Vivimos una época interesantísima para la transformación de los sistemas de salud, donde la tecnología puede integrar muchos datos del paciente y adelantarse para predecir enfermedades. La salud del presente y del futuro está intrínsecamente relacionada con los datos, y por eso la digitalización se vuelve vital para que nuestro sistema de salud pueda ser eficiente, seguro, productivo y viable.

El sistema de salud mexicano tuvo, como no podía ser de otra forma, un impacto muy importante y notorio con la pandemia. Centrándome en la parte digital, hemos visto la aceleración del uso de nuevas tecnologías y transformación digital. Sin embargo, considero que queda todavía un largo camino por recorrer y estamos en los primeros escalones de una verdadera transformación digital en México.

Hoy la salud es conectada y digital, donde las interacciones virtuales entre el prestador del servicio y el paciente o usuario se han vuelto muy necesarias y populares, como también se ha vuelto necesario tener datos confiables y en tiempo real para predecir el comportamiento de una enfermedad o una crisis sanitaria. Nunca había sido tan importante tener datos para medir la salud poblacional y es que, sin ellos se vuelve imposible tomar buenas acciones.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Ahora bien, la llegada de la Covid-19 no fue el punto de partida de la digitalización sanitaria en México, más bien un acelerador. El país viene haciendo importantes esfuerzos desde hace 10 o 15 años, y un ejemplo es el expediente electrónico del paciente.

Sin embargo, tenemos una situación mixta. Existen sistemas privados muy avanzados y digitalizados, así como sistemas estatales que han hecho importantes inversiones en tecnología, pero al mismo tiempo prestadores públicos que no han ni empezado la digitalización. Y lo cierto es que de poco sirven los avances parciales, pues lo verdaderamente benéfico sería que la información del paciente pudiera ser compartida y complementada a lo largo y ancho del sistema. Aún falta un gran recorrido en la homologación de los subsistemas de salud en México.

Acortar la brecha digital

Para tener el sistema de salud digital que necesitamos, México requiere un planteamiento de largo plazo, con objetivos a corto y mediano plazo, pero que sea estable y no sea cambiado cada seis años. Los países que han tenido éxito, como varios en USA, Europa o Asia, son países que han realizado planes de medio y largo plazo consensuados con los distintos actores involucrados y no solo actuaciones puntuales de corto plazo. Esta es la única forma de lograr que en el futuro sea fácil para todos los mexicanos acceder a servicios médicos de calidad y tener una detección temprana de enfermedades de forma ágil y eficiente.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Esta brecha digital la podemos ver en tan solo un ejemplo, que es la necesidad inmediata de vacunar a toda la población contra la Covid-19. Para lograrlo, necesitamos conocer quiénes son y dónde están las personas más vulnerables, pero también quiénes son y dónde están los profesionales que pueden aplicar las vacunas. Necesitamos también tener un registro y seguimiento de la distribución y de los lotes de vacunas, así como de la citación de la población en los distintos centros de vacunación. Necesitamos, datos que hoy no tenemos.

Lo anterior, refleja cómo un proceso que ahora mismo nos preocupa a todos se puede mejorar dramáticamente con tecnologías que ya existen: expediente electrónico, receta electrónica, big data, inteligencia artificial, o servidores en la nube.

Entonces podemos ver que no se trata de un reto tecnológico, muchas tecnologías que hoy ya son una realidad podrían ser utilizadas. Más bien el reto es administrativo, presupuestal y de planeación de un sistema más accesible y eficiente por el bien de nuestra población. 

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

En este nuevo sistema de salud digital que aspiramos tener un punto bien importante, y que necesita un análisis independiente, es tener personal con las habilidades y conocimientos digitales necesarios para integrar la tecnología a su práctica y a su trabajo. No hablo aquí solamente de médicos o enfermeras, también del personal administrativo que tiene un rol importante en la compra y distribución de medicamentos o equipo médico.

Vale la pena recordar que el objetivo es usar la tecnología en el nuevo mundo digital que nos rodea, no tiene sentido modernizar o automatizar procesos antiguos del siglo XIX. Se trata de poner tecnología del siglo XXI en manos de los profesionales de salud y entender que la interacción con el paciente será cada vez más en entornos digitales.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

*Mario Chao es CEO de Everis México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

cambio climático compañía de electónicos
El cambio climático como oportunidad económica
Por

Ante tantas noticias impactantes en estos meses de pandemia y de crisis económica mundial, corremos el riesgo de no pone...