Por Kelly Phillips Erb 

El presidente Trump cumplió su promesa de hacer frente a la reforma tributaria. El miércoles introdujo una revisión extensa del Código Fiscal. A pesar de la ambición y el gran alcance de la propuesta, era corta en detalles, incluyendo el costo del plan. El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha hecho de lado las preocupaciones sobre el costo, asegurando que el crecimiento económico hará que se pague por sí mismo.

Trump ha denominado este plan como “uno de los más grandes recortes de impuestos en la historia de Estados Unidos”. Los detalles del plan no han sido publicados por la Casa Blanca, más que con la propuesta detallada.

Dicho lo anterior, aquí están algunos de los ganadores y perdedores con el nuevo plan fiscal de Trump:

PUBLICIDAD

Ganadores

  • Corporaciones C. La mayoría de la gente ha escuchado de la estructura de doble imposición para las corporaciones. En este contexto, las ‘corporaciones C’ (nombradas así después del apartado del Código Fiscal que las regula) pagan impuestos sobre las utilidades a nivel corporativo, y los individuos pagan cuando el dinero es distribuido como dividendos o salarios. La propuesta de Trump es bajar la tasa del impuesto corporativo a un nivel de entidad del 15%.
  • Entidades intermediarias. No todas las compañías son corporaciones C. Las empresas también pueden tener otras estructuras, como las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRLs) o las Corporaciones S (de nuevo nombradas así tras el apartado del Código Fiscal que las regula), traspasar los ingresos simplificados, y evadir los impuestos a nivel compañía. Estos dueños pagan impuestos en tasas individuales, que pueden ser tan altas como de 39.6%. La propuesta de Trump permitirá a todos ellos pagar 15% en lugar de la tasa individual.
  • Compañías multinacionales. Bajo el sistema actual, las empresas estadounidenses deben pagar impuesto sobre todas las ganancias, sin importar dónde las ganen, aunque claramente, hay mucho movimiento aquí. El nuevo plan fiscal de Trump llama a un cambio, a un sistema territorial para las empresas, lo que significa que las compañías deberán pagar impuestos solamente sobre las ganancias generadas en Estados Unidos.
  • Compañías con dinero almacenado en el extranjero. La Casa Blanca ha propuesto unas “vacaciones de impuestos” para impulsar a las compañías, que almacenan su dinero fuera del país, a repatriar esos fondos a una tasa de interés baja. La Casa Blanca no ha señalado aún como esas tasas bajas funcionarán, pero asegura que serán suficiente para estimular la inversión y la contratación dentro de Estados Unidos. Sin embargo, un estudio del Centro de Presupuesto y Política de Procedimientos, mostró que mientras 315,000 millones en utilidades eran repatriadas durante unas “vacaciones de impuestos” en el 2004, la mayoría de las compañías usaron el dinero para pagar dividendos o comprar inventario. Pfizer, la cual repatrió la mayor cantidad de dinero durante el 2004, despidió a 3,500 empleados justo después de este periodo vacacional y cerró varias fábricas. Otras compañías que tomaron ventaja de este periodo vacacional y subsecuentemente despidieron empleados incluyen a Merck, HP, Ford, y Pepsi. Las preocupaciones porque esta historia de repita también aluden al esfuerzo similar que se hizo en el 2011 y también falló.
  • Compañías de autoservicio y de software de impuestos. Los contribuyentes se quejan generalmente que el Código Fiscal es muy complicado: quieren que sea más simple. La propuesta de Trump casi duplicaría la deducción estándar y eliminaría las deducciones más detalladas. La idea es que menos contribuyentes necesiten detallar el retorno de sus impuestos, haciendo este proceso mucho más fácil, y es probable que recurran a un software para hacerlo. Uno de cada tres contribuyentes deduce impuesto: en 2014, el último año para el que se dispone de datos fiscales completos. De 148.6 millones contribuyentes, 43.9 millones  detallan sus deducciones como reportes descargables en PDF.
  • Abogados fiscales y contadores públicos. Mientras la propuesta de Trump hace que las declaraciones de impuestos sean más sencillas, los cambios en las tasas significan que hay muchas nuevas maneras de sacar ventaja. Una alternativa de nombre al plan de Trump sería “Ley del Pleno Empleo para Planeadores Fiscales.”
  • Contribuyentes de altos ingresos.Una de los impuestos más temidos es el impuesto mínimo alternativo (AMT). El AMT es un impuesto secundario para evitar que los ricos reduzcan artificialmente su cuenta de impuestos a través del uso del impuesto sobre artículos preferenciales. La propuesta de Trump eliminará el AMT, reducirá la tasa más alta sobre el impuesto sobre ganancias individuales a 35% y eliminará el Impuesto sobre la Renta Neta (NIIT), 3.8% extra en ciertos ingresos de inversión para los contribuyentes de altos ingresos.
  • Familias de alto valor neto. El plan de Trump eliminaría el impuesto federal estatal. Actualmente, un individuo puede dejar 5.49 millones de dólares como herencia y no pagar impuestos federales, o de regalo, mientras que una pareja casada será capaz de proteger 10.98 mdd de esos mismos impuestos.

