Hace unas semanas se instalaron las primeras redes 5G en Estados Unidos; es decir, la quinta generación de redes celulares (inalámbricas). El cambio hacia este tipo de nuevas tecnologías es complejo, ya que el estándar apenas fue definido a finales del 2017, por lo que esperaremos coberturas limitadas, por lo menos durante el 2019 y posiblemente parte del 2020.

La red 4G en 2009 inició con velocidades de cientos de Mbps, e incluso con los avances se han podido ofrecer velocidades en Gbps (Billones de bits por segundo) con algunos equipos soportando hasta 2Gbps.

Con las redes 5G, esperamos un importante brinco en la capacidad de transmisión de datos, con velocidades que serán mil veces más rápidas que con la tecnología 4G y hasta 20 veces más que con conexiones más avanzadas como el 4G LTE.

Las implicaciones para la industria del marketing podrán sentirse de forma inmediata. Con la tecnología actual, observamos cierta latencia cuando hacemos clic en cualquier sitio dentro internet. En muchas ocasiones pasan varios segundos sin que se despliegue el contenido, lo que hace que cancelemos la navegación. La red 5G permitirá acción inmediata con cero retrasos, para lograr una mejor experiencia para el usuario.

Esto tiene implicaciones para las plataformas programáticas, pues tendrán que hacer las operaciones de compra/venta de espacios publicitarios mucho más rápidas, para entregar los anuncios sin retrasos perceptibles para los usuarios.

En cuanto a los contenidos publicitarios, el avance en la velocidad de transmisión de datos abrirá la puerta a anuncios de video en alta resolución (4K y hasta 8K). Además, incrementará la capacidad de personalización, con formatos mucho más flexibles y creativos, para estrategias de comunicación más avanzadas.

Entre los cambios podemos incluir la AR (realidad aumentada) y VR (realidad virtual) que, aunque ya algunas marcas publicitarias mostraron avances, todavía están limitadas por la velocidad de conexión y procesamiento de data. También impactará a la industria de OOH (out of home) digital, al contar con la capacidad de reacción en tiempo real, con la gente que en ese momento está alrededor del anuncio.

Pero sin duda, uno de los más importantes será la conectividad del IoT (internet de las cosas) para el envío de productos a través de drones; ciudades, casas y robots inteligentes e incluso vehículos auto manejables.

Podremos ver a una empresa de CPG (bienes de consumo empacados) cuyo anuncio se despliegue en la pantalla del refrigerador, para que después le aparezca al usuario en su pantalla inteligente 8K y al ver el anuncio, lo incluya en la lista de compras de la app del supermercado; entonces, la plataforma inteligente de pagos les avisa a todos que dejen de anunciar el producto, pues se acaba de efectuar la compra.

Estas aún son predicciones, pero lo que sí es seguro es que los siguientes años serán muy interesantes para la industria publicitaria.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Rodakworld

Facebook: MediaMath

Página web: Mediamath

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Protección de ingresos, el reto para un freelance
Por

Cada vez hay más trabajadores que laboran en esquemas no tradicionales. El reto es trabajar en conjunto para proteger su...