Reformar al gobierno para que éste sea eficaz y honesto no es fácil, pero no es imposible. Los países europeos los entendieron desde hace 30 años y se dedicaron a reformar sus gobiernos. No son los únicos, algunos países asiáticos también lo han hecho. Un gobierno competitivo es fundamental para lograr un país competitivo.

En México, se intentó con Zedillo.  Se desarrolló un programa de Modernización y Calidad llamado PROMAP. Era un buen inicio. Lo desarrolló la secretaria de la Contraloría con el apoyo de consultores ingleses y la nuestra. A nosotros nos tocó afinarlo, desarrollar la estrategia de implementación y aplicarlo.

Tenía dos puntas muy importantes: Estrategias de largo plazo bien diseñadas y servicios de calidad para los clientes de gobierno. Cuando eso sucede, se cierra una pinza que enlaza lo macro y lo micro, lo estratégico y lo operativo, los grandes objetivos con las pequeñas metas, el dinero y la acción, y crea un gobierno enfocado no a sí mismo, sino a sus clientes y a su comunidad.

El programa se anunció al estilo mexicano, con mucho bombo y platillo. Lo firmó el presidente Zedillo en Los Pinos con la presencia de todas las dependencias y los medios. Asistí al evento, y acto seguido, como responsable del programa, nos dedicamos a formar un buen equipo y a iniciar los trabajos en todas las dependencias. En Nuevo León lo habíamos implementado con éxito y por eso fui invitado a encabezarlo, junto con un experimentado equipo de consultores.

El gobierno federal era todo un reto, pero fuimos avanzando -a buen paso – con cada dependencia.  Creando metodología pragmática, capacitando a los primeros niveles de gobierno, facilitando el proceso, trabajando de la mano con el área de la Subsecretaría de Egresos de Hacienda y evaluando estadísticamente, mes a mes, los avances.

Para empezar, por ejemplo, metíamos a las dependencias en un proceso de preguntas muy básicas:

¿Lo que estás haciendo le resulta útil a alguien? ¿No? Deja de hacerlo. No desperdicies dinero y tiempo en lo que a nadie sirve.

Sí, ¿lo debes de hacer tú? No, ¿quién puede hacerlo mejor que tú? Descentraliza o privatiza.

¿Sí?  Entonces debes enfocarte a tu cliente y darle el servicio como él lo requiere.

El programa era integral y comprendía acciones presupuestales, mejora de servicios internos y externos, profesionalización e independencia de lo administrativo, responsabilidad y rendición de cuentas, capacitación y evaluación continua.

El programa tuvo éxito al interior del gobierno porque entre otras cosas, implicaba una transferencia de poder de los niveles superiores a los operativos, algo que siempre agradecen los funcionarios “de abajo”. Como también implicaba algo trascendental:  una transferencia de poder del gobierno hacia el cliente.

Después de dos años, cuando empezábamos a mover al sistema en la dirección correcta, vino el boicot desde dentro. Mi jefe, el secretario de la Contraloría, se opuso al programa pues la evaluación de la dependencia a su cargo no era buena. Si el presidente Zedillo se hubiera involucrado y hubiera liderado la reforma, hubiéramos podido librar el obstáculo, pero sin un aliado de importancia, se frenó. Fui obligado a renunciar y el programa se convirtió en un programa bobo sin trascendencia para nadie.

Intenté revivirlo con Fox, pero su equipo no tenía los tamaños para entenderlo. Intenté revivirlo con Calderón, pero su equipo era tan soberbio e ignorante que no pasamos de la primer junta. Con EPN envié muchos mensajes, pero no hubo repuesta.

De haberse continuado y perfeccionado con los años, México habría dado un brinco cuántico. Oportunidad perdida, interés personal sobre interés colectivo, temor sobre innovación, mezquindad, falta de liderazgo, malas decisiones.

Es momento de revivir una genuina Reforma Administrativa que sacuda al aparato burocrático-administrativo. Una reforma encabezada por AMLO y ejecutada desde la oficina de la Presidencia por Alfonso Romo. Es momento de pensar en grande y ejecutar en grande. ¿Habrá interés? ¿Se entenderá la trascendencia?

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Páginas web: Semáforo Delictivo / Semáforo Delictivo en México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

impunidad-ayotzinapa
¿Y ahora qué? con la corrupción y la impunidad
Por

Parte inequívoca del mandato ciudadano es hacer justicia y exigir investigaciones puntuales para que toda aquella person...