La agilidad en las organizaciones es una práctica que va ganando peso con el paso de los años. Es un mindset que va afianzándose en el conjunto de las empresas, si bien las áreas vinculadas a la tecnología son las que más lo aplican, hemos visto un fuerte crecimiento en la adopción de prácticas ágiles en áreas de negocio, operativas o de cualquier equipo que necesite mejorar sus procesos y adaptarse a los cambios.

Las empresas del futuro necesitan tomar decisiones inteligentes con agilidad, y los clientes de hoy en día esperan un enfoque orientado al valor que tenga en cuenta sus necesidades en todo momento. La metodología ágil ofrece a las empresas de todos los tamaños una nueva forma de trabajar que se centra en la adaptabilidad, la colaboración y la mejora continua. Cada vez son más las empresas que buscan una transformación ágil, pero ningún cambio organizativo es fácil.

Las organizaciones que impulsan transformaciones ágiles de gran éxito lo hicieron optimizando todo el modelo operativo a través de la estrategia, las estructuras, los procesos, las personas y la tecnología, buscando estructuras planas y fluidas construidas en torno a equipos multifuncionales de alto rendimiento, estableciendo procesos más frecuentes de priorización y asignación de recursos.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La agilidad también ha tenido un impacto notable en la actitud y los resultados de los profesionales de las compañías. El reciente estudio publicado por NTT Data “La Agilidad en América Latina 2021” muestra que el 51% de las organizaciones aseguran que su empresa está aplicando la agilidad en hasta un cuarto de sus áreas. Mientras tanto, una de cada cuatro organizaciones afirma que entre el 26% y el 50% de la organización está trabajando ya con prácticas ágiles.

Existen cinco principales tendencias esenciales que guiarán a las organizaciones próximamente para continuar avanzando en el camino agile:

  1. Escala: Se implementará la filosofía agile en otras áreas además de las tecnológicas, por sus beneficios al ayudarles a gestionar mejor sus prioridades, trabajar de forma incremental e iterativa y tener una mentalidad de mejora continua abierta al cambio y a la innovación.
  2. Alineación estratégica: Gracias a la aplicación de principios de gestión de portafolios de negocio que caracterizan al modelo ágil, las compañías priorizarán las iniciativas con mayor aportación de valor, mantendrán la eficiencia y mejorarán su adaptabilidad.
  3. Cambio cultural: Conservar y adaptar los valores, principios y prácticas ágiles en el trabajo remoto para conseguir que los profesionales que teletrabajan maximicen su productividad.
  4. Gestión del talento: Se buscará lograr un equilibrio entre el upskilling y reskilling de la plantilla actual y proporcionar herramientas y conocimientos sobre agile que se adapten específicamente a la nueva modalidad híbrida de trabajo.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

La agilidad empresarial no sólo ayuda a las empresas a adaptarse ante los retos, sino también a optimizar y mejorar sus procesos. Se dice que lo único constante en la vida es el cambio. En el mundo de los negocios, esto es especialmente cierto cuando se piensa en la rapidez con que se transforman los mercados, los clientes, las demandas y las empresas.

Una empresa que depende del mercado para mantenerse estable debe saber cómo prepararse y mitigar los riesgos cuando se producen. Por ello, las organizaciones deben de conocer las estrategias y posibilidades de adaptación a los cambios en el entorno.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

*Mario Chao es CEO de Everis México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

tribunal
El Estado de derecho, factor esencial para el crecimiento económico
Por

Todos los países quieren crecer y llevar bienestar económico a sus poblaciones; lograrlo requiere que todos, autoridades...