El 22 de diciembre en una video conferencia, los dirigentes del Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) han anunciado una alianza electoral, la cual busca construir un frente común contra Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de junio del año 2021.

El argumento del frente opositor al Gobierno Federal es que, al formar una alianza, les será posible reducir la mayoría que tiene el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el Congreso, además de defender lo que PAN, PRI y PRD han creado a lo largo del tiempo, todo, en palabras de ellos mismos.

El error de los tres partidos políticos que conforman la alianza, es suponer que cada uno obtendrá en el año 2021 la misma cantidad de votos que tuvieron en el 2018, por lo que, al sumarlos, la mayoría en el Congreso llegará de manera instantánea al igual que en las gubernaturas.

No perdamos de vista que al no tratarse de una elección presidencial y al estar el país a mitad de una pandemia (no es razonable que esta se encuentre controlada en México para el mes de junio del 2021), el nivel de abstención puede ser mayor al visto en el 2018, sumado a que los electores duros de cada partido pueden dejar de participar al no encontrar afinidades ideológicas entre cada entidad política.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Otro factor en contra de la alianza, es que, al tratarse de una tan heterogénea, hace evidente que PRD, PRI y PAN no han entendido que los electores en 2018 emitieron un voto de castigo contra ellos, teniendo como motivo principal los elevados índices de corrupción en gobiernos locales y a nivel Federal, así como un mal manejo de país en materia económica y de seguridad.

Al día de hoy, no existe ninguna evidencia concreta de que los tres partidos que forman la alianza se han transformado, ya que los personajes que se castigaron en 2018 se mantienen activos, por lo que se refuerza la idea de una coalición que busca volver al poder a través de alianzas sin afinidad ideológica y sin realizar ninguna propuesta viable que realmente pueda transformar al país.

Es probable que el único escenario que motivó la alianza entre PRI, PAN y PRD sea el de la división y polarización que México tiene ahora, en la cual existe una población que defiende sin cuestionar nada a Andrés Manuel, mientras que hay otro grupo que no le reconoce ningún acierto.

Esos dos grupos están definidos y la alianza busca capitalizar los votos de la población que está contra López Obrador, pero sin enfocarse en propuestas que modifiquen la convivencia social, lo cual resultaría más útil para los electores al momento de acudir a las urnas y cuestionarse sobre si MORENA puede hacerlo mejor.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Los votantes que no son duros (a favor y en contra de Andrés Manuel) valorarán muchos más elementos que los argumentos que hoy expone la alianza opositora, por lo que no será fácil convencerlos para votar a su favor en el Congreso Federal.

En lo que se refiere a las gubernaturas en juego, puede ocurrir algo similar, ya que el candidato propuesto puede ser completamente ajeno en materia ideológica a los votantes indecisos, por lo que no en todos los casos resultará atractivo votar por ellos, otorgando así una ventaja a las personas que MORENA postule.

Lamentablemente, la alianza PRI, PAN y PRD está basada en la propuesta de todos contra Andrés Manuel, pero sin proponer absolutamente nada, por lo que de inmediato surge el riesgo de que la parte ideológica desaparezca y todo se trate únicamente de hacerse del poder simplemente por una cuestión de supervivencia de los tres partidos unidos.

Conforme pase el tiempo y al no observar ninguna propuesta de impacto en el Congreso o un buen trabajo de los gobernadores electos, los electores dejarán de ver con buenos ojos la unión PRI-PAN-PRD, ya que tampoco será la alternativa a la problemática que tenemos como país y que cada seis años se busca.

Todo espacio ganado por la alianza y todo trabajo mal realizado en él, hará que se refuerce la idea de que esos tres partidos políticos son incapaces de reformarse y poder convertirse en una oposición seria y fuerte. Cada oportunidad perdida por ellos, significa darle la razón y votos a MORENA, por lo que el resultado puede ser contrario al que están planeando para el mediano plazo.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter: @edmar_lezama

Instagram: edmar_lezama

Correo: [email protected]

El autor es Docente de economía en la UNAM, coordinador del Programa Único de Especializaciones en Economía (Posgrado, UNAM). Corredor y fotógrafo amateur en los ratos libres.*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

concierto
¿Cómo reinventarte en una industria que el Covid congeló?
Por

Miles de personas perdieron sus trabajos, otras tantas cerraron sus negocios, y todos, en mayor o menor medida, hemos vi...