Con la retransmisión de los canales de TV abierta, las televisoras pierden ingresos, mientras que las pequeñas empresas ven mayores beneficios. IFT, el más afectado por no contar con marco jurídico.

 

 Por Roberto Arteaga y Francisco Muciño 

 

PUBLICIDAD

La pelea entre las empresas  Televisa y TV Azteca contra Dish por la retransmisión obligatoria de sus canales, sobre la que ya se pronunció el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), deja ganadores y perdedores, y un afectado.

La disposición de Must Carry-Must offer, contemplada en la reforma de telecomunicaciones y que obliga a las compañías de televisión abierta a dar su señal gratuitamente a concesionarios de televisión restringida, merma los ingresos de las televisoras en venta de canales.

El presunto ganador sería la operadora de televisión satelital Dish, que desde septiembre del año pasado transmite las señales de los canales 2, 5, 7 y 13 de tele abierta, interpretando que la reforma en telecomunicaciones aprobada y el órgano creado a partir de ésta, el IFT, lo permite.

Otros beneficiados, y de los que menos se habla, serían las compañías pequeñas de TV de paga, que al dejar de pagar por retransmitir los canales de TV abierta, pueden avanzar en inversiones.

Pero el más afectado de este conflicto puede ser el mismo órgano regulador. Pese a que el año pasado se aprobó la reforma en telecomunicaciones, hasta marzo se discutirían las leyes secundarias. Sin un marco jurídico, las decisiones del regulador están en peligro, ya que son hasta cierto punto cuestionables y pueden ser llevadas a juicio.

Foto: IFT

 

Pierden las televisoras

Ayer 25 de febrero, el IFT publicó los lineamientos sobre el ‘must carry y must offer’, en los que el  Pleno estableció que los concesionarios de televisión restringida tienen la obligación de realizar la retransmisión de las señales de televisión radiodifundida en la misma zona de cobertura geográfica, “sin necesidad de contar con manifestación de voluntad alguna por parte del concesionario de televisión radiodifundida”.

Anteriormente, un juez local civil envió un oficio al IFT que éste carecía de facultades para ordenar la retransmisión gratuita de los canales. Pero el órgano regulador pidió al Ejecutivo Federal promover una controversia constitucional, la cual fue admitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La decisión del IFT mermaría los ingresos de las televisoras por concepto de venta de canales. En su informe anual, Televisa dijo en su informe anual que por este concepto ingresaron 3,263 millones de pesos (mdp), 2.3% más que en 2012. Pero si se toma en cuenta solamente el cuarto trimestre, las ventas bajaron 22% hasta 638 mdp.

“Que Televisa y TV Azteca se sientan obligadas al ceder los contenidos a una empresa competidora, como lo es Dish, no sólo es por la afectación económica que reflejan, sino también un asunto de negocios en largo plazo, ya que miran el crecimiento de los servicios de TV de paga, pues se ha convertido en una de las divisiones más rentables para la televisora de Azcárraga”, comenta Gabriel Sosa Plata, analista en telecomunicaciones.

Las ventas netas de Televisa por Sky subieron 11.3% hasta 16,000 mdp en 2013, mientras que por cable y telecomunicaciones subieron 10% hasta 17,138 mdp en el mismo año.

 

Gana MVS, las pequeñas, ¿y el consumidor?

El ganador más visible de esta decisión sería Dish, que opera MVS, propiedad de la familia Vargas. “Para Televisa y Grupo Salinas implica la reforma ceder, y evidentemente para Dish implica una posibilidad de ganancia para seguir creciendo en un futuro próximo, después de que la empresa operada por MVS tenía, incluso, su futuro en juego sin la oportunidad de transmitir los canales abiertos”, considera Sosa Plata.

Pero el especialista resalta que éste no sería el único beneficiado, pues empresas medianas y pequeñas concesionarias de televisión de paga podrían incrementar su inversión, redundando en el beneficio de los consumidores.

“Hay cientos de pequeñas y medianas empresas de televisión por cable en el país, y si se les permite retransmitir sin pagar 3 dólares por cada usuario que tengan a las empresas concesionadas por su contenido,  puede permitir que dirijan sus inversiones a infraestructura. Serían servicios mucho más productivos y que podrían incentivar la generación de empleos”, agrega el académico.

Diversos medios de comunicación publicaron la semana pasada documentos en los que presuntamente Telmex, de Carlos Slim, y Dish tienen un acuerdo en la que la telefónica podría comprar la segunda. Si el IFT declara a Telmex preponderante, es decir, dominante en su sector, la empresa no podría dar servicios de televisión restringida.

 

Regulador, el más afectado 

Pese a la decisión del IFT, puede seguir siendo motivo de impugnaciones y de jucios. Esto a causa de que no existe aún el marco jurídico que dote de dientes al regulador, pues no se han aprobado las leyes secundarias de la reforma en Telecomunicaciones.

“El Poder Legislativo y el Ejecutivo no han cumplido con la promulgación de las leyes secundarias, y ponen en peligro el desarrollo legal del IFT en la guerra de las telecomunicaciones y las televisoras.  Televisa y TV Azteca seguirán en la defensa de sus derechos patrimoniales. Para mí, esto huele a corte”, considera Sosa Plata.

 

 

Siguientes artículos

¿Qué Afores se recuperaron mejor de las minusvalías?
Por

2013 será recordado como el año en que las Afores sufrieron un amargo episodio en términos de minusvalías, la mayoría de...