Aunque en su mayoría los  recursos han estado desprovistos de sorpresas, la incertidumbre para los que producen los presupuestos afecta a nivel del Gobierno federal. 

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

La recuperación económica continuará a paso lento en el año fiscal 2014 en la mayoría de los estados de Estados Unidos, mientras los acuerdos por el presupuesto federal y las reformas de salud generan incertidumbre en muchos presupuestos, según un informe publicado el miércoles por Fitch Ratings.

Para la mayoría de los estados el nuevo año fiscal comienza el 1 de julio, por lo que legisladores y gobernadores están ultimando detalles en sus presupuestos.

Fitch descubrió que los recortes al gasto público federal que entraron en vigencia el 1 de marzo han tenido un efecto limitado en las economías y finanzas de los estados.

“La mayor parte de los presupuestos estatales asumen mejoras sostenidas y lentas de ingresos para el año fiscal actual y para el próximo”, dijo en un comunicado Laura Porter, directora gerente en Fitch.

De acuerdo a un informe publicado el miércoles por el Economic Policy Institute (EPI), un centro de estudios de tendencia liberal, los estados perdieron 5,100 millones de dólares en subsidios en este año fiscal federal, que termina en septiembre, como parte de los recortes de gasto público.

En los últimos años, han recibido más de 600,000 millones de dólares en subsidios federales, según el EPI.

Medicaid, el programa de seguros de salud para la población en situación vulnerable que los estados administran con reembolsos del Gobierno estadounidense, se ha convertido en una complicación presupuestaria para muchos estados. En el año fiscal 2012, el programa consumió un 24% del gasto estatal total.

La legislación de salud implica una expansión de la cobertura a más personas, pero los estados pueden optar por no ampliar su matrícula de Medicaid. Actualmente, muchos de ellos están debatiendo la expansión.

Más allá de si un estado expande el programa o no, la legislación tendrá efecto en sus presupuestos debido a que otras grandes provisiones entran en funcionamiento en el año fiscal 2014, según Fitch.

Los ingresos estatales se han incrementado de manera regular por tres años y la mayoría de los estados han superado lo peor de la recesión ocurrida entre el 2007 y el 2009.

Sin embargo, algunos de esos incrementos podrían ser transitorios, ya que los contribuyentes aceleraron algunas de sus decisiones de inversión para evitar aumentos tributarios federales. Al mismo tiempo, Fitch indicó que el término de una deducción de impuestos a las nóminas a comienzos de este año ha desacelerado el crecimiento del impuesto a las ventas.

 

Siguientes artículos

Economía de EU permitirá reducir compra de bonos: Fed
Por

La solidez de la economía estadounidense  permitiría una moderada  reducción en la compra de bonos a corto plazo, no obs...