Con la formalización de sus planes de salida a la bolsa no sólo tenemos una mayor claridad de las intenciones de la empresa, también sabemos quiénes ganarán o perderán con la salida.

 

 

Por Ryan Mac

PUBLICIDAD

 

Tras comenzar el proceso legal para salir a la bolsa, Twitter dio a conocer al mundo su presentación oficial. Además de disipar las incertidumbres sobre todo de los ingresos anuales de símbolo de la compañía (TWTR), el documento echa luz sobre otro tema importante: ¿De quién es Twitter?

Las primeras especulaciones no aclaraban el tema de la estructura de propiedad de Twitter, la cual incluye a los cuatro cofundadores y a inversionistas que se fueron sumando con el paso del tiempo y hacen que sea difícil precisar quién tiene más que ganar o perder en una oferta pública inicial. La revelación del jueves pasado hace que sea aún más clara.

Entre los mayores tenedores de acciones de Twitter están dos multimillonarios, uno recién hecho después de que su participación en la compañía fue revelada en el documento presentado ante la SEC. EL cofundador y actual miembro de la junta, Evan Williams, se une al club de la fortuna de 10 dígitos con una fortuna de alrededor de 1,400 mdd, cuya mayor parte se deriva de su participación de 12 % en red social de microblogging. A través de diversos fideicomisos Williams posee casi 57 millones de las 472 millones de acciones ordinarias en circulación, convirtiéndose en el mayor accionista individual de la compañía. Con un precio de 19.80 por acción, el precio aproximado de las acciones de Twitter en el mercado secundario a finales de junio, la participación de Williams tiene actualmente un valor de más de 1,100 millones de dólares.

Williams, de 41 años, mantiene la mayor participación de los cuatro cofundadores de la compañía. Había invertido y trabajado en la empresa de podcasting Odeo, de la cual surgió Twitter en 2006 . Cuando Twitter se separó para ser un servicio independiente, Williams no sólo ayudó a financiar la empresa, sino que también recompró activos de Odeo a inversores de riesgo tempranos. Según un artículo de Reuters publicado el jueves, vendió previamente una participación de 10% en Twitter en 2010 al poco conocido inversionista de medios Suhail Rizvi por 340 mdd.

La empresa de capital privado de Rizvi con sede en Nueva York, Rizvi Traverse, también fue incluida en el documento como accionista del 5%, aunque su participación exacta todavía no ha sido revelada.

El actual presidente de Twitter, Jack Dorsey, tiene una participación de 4.7%, sin incluir opciones, de acuerdo con el S-1 (el documento con el cual comienza el trámite de solicitud de OPI). Primer consejero delegado de la compañía, y el creador de la idea básica de Twitter, Dorsey es dueño de aproximadamente 22.2 millones de acciones que tienen un valor total de más de 439.0 mdd. Curiosamente, aunque mantiene el control financiero de sus títulos, el hombre conocido simplemente como @Jack en Twitter había cedido el control de voto de sus acciones a Williams en los años privados de la compañía. Un acuerdo de votación que se revela en la presentación de la SEC señaló que Williams podría mantener el control de voto sobre las acciones de Dorsey hasta la finalización de la oferta pública inicial.

Dorsey, también cofundador y consejero delegado de la empresa de pagos móviles Square, ya era un multimillonario gracias al éxito de su segunda empresa. Su fortuna total se calcula actualmente en unos 1,500 mdd, frente a los 1,300 mdd de septiembre, cuando publicamos las lista Forbes 400.

Dick Costolo, CEO de Twitter, sólo controla aproximadamente 566,000 acciones, pero posee opciones que le permitirían alcanzar más de 6.7 millones de acciones de la compañía en los próximos meses. Como jefe de la compañía desde finales de 2010, poseería alrededor del 1.6% de la compañía si ejerciera todas las opciones disponibles en el momento de la salida a bolsa, la cual se espera que suceda en noviembre. Entre otros ejecutivos de la empresa, Adam Bain, presidente de ingresos mundiales, tiene opciones que le permitieran recibir más de 1.7 millones de acciones antes de la oferta pública.

Curiosamente, mientras que varios fondos de capital riesgo y de fondos de capital privado figuran como accionistas del 5%, el S-1 no revela participaciones exactas. Entre los mencionados en ese grupo están Spark Capital, Union Square Ventures, Rizvi Traverse y DST Capital, del multimillonario Yuri Milner. Peter Fenton, de Benchmark Capital, que tiene un asiento en el consejo, mantiene el control de voto de casi 31.6 millones de acciones de su firma de California con sede en Menlo Park.

Las personas que se beneficiarán de la salida a bolsa, pero no aparecen en el S-1, como el inversionista de riesgo Chris Sacca, que conectó a Twitter con Rizvi Traverse y también invirtió durante los inicios de la empresa. El multimillonario príncipe saudí Alwaleed Bin Talal Alsaud dijo a Reuters en septiembre que había invertido 300 millones de dólares a finales de 2011 y que no planea vender acciones en la oferta pública. Un tuitero poco constante que no sigue a nadie, Alwaleed comenzó su uso del servicio en marzo por afirmar en 137 caracteres: “El Gabinete de Su Alteza Real el Príncipe Alwaleed Bin Talal anuncia la apertura de la cuenta oficial de Su Alteza Real, donde Su Alteza Real estará twitteando pronto.”

Otras figuras reconocidas con intereses en la compañía incluyen al inversionista Marc Andreessen, que era un inversionista ángel, así como su compañero cofundador de Netscape y el multimillonario Jim Clark, quien dijo a Forbes en septiembre que sus acciones en la compañía alcanzaron un valor de 150 mdd.

Entre los que no están incluidos en el S-1 se encuentran los cofundadores Biz Stone y Noah Glass. Stone abandonó Twitter en 2011 para trabajar con Williams en nueva incubación de proyectos, la Obvious Coporation. Él asistió a un anuncio para los empleados de la compañía, junto con Dorsey y Williams antes de que la presentación de la IPO fuera lanzada al público. Glass no asistió. Anteriormente cocreador de Odeo, Glass es el cuarto cofundador a menudo olvidado que fue expulsado de la empresa en 2006. Es probable que se pierda las ganancias IPO de una compañía que él ayudó a crear. Su melancólica bio en Twitter lo dice todo: “Yo empecé esto”.

 

Siguientes artículos

Supermercado vs tienditas, ¿cómo compran los mexicanos?
Por

Las empresas intentan encontrar nuevas maneras de alcanzar a los consumidores y entender mejor sus hábitos de compra, ap...