Por Luis Guevara* 

Las tecnologías de realidad virtual y aumentada están eliminando la distancia que separa a personas, información y experiencias, transformando la forma de vivir y trabajar.

Hace un par de siglos, el mejor medio para entregar un aviso era a través de la comunicación verbal, en donde el mensajero tenía que recorrer largas distancias para que el mensaje fuera entregado a la persona indicada. El desarrollo que la humanidad ha experimentado para compartir información y acercarse a las personas nos ha mostrado que hemos pasado desde los telegramas y viajes en carreta, hasta los dispositivos móviles y el uso de internet.

El día de hoy somos testigos cómo las distancias se acortan y la información se vuelve accesible hasta en la palma de nuestras manos. Sin embargo, en la actualidad estamos agregando un componente adicional que nos permite experimentar realidades virtuales y aumentadas.

PUBLICIDAD

El uso de estas últimas experiencias queda enmarcado en las tecnologías actuales de Realidad Extendida. El poder de la Realidad Extendida permite a las máquinas operar a un nivel cognitivo como los humanos, permitiendo a las personas interactuar de manera natural con la tecnología, reduciendo la distancia en las personas, acelerando el acceso a información y creando experiencias completamente inmersivas.

Específicamente la realidad extendida ofrece nuevas oportunidades para reducir costos, mejorar el desempeño y generar nuevo valor. En la actualidad tenemos acceso a visores que nos permiten interactuar con personas en ubicaciones remotas y colaborar simultáneamente para resolver problemas sin la necesidad de desplazarnos. De igual forma, al compartir información y colocarla de manera accesible y oportuna a través de la realidad extendida, podremos ser eficientes en los procesos de entrenamiento y capacitación a distancia, experimentando un aprendizaje virtualmente vivencial. Hoy es posible pensar que en un futuro no muy lejano podremos experimentar los momentos críticos de la Revolución Francesa, y así revivir las escenas que marcaron el rumbo de esa nación “estando ahí presente”.

De acuerdo con el estudio “Technology Vision” 2018 realizado por Accenture, que expone las tendencias de innovación que impactarán el futuro de las empresas en los próximos tres a cinco años, y van a cambiar la manera en que viven y trabajan millones de personas en todo el mundo, nos muestra que el 80% de los altos ejecutivos que participaron en este análisis, reconocen que es de suma importancia utilizar tecnologías de realidad extendida en sus corporaciones para acortar las distancias e incrementar la cercanía con sus colaboradores y clientes, creando nuevas experiencias de valor entre sus interacciones.

Estas tecnologías ayudarán a las corporaciones a resolver uno de los retos que enfrenta en la actualidad: Reducir la distancia que hay entre las empresas y el talento que requieren para crecer, facilitando que la fuerza laboral calificada esté disponible y accesible independientemente del lugar en el que se encuentre, es decir, tener acceso a miles de personas expertas en múltiples disciplinas en cualquier parte del mundo.

El entrenamiento y aprendizaje también será impactado positivamente mediante la utilización de tecnologías de realidad extendida. La información estará disponible al momento que se requiera y de manera inmersiva los empleados podrán tener acceso a ella de manera casi vivencial y con la capacidad de simular entornos que antes no eran posibles con la infraestructura actual. Podemos ahora imaginar cómo un empleado de una central nuclear podría tener un entrenamiento dinámico recreando los controles críticos de la planta y simular incidentes para capacitarlos en acciones inmediatas a través del uso de tableros y salas de control prácticamente reales y con ello mejorar la eficiencia en el aprendizaje vivencial.

Las experiencias inmersivas a través de tecnologías de realidad extendida también están impactando la manera en la que creamos experiencias en la industria de los bienes raíces, entretenimiento y diversión. Ahora es posible imaginar la posibilidad de experimentar lo que es estar virtualmente en el lugar de ensueño o recorrer una propiedad antes de visitarla sin estar ahí presente. Todo en un mundo en donde lo virtual y digital se vuelve una realidad extendida.

*Innovation Center Lead en Accenture México 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Crisis de crecimiento y la decisión de detenerse
Por

La mayoría de las veces la decisión de parar no es nuestra, sino que es impuesta por el mercado. Por ejemplo, con una cr...