Forbes

Los casi 17 millones de viajeros que recibe cada año hacen de Quintana Roo un punto estratégico para el país, motivo por el cual estará en el radar de Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de México, quien anunció el traslado de la Secretaría de Turismo federal a este estado, además de la construcción del Tren Maya, que unirá Quintana Roo con Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán.

A la par del desarrollo de estos dos grandes proyectos, la entidad tendrá que seguir lidiando con problemas como la falta de vivienda digna y servicios para los nuevos habitantes que llegan cotidianamente para instalarse aquí, el consumo de drogas y la delincuencia organizada.

“Vimos que muchos de los mercados, principalmente los estadounidenses, no habían sido atendidos con la importancia debida, porque significan gran parte de los turistas que llegan aquí”, reconoce Carlos Joaquín González, gobernador del estado.

Para contrarrestar el problema, el gobierno tomó acciones como la creación del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, que agrupa todos los destinos del estado y permite una mayor cercanía con el mercado de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“Calculo que estaremos manteniendo los niveles de ocupación promedio anual de 82 u 83%”, dice el ejecutivo local.

La entrevista con el mandatario se llevó a cabo el 25 de julio, pero, en los días siguientes, se movieron las olas: A mediados de agosto, López Obrador dio a conocer que el Tren Maya, que en un inicio iría de Cancún, en Quintana Roo, a Calakmul, en Campeche, también pasará por Chiapas, Yucatán y Tabasco.

En materia de seguridad, dos días después se registró un tiroteo en Puerto Juárez, que dejó un saldo de cinco muertos. Y, por si fuera poco, Estados Unidos reiteró su alerta de viaje a Cancún, tras la ejecución de ocho personas el 21 de agosto.

En 2017, hubo una baja de 300,000 turistas de Estados Unidos debido a la inseguridad y a la imagen negativa. ¿qué se hace para revertir esto?

Tuvimos una baja en el mercado norteamericano y no podría decir que es exclusivamente por uno, dos o tres acontecimientos. Se debió a un poco de olvido en la manera en que se hizo la promoción dirigida hacia estos destinos. La inversión hecha en la promoción de éstos fue mínima. Pero hoy hemos crecido en eso; hoy hemos ido a esos mercados [Estados Unidos y Canadá], tenemos cercanía con ellos y eso seguramente nos permitirá recobrar su confianza. De hecho, ha empezado a ocurrir ese proceso.

Luego, ha habido una campaña muy fuerte de desprestigio contra nuestro país en muchos de los lugares de Estados Unidos, derivados de muchas cosas: del tema de seguridad, por supuesto, [pero también] por temas como el del alcohol adulterado, la desconfianza de los estadounidenses para venir a México, derivado de la mala reputación fomentada por el gobierno estadounidense.

Hoy, lo que hemos hecho es acercarnos, ir de nuevo a estos espacios, abrir [dar a conocer] lo que se está haciendo en el estado en materia de infraestructura turística, de crecimiento y desarrollo de nuestra población, de seguridad y de desarrollo social, porque creo que era muy importante hacerlo, mostrar qué hay, más allá de estos temas que lastiman mucho a nuestro país.

Te puede interesar: Cancún y Riviera Maya entran al top 10 de los mejores destinos del mundo

El gobierno del estado calcula que los niveles de ocupación en Quintana Roo tendrán un promedio anual de entre 82 y 83%. Foto: Manuel Velasquez/Anadolu Agency/Getty Images.

¿Cuánto se invierte para promocionar o limpiar la imagen del estado?

En los últimos dos años, [luego] de [hacer] una inversión muy pequeña, hoy dirigimos al mercado estadounidense alrededor de 150 millones de pesos [mdp] en promoción, adicionalmente a los esfuerzos particulares que hacen empresas, hoteles, y el Consejo de Promoción Turística de México.

¿Cómo combaten las alertas de viaje de Estados Unidos?

