BigCommerce es una plataforma de venta en línea pensada para facilitar la vida tanto a compradores como a vendedores. A sólo tres años de su lanzamiento tiene más de 36,000 clientes y ha ayudado a generar más de 2,000 mdd en ventas.

 

Por Karsten Strauss

 

A medida que las ventas al menudeo en locales físicos ceden terreno al comercio electrónico (o e-tail), las empresas de toda clase de productos están construyendo sus propias tiendas en línea. En vez de reinventar la rueda o sufrir el viacrucis que representa configurar sus propios ecosistemas en línea (o pagar a alguien para construir uno desde cero), las empresas están comprando plataformas de ventas prefabricadas.

Ésta es la tendencia que ha llevado a la prosperidad a la plataforma de comercio electrónico Bigcommerce, con sede en Sydney, Australia. Sus cofundadores y coCEOs, Mitch Harper y Eddie Machaalani crearon no sólo una plataforma de comercio electrónico basada en plantillas para que los usuarios puedan personalizar y hacer su propia tienda con relativa facilidad, ofrecen servicios de marketing para sus clientes, así como consejos sobre cómo las empresas pueden ser mejor reconocidas por todos los buscadores importantes como Google, Yahoo y Bing, entre otros.

Los precios van desde los 25 dólares mensuales por una membresía básica, hasta cerca de 300 dólares para los miembros Diamond, que cuentan con productos, ancho de banda y almacenamiento en línea ilimitados, una herramienta que conserva objetos abandonados en la canasta de compra y 100 dóalres en Google AdWords. Bigcommerce no cobra comisiones por transacción.

“Queremos que las personas puedan competir con jugadores más grandes”, afirma Machaalani.

Publicidad

Hasta ahora la compañía ha acumulado una cartera de clientes de más de 36,000 empresas en 65 países. Se trata de clientes que pagan mes con mes para poder utilizar la plataforma en sus propias tiendas en línea. Más del 65% de los usuarios se encuentra en América del Norte, y el resto se divide por igual entre el Reino Unido, Europa y Asia-Pacífico.

Y la curva de crecimiento muestra un ascenso vertiginoso. “Crecemos alrededor de 100% año tras año”, afirma Machaalani, refiriéndose al número de clientes. Asumiendo una postura un tanto cauta —quizá insegura—, el dúo no habla de sus ingresos. Sin embargo, sí responden rápidamente que las tiendas en línea de sus clientes han generado un total de 2,000 millones de dólares (mdd) desde 2009 y que Bigcommerce ha viso un aumento de 70% en el número de nuevas tiendas de comercio electrónico entre finales de 2012 y el primer trimestre de 2013. “Vamos muy rápido, por lo que esperamos llegar a 3,000 mdd a principios del próximo año”, dice Machaalani.

 

El arranque

Cuando se conocieron en una sala de chat en línea para programadores, en 2001, Harper y Machaalani estaban trabajando en sus propios proyectos relacionados con administradores de contenidos. La comunidad de startups en Sydney no era lo que es hoy, y sólo un puñado de empresas de alta tecnología estaba trabajando para despegar.

“Mitch tenía experiencia la experiencia que le dejó participar en la construcción de la plataforma de comercio electrónico más grandes de Sydney y yo tenía experiencia en el diseño web”, dijo Machaalani. “Unimos fuerzas y hemos construido un canal de diseño web con una gran cantidad de diseñadores web y desarrolladores web.” El capital de riesgo también era difícil de encontrar y el dúo fundó su compañía —entonces llamada Interspire— financiándose con su tarjeta de crédito.

En 2007 pusieron en marcha Interspire Shopping Cart, una herramienta de comercio electrónico que los usuarios pueden descargar en su proveedor de alojamiento web. Era un producto atractivo, pero el método de entrega no era fácil de usar.

 

Cambiando de velocidad

Con aspiraciones multimillonarias, el dúo decidió que para ser realmente un poderoso facilitador de comercio electrónico tenía que hacer las cosas más fáciles para los muchos empresarios que buscan lanzar sus propias tiendas web. En un movimiento radical, Interspire desechó su producto descargable y se enfocó en el software-as-a-service (SaaS). El resultado fue una versión SaaS de Interspire actualizable, fácil de instalar y personalizabe, rebautizada como Bigcommerce, y puesta en marcha en 2009.

“En aquel entonces las herramientas eran completamente diferentes”, dijo Harper. “Lo que tenemos disponible hoy en día, como los servicios web de Amazon o EC2, no existían, por lo que nos tomó cerca de ocho meses alistar la primera versión de big commerce y luego otros seis meses para construir las plataformas de facturación y cuentas.”

Dentro de los primeros tres años desde su lazamiento, los clientes de BigCommerce habían entregado 1,000 mdd en mercancía. Un año después, esa cifra superó los 2,000 millones. El cambio en la estrategia y el crecimiento posterior atrajo capital riesgo —35 mdd— en una serie A en 2011 liderada por General Catalyst Partners y una serie B en 2012, encabezada de nuevo por General Catalyst Partners con la participación de FLOODGATE.

 

Más allá de la compra y venta

Por encima de su interfaz de uso fácil, los servicios de marketing conjuntos son una de las características distintivas de Bigcommerce. Harper y Machaalani habían estado pensando en ello desde que sus días en Interspire. “Una de las cosas que notamos rápidamente gracias a encuestas y hablando con nuestros clientes fue que batallaban con conducir demanda a sus tiendas en línea”, dijo Machaalani.

Las opciones de comercialización para los usuarios incluyen conexión con plataformas de marketing por correo electrónico, integración a eBay, conexión a Facebook. “Nuestro enfoque era: las pequeñas empresas no tienen tiempo o presupuesto para contratar a una agencia de marketing, por lo que queremos ser capaces de construir para ellos esas herramientas en la plataforma de Bigcommerce.”

“Es bastante fácil de poner una tienda en línea “, explica Harper. “Hay un montón de plataformas que estoy seguro que conoces que te permiten configurar tu tienda en línea, pero una vez que tienes la tuya, y creo que eso hace la diferencia para nosotros, es que lo vemos como una escala satisfactoria, no como haber cruzado la meta… Ahora tienes que empezar a generar tráfico.”

Para ello, Bigcommerce ofrece un servicio para enseñar a los usuarios cómo utilizar las herramientas de marketing de la plataforma para hacer crecer su negocio, cómo administrar el inventario, cómo hacer un seguimiento con los clientes, etc. No se trata de la plataforma promedio para tiendas en línea, ¿o sí?

 

Siguientes artículos

Microsoft negó acceso directo al gobierno de EU
Por

La  firma tecnológica declaró que hubo “significativas inexactitudes” en los reportes de prensa y reafirmó q...