 

Perdedores

  • Contribuyentes del estado tributario alto. El plan fiscal de Trump eliminaría la deducción federal para impuestos estatales y locales. Si vives en un estado de impuestos altos, como Nueva Jersey, podrías perder si el golpe en la deducción estándar no es suficiente para compensar el impacto del impuesto. En 2014, 32.4 millones de contribuyentes demandaron por una deducción tanto para impuestos estatales, como locales.
  • Industria de la vivienda.El plan fiscal de Trump mantiene la deducción del interés hipotecario en su lugar. Pero al duplicar la deducción estándar y eliminando otras deducciones detalladas, las posibilidades de que los contribuyentes no estén incentivados a comprar (o a mejorar considerablemente) una casa, son altas. También no está claro si las deducciones por los impuestos sobre bienes inmuebles se mantendrían (no se señaló como una deducción que se salvaría): en 2014, 37.3 millones de contribuyentes pidieron una deducción para los impuestos inmobiliarios. La Asociación Nacional de Corredores de Bienes Raíces ya ha calificado a esta propuesta como una propuesta “sin arranque”.
  • Caridades y Fundaciones.El plan fiscal de Trump también mantiene la deducción de la beneficencia. No obstante, las mismas inquietudes de la industria inmobiliaria aplican a la caridad: al duplicar la deducción estándar y remover otras deducciones detalladas, habrá otras razones financieras por las cuales la clase media no done a la caridad.
  • Trabajadores que pagan por sus propios gastos.El plan propone acabar con casi todas las deducciones detalladas excepto, como se dijo anteriormente, los de interés hipotecario y donaciones de caridad. Eso debería significar que los gastos no reembolsados de los empleados, incluyendo las cuotas sindicales, el kilometraje y la deducción del trabajo en casa, estarán en riesgo de ser eliminados.
  • Preparadores voluntarios de impuestos.Los planeadores tienen probabilidad de sobrevivir, pero los preparadores profesionales de impuestos podrían recibir un golpe bajo con la nueva propuesta fiscal de Trump: no sólo significa que las personas hagan sus impuestos por sí solas, sino que también se eliminaría la deducción por honorarios de preparación de impuestos. En 2014, 20.8 millones de contribuyentes tomaron ventaja de esta deducción. Trump aseguró fuertemente durante su campaña “Quiero sacar a H&R Block del mercado, quiero cerrar su negocio.”
  • Asalariados. La editora de Forbes, Janet Novack, bromea con que todos serán autoempleados ahora, pero tiene un punto. Eliminar los gastos del trabajo no reembolsado al mismo tiempo que hay una oferta de tasas impositivas más bajas para los propietarios de entidades intermediarias y los autoempleados, crea un incentivo enrome para reconfigurar tus ingresos. También promueve una desincentivación.
  • Autoempleado. Si eres autoempleado y pagas por tu propio seguro de gastos médicos, tu deducción de ese seguro debe estar garantizada. Lo mismo ocurre con aquellas personas que tienen su seguro de salud pagado por su empleador. Sin embargo, si tú pagas por tus propios gastos y reclamas esos costos en tu calendario regular, al parecer bajo el nuevo plan de Trump, perderás esa deducción (Mnuchin dijo que Trump espera “eliminar todas las deducciones de impuestos que no sean intereses hipotecarios y deducciones de caridad”).
  • Contribuyentes enfermos. Actualmente, puedes reclamar los gastos médicos que pagues con dinero de tu propio bolsillo. De nuevo, si las declaraciones de Mnuchin son ciertas acerca de la eliminación de deducciones que no sean de interés hipotecario o de  caridad, la deducción de impuestos del cuidado de la salud estará en riesgo. Aquellos que toman ventaja de la deducción tradicionalmente tienen un alto nivel de gastos médicos comparados con sus ingresos: sólo puedes deducir esos gastos si exceden del 10% de tu ingreso bruto ajustado (AGI), lo representa un nivel bastante alto. En 2014, solo 8.6 millones de contribuyentes reclamaron la deducción de gastos médicos.
  • La deuda nacional. El plan de Trump aún no tiene un costo definido. El Comité para un Presupuesto Federal Responsable reporta que la estimación base es de 5.5 billones de dólares en pérdida de ingresos en una década”. El CRFB advierte que la falta de compensaciones podría resultar en un aumento considerable a la deuda federal: si se necesitara más dinero, el Senado tendrá que hallar más que una simple mayoría para impulsar la legislación. Actualmente, la deuda nacional estadounidense es la más alta desde la Segunda Guerra Mundial.
  • Portavoz de la casa Paul Ryan (R-WI). vEl miércoles, el vocero Ryan calificó la propuesta fiscal de Trump como “un paso crítico hace adelante en este esfuerzo”. Sin embargo, algunos dicen que Ryan no está contento con el plan porque no hay compensaciones para pagar por recortes. Específicamente, el plan de Trump no incluye muchos de los temas en los que Ryan ha estado trabajando, incluyendo el impuesto fronterizo.

