Por: Eugenio Gómez* y Karla Cuilty**

En América Latina, como en el mundo, la integración de las mujeres a la fuerza laboral se ha acelerado recientemente. Pero, ¿esta integración se está dando en todos los niveles?, ¿cómo vamos en América Latina en cuanto a la representación de las mujeres en puestos directivos?

Un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indica que el 57% de las empresas entrevistadas en la región tienen menos del 30% de presencia de mujeres en cargos directivos, en comparación con el 74% de empresas en el mundo que sobrepasan este porcentaje. Podemos ver que falta mucho por hacer.

A pesar de la baja representación de las mujeres que existe aún en la región, América Latina lleva un ritmo acelerado en la integración de las mujeres en la alta dirección y cuenta con una proyección positiva. Es tal el impulso latinoamericano en la integración del talento femenino que, en unas décadas, podríamos asemejarnos a regiones como Norteamérica y Europa. La cuestión es continuar con las buenas prácticas y seguir adoptando las recomendaciones para impulsar el acceso de la mujer hacia la Alta Dirección. ¿Cuáles son estas prácticas que han acelerado la llegada de las mujeres a posiciones directivas?

PUBLICIDAD

La Organización Internacional del Trabajo en su Informe “La mujer en la gestión empresarial: Cobrando impulso en América Latina y el Caribe”, analiza la situación actual y presentan las opciones usadas para impulsar el acceso de las mujeres a puestos de Alta Dirección en Latinoamérica.

Impulso al talento

El estudio observa que cuando las mujeres obtienen una trayectoria profesional y experiencia adecuada y se encaminan a cargos directivos más altos, en ocasiones no prosiguen con su proyecto de ocupar un puesto de alta dirección. Esto provoca que se “estanquen” en una reserva de talento. Las empresas han logrado estructurar políticas que conducen a que las trayectorias profesionales de hombres y mujeres no difieran por razones de género, y evitar así el “estancamiento” femenino. Al igual que en las audiciones para orquestas musicales donde el uso de la “cortina” separa visualmente al candidato del jurado e impide un sesgo por el género, las empresas han generado estrategias donde se observe solamente el talento como criterio decisivo para el acceso a un puesto superior.

Promover la presencia de mujeres en los consejos de administración

La participación de las mujeres en las juntas directivas es baja en la región. En muchos países de América Latina, las mujeres forman parte de consejos de administración en empresas familiares. Pero en ocasiones, su voz todavía no es escuchada. Para evitar esta tendencia, algunas empresas han comenzado a promover la capacitación y orientación de las mujeres que forman parte de las juntas directivas, para que su participación tenga más peso en las decisiones de la empresa.

Incremento de mujeres en el papel de CEO

Las mujeres CEO escasean en el mundo, América latina no es la excepción. El estudio “Empoderamiento económico de las mujeres: Bueno para las mujeres, bueno para los negocios y bueno para el desarrollo”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo en 2015, indicó que sólo el 4.2% de las 1,259 empresas cotizadas en América Latina y el Caribe tenían una mujer como CEO. Las empresas en América Latina, cada vez con más frecuencia cuentan con mujeres en el puesto de CEO, para esto han apoyado a las mujeres identificadas con alto potencial, brindándoles una perspectiva de carrera a largo plazo, además las han capacitado en distintos temas sobre dirección empresarial y se les han otorgado los puestos de dirección cuando estos se han encontrado disponibles.

Eliminación de paredes de cristal

Se conoce como “paredes de cristal” a la diferencia en la trayectoria profesional en razón del género, esto produce un estancamiento en la carrera de las mujeres en áreas de apoyo, por lo que carecen de la experiencia necesaria para seguir el camino hacia niveles ejecutivos. Una opción que pueden tomar las empresas es participar en certificaciones que den validez de las buenas prácticas sobre igualdad de género al interior de las empresas, así mismo se debe tener un relativo control de las trayectorias profesionales de hombres y mujeres para que no difieran por razones de género.

Si bien las empresas latinoamericanas y del mundo han estado estructurando diferentes estrategias para impulsar el desarrollo de la mujer dentro del ámbito laboral, y en especial en su camino hacia la alta dirección, también las mujeres deben tomar un rol activo en su desempeño al interior de la empresa, como diría Sheryl Sandberg, COO de Facebook “las mujeres deben de sentarse a la mesa”.

*Director del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección de IPADE Business School.

**Investigadora Senior del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección de IPADE Business School.

 

Siguientes artículos

Este año también habrá Balón de Oro femenino
Por

La edición de este año del Balón de Oro tendrá dos nuevos trofeos; un Balón de Oro femenino y el Trofeo Kopa, al mejor j...