Pues, mostrando las bondades que tiene el destino, las estrategias y los trabajos que estamos llevando a cabo en materia de seguridad, de desarrollo social, mostrando la infraestructura que tenemos y, sobre todo, la experiencia que tienen quienes atienden a los turistas. Les hacemos saber que aquí estarán bien cuidados, que no tendrán ningún tipo de peligro, que seguramente se divertirán mucho y podrán regresar con bien a casa.

¿Cuál es la estrategia en materia de seguridad, sobre todo tras la balacera de enero de 2017, en Playa del Carmen?

Eso dejó muy marcada parte de la percepción de seguridad del estado. Es un tema que ocurrió hace ya casi dos años, y ha costado mucho revertirlo.

El fortalecimiento de nuestras policías ha sido fundamental. Decía yo, hace unos días, en una presentación de un modelo de prevención, que “hemos tenido las turbinas del avión en vuelo”, y ese fortalecimiento de nuestras policías, el cambio de actitud de nuestra fiscalía, la mejora de las policías municipales, la presencia de la policía estatal, la coordinación con las fuerzas armadas, la coordinación con la policía federal, el buen accionar en conjunto con la Procuraduría General de la República y, sobre todo, el trabajo coordinado entre todos [es lo que] ha permitido ir mejorando.

Todavía no hemos podido bajar algunos índices que son importantes en materia de homicidios entre grupos de la delincuencia. Estamos trabajando muy fuerte, pero todavía tenemos esta mancha, que ha disminuido (ha cambiado la forma en que ocurre), pero que ahí está presente.

¿Cómo están los números de delincuencia en las zonas turísticas?

Bien. Las zonas turísticas del estado no han tenido afectación; no hay índices de delincuencia, digamos, representativos; los turistas han sido bien cuidados. Los números que se dan, tal vez se deben a algún robo o acto en el que uno de los turistas cae al estar en sus actividades diarias; pero se ha resuelto bien. No ha tenido mayor dificultad. Así que podemos hablar de saldo blanco en materia de turismo.

López Obrador anunció el Tren Maya. ¿qué opina de este proyecto?

Es un buen proyecto. Nosotros llevamos año y medio trabajando en el proyecto de un tren entre Cancún y Tulum. Este tren, una vez revisado y con un proyecto en marcha, buscaba hacerse en dos partes (con los esquemas financieros que la federación y el estado tienen): primero, en un tramo Cancún-Xcaret, Punta Venado; y, posteriormente, prolongarlo hasta Tulum.

Financieramente es viable, con montos ya establecidos. Es un tren que avanza a unos 120 kilómetros por hora, con aproximadamente tres paradas en este primer tramo. Hemos recibido la visita de muchos proveedores de gran prestigio internacional, de Norteamérica, Europa, Asia, con interés en llevarlo a cabo, porque los recursos públicos no son suficientes y podíamos entrar en una figura de APP [Asociación Público-Privada], que nos permitiría alcanzar esta posibilidad y esta opción. Hay ofertas hechas y puestas casi sobre la mesa.

Yo tuve ya la oportunidad de comentarle este tema al presidente electo [López Obrador]. Hemos tenido algunas reuniones; vamos a seguir teniéndolas. Vamos a trabajar en coordinación con ellos y ver cuál es la mejor opción para poder llevarlo a cabo.

A partir de Tulum, que es parte del proyecto que el gobierno entrante tiene, financieramente no es viable aún, de acuerdo con nuestros proyectos. Sin embargo, habrá que verlo, escuchar de ellos y saber precisamente cuál es la estrategia a seguir. El Cancún-Tulum, en su primera etapa, de Cancún a Xcaret, está prácticamente listo para llevarse a cabo.

Te puede interesar: Cancún, el santuario turístico que se ve amenazado por la violencia

 ¿Por qué el tramo de Tulum a Calakmul, Campeche, no sería viable?

