Encontrar un propósito de vida, el autoconocimiento, reconocer las emociones de los seres humanos y otras habilidades atribuidas hasta hace poco, únicamente, a los seres humanos ya están en el campo de posibilidades de dispositivos y programas tecnológicos.

Las emociones humanas se pueden determinar a través de datos, comentó Nichol Bradford CEO y fundadora de Willow Group durante su participación en Game Changers “Una Cita con el Futuro”, organizada por Forbes México y The Edge Group.

En ese sentido es posible dejar a tras el paradigma de que sólo un ser humano puede ayudar a otro y a través de una interacción presencial, sobre todo ahora que se han desarrollado tecnologías enfocadas en identificar las emociones.

Esto a través de diversas tecnologías exponenciales, es decir comandadas por seres humanos pero apoyadas por inteligencia artificial.

PUBLICIDAD

Problemas como el estrés laboral y la depresión, prevista como la enfermedad más común entre los seres humanos para 2020, están sobrepasando la capacidad de los profesionales enfocados en atenderlas e incluso su tratamiento se lleva a cabo superficialmente.

En ese sentido la inteligencia artificial, a través del procesamiento de datos, combinada con los conocimientos humanos acerca de las emociones, puede apoyar a reducir la brecha de profesionales para atender estos padecimientos además de hacerlo desde una perspectiva profunda.

Países como China, con una población tan numerosa, tienen apenas 30 mil profesionales certificados para atender enfermedades mentales, apuntó la especialista en transformación, tecnología exponencial y cultura.

Joyable, una aplicación que apoya a la atención de personas con ansiedad es un ejemplo de estas tecnologías, toda vez que un profesional es la base de la inteligencia artificial que puede atender hasta 200 personas al mismo tiempo.

“La mente humana es la próxima frontera tecnológica”, apuntó la especialista.

 

Siguientes artículos

Rafa Nadal regresa a Acapulco para el Abierto Mexicano de Tenis en 2019
Por

El torneo a disputarse del 25 de febrero al 2 de marzo contará con la presencia de Rafael Nadal y David Ferrer.