Sin definir

  • Padres. La Casa Blanca señaló que “las familias de este país también se beneficiarán de una reducción de impuestos para ayudarles con los gastos por cuidado de niños y dependientes”, pero no ofreció detalles adicionales. Se ha sugerido que una deducción al ingreso, propuesta el año pasado por Ivanka Trump, podría ponerse en marcha, aunque el Centro de Políticas Tributarias ha informado que “los empleados dijeron que la deducción sería diferente a lo propuesto por Trump durante su campaña”.
  • Estudiantes. El director del Consejo Económico Nacional, Gary Cohn, dijo que “se protegerá la propiedad privada, las donaciones caritativas y los ahorros para la jubilación. Pero otros beneficios fiscales serán eliminados “. Eso implicaría que incluso las deducciones al ingreso, como los intereses de los préstamos estudiantiles, están en riesgo. Sin embargo, no está claro si la deducción sobrevivirá a los recortes. La deducción de matrícula y honorarios expiró a finales de 2016 y probablemente no será revivida.
  • Divorciados. Actualmente, los contribuyentes que pagan pensión alimentaria se benefician de una deducción al ingreso. No está claro cuál de las deducciones al ingreso se mantendría.
  • Profesores.  Los educadores que pagan de su bolsillo los gastos pueden deducirlos como una deducción al ingreso. No está claro cuál de las deducciones al ingreso se mantendría, si es que hay alguna, y la deducción por los gastos de educadores ha estado antes en la misma situación.

¿Aún confundido? La reforma tributaria no será fácil. En las palabras del director de cine, Martin Scorsese, “Lo fácil no existe. Lo fácil es complicado.”

 

Siguientes artículos

Coca-Cola
Arca Continental invertirá 10,000 mdp en 2017
Por

La refresquera destinará 40% de la inversión para sus operaciones en México.