Empresas a un radio de 200 kilómetros se verán beneficiadas, así como la ampliación de las instalaciones, gracias a las prórroga otorgada a la entidad.

 

 

Por Reyna Ortega 

PUBLICIDAD

Para beneficio del tráfico del comercio exterior desde y hacia el centro del país, la Terminal Intermodal de Querétaro (TIQ), el centro logístico estratégico del Bajío, podrá seguir operando por 20 años más su recinto fiscalizado con aduana interior, luego de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público le concediera una prórroga.

La ampliación se debió a que la Administración General de Aduanas ha detectado que dicho centro logístico podría reducir los costos del país al fomentar la eficiencia aduanal como una ventaja competitiva en las importaciones y exportaciones, ya que liberará a puertos marítimos y fronteras de trámites aduanales.

Para el comercio, este recinto fiscalizado que fue el primero en su tipo en México, se sitúa en el principal corredor comercial del norte (tanto carretero como ferroviario), que conecta los puertos y fronteras del país con la zona centro y con la Ciudad de México.

Desde 1993, la TIQ destaca por integrar logística, infraestructura, facilidades aduaneras, transporte eficiente y un importante flujo de recursos financieros enfocados a maximizar los servicios a la carga. Esto se refleja en la automatización y control de sus procesos, lo que se traduce en una alta eficiencia operativa.

Como centro logístico incorpora innovaciones de vanguardia para la visibilidad en línea de los contenedores y de la carga general que se mueve desde y hacia esta región.

Toda esta infraestructura fortalece al estado de Querétaro, que con esta terminal ha logrado importante capacidad multimodal y de exportación, según cifras oscilan en los 11,000 millones de dólares, con un ritmo de crecimiento de 17% anual.

Por ello, incrementarán sus instalaciones con 40 hectáreas más, para beneficiar a las industrias ubicadas en un radio de 200 kilómetros y permitir maximizar las actividades de la terminal, que actualmente contabiliza más de 200 mil operaciones al año.

 

Recinto fiscalizado

• Es el lugar que las autoridades autorizan a los particulares para la recepción y el almacenamiento de mercancías en depósito ante la Aduana.

• El recinto fiscalizado puede encontrarse dentro de un recinto fiscal o en zonas aledañas.

• Está autorizado para la introducción, por tiempo limitado, de mercancías extranjeras,  nacionales o nacionalizadas, para ser objeto de manejo, almacenaje, custodia, exhibición, venta, distribución, elaboración, transformación o reparación.

 

Siguientes artículos

Royal Bank of Scotland reporta más ganancias de las esperadas
Por

El favorable resultado se debido a un vuelco en sus pérdidas por préstamos incobrables, que permitió  que el prestamista...