En este momento, no, porque no tiene el número de pasajeros. Si tú haces un estudio de ese tramo hoy, evidentemente [verás que] no existen márgenes de recuperación de una inversión de ese tipo con lo que hoy tenemos en cuanto a pasajeros.

¿Tienen calculado el valor de este proyecto?

He visto que el proyecto que ha presentado el gobierno entrante es de biodiésel; hay diferencias. Me parece que lo ideal sería un tren eléctrico, por los temas ecológicos y de bienestar de la zona; sin embargo, hay que platicarlo, pero esto [el proyecto propuesto por el gobierno de Quintana Roo] va entre los 3,000 y 3,500 millones de dólares.

¿El consumo recreativo de la marihuana es una opción para el estado?

Mira, si me hubieras preguntado esto hace tres años o poco más de dos, tal vez mi respuesta inmediata hubiera sido: no, no es viable. Hoy, después de año y medio de trabajar en el gobierno del estado, puedo decirte que, evidentemente, debemos analizarlo bien.

Muchos asuntos de seguridad recaen en temas de este tipo: en la venta de la droga, en la forma en la que se hace, en dónde está llegando de manera real. Creo que podemos taparnos los ojos y decir: “Pues no, no vamos a contribuir a que se dañe a la salud pública”, pero realmente está dañando [tal como está hoy]; el crecimiento de la venta de la droga ha sido importante, sobre todo en mercados como éste.

¿Ha analizado el potencial de quintana roo como un destino Marihuana Friendly?

No, no lo requiere. El estado tiene infraestructura turística, experiencia, maravillosos servicios de nuestra gente, (que hace las cosas muy bien), que tiene una gran experiencia, capacitación, profesionalismo, bellezas naturales, infraestructura turística.

¿El estado tiene la capacidad para recibir a la Secretaría de Turismo federal, en infraestructura, vivienda, servicios?

Es el estado de México que más crece demográficamente. Tengo un municipio como Solidaridad, de crecimientos de 20-30%. Hace 20 años, tenía 6,000 habitantes; hoy tiene 350,000. Cancún crece a ritmos de 10-12%. Era una población pequeña y hoy tiene más de 1 millón de habitantes.

Eso nos ha obligado a volvernos expertos, porque no hay políticas públicas nacionales que ayuden o apoyen la inmigración a estos estados. Esto ha provocado que tengamos gran creatividad, imaginación para ofrecer servicios públicos, para apoyar a la gente que llega todos los días. Por supuesto, nos mete en problemas, nos lleva a temas de seguridad, algunas veces a falta de planteles escolares, pero siempre hemos podido remontar y salir adelante.

¿De cuánto es su déficit de vivienda?

Yo no tengo un número exacto [en materia] de vivienda, pero un 20% de la población vive en zonas irregulares.

Entonces, la descentralización sí va a complicar las cosas, ¿no?

Pero todos los días, [en los reportes] estamos saliendo con el mayor número de viviendas que se construyen en el país. Estamos trabajando en procesos de regularización. En el caso de la zona norte, la gente tiene vivienda y ahora va a tener mayores posibilidades de obtenerla. Aquí hay trabajo y se genera el mayor número de empleos de México. Ahí vamos.

¿Ha habido acercamiento con el próximo gobierno federal para tocar el tema?

En la última reunión que tuvimos con el presidente electo, en el marco de la Conago [Conferencia Nacional de Gobernadores] él nos dijo que este movimiento demoraría alrededor de cuatro a cinco años; en algunos casos, hasta seis.

Te puede interesar: Estados Unidos desaconseja viajar a 5 entidades de México por violencia

Cancún y la Riviera Maya recibieron cinco premios Travvy Awards 2017 en una ceremonia celebrada en Gotham Hall en Nueva York, Estados Unidos. Foto: Raúl Martínez/Forbes México.

 

Siguientes artículos

ACNUR, ayudando a los refugiados de guerra
Por

ACNUR, la agencia especializada de la ONU, lleva más de cinco décadas salvaguardando la vida de quienes han tenido que h...