El periodismo crítico eleva la calidad informativa de los medios locales y genera sociedades capaces de tomar mejores decisiones. 

 

“El periodista no está para dar buenas noticias”. La frase me dejó frío y me provocó varias noches de insom­nio. Eran mis primeros meses como reportero. A ese crudo comentario, hecho por un maestro de la narrativa, lo convertí en una máxima en mi actividad profesional. Había algo más detrás de esta reflexión: “El ser humano, por naturaleza, está obligado a hacer bien las cosas. Por tanto, no hay por que aplaudírselas. Pero, cuando las hace mal, es necesario denun­ciarlas y, es ahí, donde entra el periodista”.

PUBLICIDAD

Desde entonces, una de las enseñanzas del maestro Vicente Leñero (que se unen a otras que con el tiempo he recibido de otros grandes como Óscar Hinojosa, Miguel Ángel Granados Chapa, Gabriel García Márquez, Humberto Musacchio) ha rondado por mi cabeza y, aunque con el tiempo he integrado algunos matices a esta postura, sus palabras bien valen la pena ser desempolvadas por la circunstancia que hoy vive la indus­tria de la generación de contenidos en México.

Recientemente, fuimos testigos de una controversia que provocó la salida de la radio de Carmen Aristegui, considerada por Forbes, en su edición de agosto de 2014, como la segun­da mujer más poderosa de México. Al margen de los detalles alrededor de su silencio obligado, se asoma un fenómeno que a nadie conviene: la pérdida de un espacio crítico, que podía gus­tar o no, pero que era una opción para la generación de ideas que nos permitan entender nuestra esquizofrénica coyuntura.

En pocas palabras, con la salida de Carmen Aristegui perde­mos todos: empresarios, periodistas, audiencia y hasta quienes manifiestan sus fobias cuando escuchan su nombre.

Sí, la crítica incomoda, duele, enfurece, pero nos ofrece una perspectiva de la historia que no queremos presumir. Ésta, fi­nalmente, nos permite tomar mejores decisiones. No podemos pretender avanzar hacia una sociedad abierta, madura y moderna, cuando queremos imponer visiones únicas, verdades absolutas y verticales.

Veamos qué ocurre en otros lados: en Estados Unidos, al periodismo de investigación con enfoque crítico se le llama Watchdog Journalism. El término lo dice por sí mismo: es un periodismo guardián, que vigila las acciones de aquellos perso­najes que tienen un impacto social. Shane Eisenman, profesor de la Universidad de Columbia, afirma que el periodismo críti­co es un ejercicio fundamental para las sociedades democrá­ticas. “Sin su papel en la regulación del gobierno, la industria y la sociedad en general, este país caería en la ruina”, sostiene.

El periodismo crítico eleva la calidad informativa de los medios locales y genera sociedades capaces de tomar mejores decisiones, complementa Sheila Coronel, de la Universidad de Harvard. “Si bien el periodismo de investigación crítico es caro, las sociedades están cada vez más dispuestas a pagar por éste, debido a los beneficios que obtiene. Esto ha generado el nacimiento de nuevos medios o startups de noticias”, añade.

En los próximos meses, los mexicanos estaremos ante una nueva opción en la televisión abierta, cuando Olegario Vázquez Aldir suba el switch de una de las nuevas cadenas de televisión en el país. Estas opciones tendrán enfrente a una sociedad que busca estar más y mejor informada, que comenta las noticias a través de internet, que crea una inteligencia colectiva que le permite ser más crítica.

Nadie niega que la televisión aún es el medio que más influ­ye en la manera de pensar de los mexicanos, pero definitiva­mente nos queda a deber en materia de pluralidad y calidad de debate. Frente a eso, uno de los grandes desafíos de Olegario Vázquez Aldir (y de todos los medios) es aportar valor con sus contenidos. Si quiere ser una verdadera opción, tendrá que va­lorar la información en función de su utilidad para la audien­cia. ¿Con buenas noticias? Sin duda, pero también con aquellas historias con ese valor agregado que hoy tanto se necesita.

 

Siguientes artículos

3M recorta pronósticos de ganancias para 2015
Por

El fabricante dijo que el dólar más fuerte impactó negativamente en las ventas y ganancias en el primer trimestre, por l...