés de referencia en cero había sido totalmente prevista por la comunidad de inversión y, por lo tanto, ya se encontraba descontada en los precios del mercado. Incluso los términos usados en la declaración posterior a la reunión fueron esencialmente una repetición, y la Reserva Federal optó por mantener la expresión controvertida de «tiempo considerable» para describir el periodo previsto entre el fin de la retirada del programa de estímulo monetario y el posible comienzo de un ciclo de endurecimiento basado en su evaluación de las condiciones de la economía.

PUBLICIDAD

Sería un error concluir que la Reserva Federal no ofreció indicios o perspectivas sobre su proceso de decisión en esta reunión. Los cambios realizados en sus propias previsiones de crecimiento, desempleo e inflación, que se incluyen dentro de la ‘Reseña de Proyecciones Económicas’, nos ofrecen la interpretación más directa de cómo ve la evolución que ha tenido el contexto macroeconómico entre una reunión y otra. La variación de los denominados puntos de la Reserva Federal (previsiones de fondos de la Reserva Federal a fin de año) también nos da una idea de los cambios direccionales en los sesgos de las políticas. Incluso la ligera modificación de los términos usados en la declaración posterior a la reunión y el cambio de énfasis en las conferencias de prensa posteriores a la reunión ofrecen indicios importantes.

 

Consecuencias en materia de política

Así pues, ¿qué está tratando de decirnos la Reserva Federal en realidad? Pese a aceptar que la actividad económica está mejorando a «un ritmo moderado», la Reserva Federal volvió a advertir que «la subutilización de los recursos laborales sigue siendo considerable». En su conferencia de prensa, posterior a la reunión, la presidenta Janet Yellen reiteró su opinión de que el mercado laboral enfrenta una atonía bastante importante. Esta opinión se vio reforzada a todas luces por el informe de agosto, que reportó un crecimiento inferior al estimado por el consenso de apenas 142,000 puestos de trabajo en la nómina de empleo del sector no agropecuario y una revisión a la baja de las mediciones de los dos meses anteriores. Yellen también destacó que las presiones de precios siguen bien contenidas, como se observa en la reciente serie de datos de inflación inferiores a lo esperado.

Esto sugiere que, si bien las condiciones en el mercado siguen mejorando, la Reserva Federal no tiene prisa por adelantar los aumentos de las tasas de interés. Los miembros de la Reserva Federal redujeron marginalmente sus previsiones de desempleo y aumentaron un poco sus previsiones de inflación. En consecuencia, subieron ligeramente las expectativas medias en cuanto al objetivo de la tasa de los fondos federales. Aun así, Yellen caracterizó los cambios como insignificantes, minimizándolos de forma eficaz. Dado su peso como presidente y habida cuenta de las orientaciones de futuro prácticamente sin cambios en la declaración conjunta, el tono general de la Reserva Federal en su conjunto se mantuvo expansivo.

 

Consecuencias para el mercado

A pesar de los mensajes mayormente optimistas, continúan las dudas sobre la reacción que podrían tener los mercados al aproximarse el ciclo de endurecimiento monetario. Muchos opinan que la inquietud por la reducción de la expansión monetaria que se vio el año pasado podría ser un adelanto de lo que va a pasar. Si bien cabe esperar cierto aumento de la volatilidad del mercado, parece improbable que las tasas de interés vayan a crecer drásticamente y/o que se produzca una corriente masiva de venta sostenida en los mercados de renta variable. Cabe recordar que el repunte de los rendimientos el año pasado obedeció, en parte, a la falta de visibilidad del liderazgo de la Reserva Federal.

La Reserva Federal ha dejado claro que sólo subirá las tasas cuando la economía esté afianzada, los riesgos de deflación se hayan atenuado, y las condiciones de crédito se hayan normalizado. En este tipo de entorno, los mercados de renta variable históricamente han tenido buenos resultados tanto antes como después de las primeras medidas de endurecimiento monetario.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Microsite: UBS

 

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente documento. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS, ha sido preparado exclusivamente con fines informativos y  su contenido no debería interpretarse como una recomendación o asesoría legal, tributaria, contable o de inversión para persona determinada. Ningún acto o decisión de inversión, enajenación u otro acto o decisión financiera, debería basarse exclusivamente en la información contenida en el presente artículo. Por lo anterior, este documento no substituye el análisis de riesgo que cualquier persona debe hacer antes de tomar una decisión de inversión UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

100 obras de infraestructura que ‘revitalizarán’ Norteamérica
Por

Dentro del ránking de la consultora CG/LA Infrastructure, México tiene nueve proyectos.   El verdadero potencial de...