Por Marcelo de la Garza*

No quiero sonar alarmista, pero a finales del año pasado surgieron los primeros reportes que apuntan a que México enfrenta una recesión económica técnica. Esto significa que el país registró crecimientos negativos en dos trimestres consecutivos. La buena noticia es que aún estamos lejos de vivir una crisis económica; la mala es que los signos en México —y quizá en el mundo— no parecen mejorar este año. Los pronósticos del Banco de México apuntan a que cerraremos 2020 con un crecimiento que estará entre 0.8 y 1.8%. 

Más allá de los términos macroeconómicos que en estos casos escuchamos hasta el hartazgo, conviene recordar las consecuencias que trae consigo una recesión: caída en la inversión pública y privada, desempleo, disminución en los sueldos y salarios, menor capacidad económica, descenso en el consumo, impacto económico para las empresas que, incluso, puede traer una pérdida de empleos.

Todo este ciclo vicioso suele repetirse hasta que la economía se reactiva.

En un escenario de este tipo, la mayoría de las empresas suele tomar una decisión lógica, pero radical: recortar gastos en aquellas áreas que considera más endebles o de menor valor; incluyendo algunos puestos de trabajo.

La pregunta es si tu empresa está lista para enfrentar un escenario de este tipo. 

Al hacer tu planeación 2020, seguramente pusiste sobre la mesa la posibilidad de desempeñarte en un escenario macroeconómico adverso. Pero en este punto conviene preguntarte si has pensado adecuadamente en las medidas que tu negocio puede tomar para hacerle frente.

Un lugar común que suelen repetir los expertos es buscar eficiencias y reducir costos. Nada más obvio. La complejidad deriva en encontrar la forma inteligente de hacerlo.

Otros insisten en adquirir tecnología, pero, desde nuestra experiencia, comprarla por moda puede llevarte a vivir experiencias desastrosas o, en el mejor de los casos, inútiles. Por ejemplo, en el mundo digital actual, los datos son la materia prima, pero incluso debes tener la capacidad de discernir cuáles son los más valiosos para tu negocio o puedes correr el riesgo de perderte en un mar de información.

Una forma efectiva de encontrar el camino es comenzar definiendo algunos de los principales problemas que enfrenta tu empresa y cómo los resolverías con ayuda de la tecnología. Créeme, las tecnologías emergentes están demostrando una capacidad única para aportar valor en áreas que anteriormente eran desconocidas para las empresas, y con niveles de eficiencia sin precedentes. El secreto es enfocarlas en casos de uso prácticos ¡ y realistas! para tu negocio. Piensa en esas áreas en las que, con una buena herramienta tecnológica, procesos más eficientes y personal más especializado, podrían aportarte importantes ahorros para tu negocio. Optimización de la producción, mantenimiento de los equipos, gestión de inventarios, consumo energético, planeación de la demanda y administración de la cadena de suministro, son algunas donde las empresas están descubriendo potenciales ocultos.

De acuerdo con una encuesta de Morgan Stanley, los operadores industriales esperan que el IoT y la digitalización incrementen 15% la productividad en entregas y ejecución de la cadena de suministro. A su vez, PwC estima que las tecnologías digitales mejoren la eficiencia operativa en 12%. Inmarsat cree que la Industria 4.0 podría traer una reducción de 10% en costos generales.

De manera particular, tan solo el mantenimiento predictivo promete ahorros de 12% en costos de reparación, 30% en costos generales de mantenimiento y 70% menos averías, de acuerdo con Accenture.

El entorno macroeconómico es una circunstancia que ciertamente no puedes controlar y debes aprender a lidiar con ello. Pero puedes hacerlo con una eficiencia operativa sin precedentes que te mantenga a salvo y saludable. 

 

Contacto:

Mail: [email protected]

 

*El autor es cofundador y director ejecutivo de Gesta Labs, estudio de innovación en Industria 4.0.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: Economía mexicana no ha crecido en las últimas 4 décadas: Herrera

 

Siguientes artículos

Flexibilidad y agilidad: los requisitos laborales de hoy 
Por

El desarrollo tecnológico demanda nuevas capacidades y habilidades en la fuerza laboral. Empresas y organismos contribuy...