El consumo anual de vino por parte de los hispanos que viven en Estados Unidos podría incrementarse a 50 millones de cajas en los próximos 20 años, según un análisis de Rabobank.

 

 

Aunque el mercado hispano estadounidense supone un gran desafío para los comercializadores de vino, Rabobank, el banco líder a nivel mundial en el sector de agronegocios, estima que entre los hispanos en Estados Unidos el consumo anual podría incrementarse en aproximadamente 50 millones de cajas en los siguientes 20 años. Esto elevaría el consumo de vino a 95 millones de cajas.

PUBLICIDAD

De acuerdo con el informe “Marketing de vino para hispanos en Estados Unidos: La oportunidad de crecimiento de 50 millones de cajas” presentado por Robobank en un comunicado, a pesar de que los hispanos representan la minoría étnica en EU con mayor proyección de crecimiento para los próximos 20 años, este sector está muy por debajo del índice de consumo de vino en el país.

Para que el consumo de vino entre los hispanos llegue hasta el nivel promedio de la población estadounidense, Rabobank afirma que son necesarios adecuados planes de marketing que logren conectar con el consumidor hispano y que deben considerar cuestiones básicas como incluir información en español dentro de los sitios web y contratar personal bilingüe para las salas de degustación; aspectos sobre los que las compañías latinoamericanas pueden tomar ventaja en los EU.

 

Repercusiones del consumo de vino en México 

El informe publicado por el analista de la industria de vinos de Rabobak International, Stephen Rannekleiv, menciona que  lograr conectar con el mercado hispano de EU también tendría repercusiones significantes en otros mercados hispanos, incluyendo México.

Las oportunidades de crecimiento en el mercado mexicano pueden ser más atractivas de lo que las empresas del sector suponen, y enfocar parte de sus esfuerzos en comercializar dentro del segmento hispano de los EU puede ofrecer a los productores un gran futuro.

“Si las compañías productoras y comercializadoras desarrollan estrategias de marketing adecuadas podrían lograr un impacto muy positivo en los mercados hispanos”, comentó Rannekleiv. “Existe un mercado cada vez más próspero y creciente de más de 111 millones de consumidores en México que podrían estar influenciados si se utilizan las mismas estrategias que, en un principio estén, dirigidas al mercado hispano de Estados Unidos”.

Rannekleiv destaca los principales puntos que deberían considerar las compañías para desarrollar estas estrategias y llegar a este prometedor mercado:

  • ¿El perfil de sabor de la marca concuerda con las preferencias de gusto hispano?
  • ¿Cómo captará la marca a los consumidores Milenios hispanos?
  • ¿Qué soporte se podría brindar para maridar el vino con la comida hispana?
  • ¿Cómo se alinea la estrategia mercadológica con los intereses del distribuidor?

“De acuerdo con datos de Nielsen reflejados en el informe, los hispanos suelen preferir vinos provenientes de países a los que los unen lazos culturales como Chile, Argentina y España; lo que significa una gran oportunidad para acceder a este segmento de gran crecimiento” dice Rannekleiv.

Actualmente, el mercado del vino mexicano es aún muy pequeño pero los productores están preparados para un crecimiento  que podría ser brillante en un futuro no muy lejano. La economía mexicana está mejorando rápidamente, con un PIB per cápita de hasta 50% en la última década y el consumo de vino en el país, con .49 litros per cápita, presenta una trayectoria sólida de crecimiento. Tan sólo entre 2007 y 2010, el consumo total anual creció en un 25%, impulsado principalmente por las importaciones de vino embotellado.

 

Siguientes artículos

Toyota prepara plan para vender más autos en México y Brasil
Por

A partir de 2015, Toyota comenzará a vender 50,000 automóviles al año producidos por Mazda en una planta en construcción...