Por Rich Karlgaard

La regla de 72 es una forma práctica de calcular los años que tomará duplicar una inversión. Divide la tasa de interés compuesto entre 72. Si ganas 8% podrás duplicar tu dinero cada nueve años, aproximadamente.

En 1944, hace 72 años, el producto interno bruto de Estados Unidos era de 225,000 millones de dólares (en dólares actuales). Hoy es de aproximadamente 18 billones de dólares. Esto representa una tasa de crecimiento anual compuesta de 2.9%. Si la economía de Estados Unidos hubiera crecido sólo un punto porcentual más al año, la regla del 72 dice que su tamaño sería del doble de lo que es hoy. (En realidad, un poco más, al hacer los cálculos: 37.1 billones de dólares.)

La pregunta es: ¿Cuántos billionaires (con fortunas de 1,000 mdd o más) habría en una economía el doble de grande? ¿Cuánto más capital de inversión? ¿Cuán grande sería la oportunidad para los emprendedores? Con una economía de 37 billones, distribuible entre más de 320 millones de personas, no habría ninguna deuda federal o de crisis de seguridad social a la vuelta de la esquina, las pensiones estatales y locales estarían completamente fondeadas y la infraestructura del país sería espectacular.

PUBLICIDAD

Todo eso habría sido posible si la clase política hubiera prestado un poco más de atención al crecimiento durante estos 72 años. Es una pena que no lo hayan hecho.

 

La era del multimillonario común

Pero me estoy desviando. Pasemos a la economía mundial. Hoy en día su tamaño es de aproximadamente 80 billones de dólares. El año pasado fue un año difícil para el crecimiento, pero aún así el PIB mundial creció 3.4%. Esa tasa de crecimiento predice una economía mundial de 258 billones de dólares en 2050. Piensa en eso: una economía más de tres veces más grande que la de hoy. Supongamos que la tasa de crecimiento es menor, por ejemplo 3%. Eso sigue implicando 145 billones de dólares en producción anual adicional, lo que creará miles de nuevos multimillonarios. El número de Forbes dedicado a los multimillonarios en 2050 será tan grueso como la guía telefónica de una gran ciudad.

¿En dónde deben buscar su fortuna los multimillonarios del mañana? Sigue de cerca dos grandes tendencias.

Poblacion mundial. Se hace cada vez más grande, más rica, más urbana y más. La población mundial actual es de 7,300 millones. La ONU prevé que llegaremos a 9,700 millones en el año 2050. Pero presta especial atención a las subtendencias dentro de las grandes. Toma el crecimiento de la clase media global. Hoy esa población ronda los 2,000 millones. Para el 2050 este número podría, más o menos, ser del doble. Cuando la gente se mueva desde la pobreza a la clase media, querrá comprar cosas. ¿Que buscarán? Saneamiento. Aire acondicionado. Viviendas modernas. Dietas con más proteínas. La posibilidad de viajar. Miles de millones de dólares se vertirán en esas necesidades.

La población urbana crecerá de 4,000 a 6,300 millones para el 2050. Billones de dólares se harán en los sectores de vivienda y transporte.

La población de más edad en el mundo (personas mayores de 65 años) crecerá de los 600 millones de hoy a más de 1,500 millones, más o menos, en el 2050. Billones de dólares se generarán en una gama de nuevos medicamentos, procedimientos médicos y servicios de salud destinados a satisfacer las necesidades de las personas mayores.

Aceleración tecnológica. En los círculos tecnológicos hay un sólido debate acerca de si la Ley de Moore, que calcula la tasa de evolución del microchip, se está desacelerando. En un sentido estricto lo hace. La distancia entre los circuitos en un chip ya se ha reducido a la anchura de varios átomos. Acercar los circuitos aún más podría provocar que los electrones comiencen a saltar de circuitos y se comportaran de forma impredecible. Pero, ¿se detendrá el progreso exponencial de la tecnología?

El futurista Ray Kurzweil cree que no. Señala que la tasa de progreso de la Ley de Moore (donde las capacidades de la tecnología digital, se duplican cada 18 a 24 meses) era anterior a la era del silicio, que se inició en 1958 con el circuito integrado de Fairchild Semiconductor. Kurzweil afirma la era exponencial se inició en la década de 1890. Se dice que continuará después de que los semiconductores de silicio hayan seguido su curso (a principios de los años 2020), gracias al cómputo cuántico y otros conceptos ya probados.

Kurzweil podría estar equivocado, pero ésa no es una apuesta que me gustaría hacer. Nunca ha sido inteligente apostar en contra del ritmo de cambio tecnológico, sería como apostar contra la ingenuidad humana. Los multimillonarios del futuro serán aquellos que usen el ingenio y la rápida evolución de la tecnología para transformar las industrias de la agricultura tradicional, la energía, la fabricación, el transporte, la construcción, las finanzas y el cuidado de la salud para servir a la creciente población de la Tierra.

Piensa en soluciones más grandes, más ricas, más urbanas y más maduras, luego aplica la tecnología adecuada y, quizá, en el futuro ocupes un espacio en la lista Forbes.

 

Siguientes artículos

alibaba
Alibaba firma acuerdo por un préstamo de 3,000 mdd
Por

Alibaba ha estado expandiéndose en áreas más allá de su negocio central de comercio electrónico, como videos online, a m...