La renuncia de la embajadora de México en los Estados Unidos, Marta Bárcena, se dio en el contexto de la carta que el presidente López Obrador envió al ahora presidente electo Joe Biden reconociendo finalmente su triunfo. Si bien la forma en que se da la renuncia fue sorpresiva, como la negativa al reconocimiento de Biden, lo fue más la designación de Esteban Moctezuma, secretario de educación, como nuevo embajador. Sin embargo, eso es más que una designación pues hay varios elementos simbólicos en esa acción, que pueden orientar el futuro.

La relación con la Estados Unidos es compleja por los temas que impactan a México y la región, pero el interés no es recíproco, en buena medida porque la relevancia de nuestro país para nuestros vecinos del norte, es fundamentalmente económica por las ventajas competitivas que tenemos en diversos segmentos que generan productos más baratos, pero no lo es ya política, como lo fue también en el pasado por la influencia de México en la región.

Ante ello, una embajadora que no es escuchada y atendida por el gobierno que representa, no tiene capacidad política en su espacio de acción. Ante el rechazo del presidente López Obrador por reconocer a Joe Biden, a pesar de las recomendaciones de su secretario de relaciones exteriores y su embajadora en los Estados Unidos, ubicada en una posición con escasa interlocución a la última, lo que hacía inviable su permanencia en ese país. Esta condición la leyó muy bien la embajadora quien, en el contexto de la formalización de Biden como próximo presidente de ese país, buscó una salida digna a su carrera y prestigio en el servicio exterior, misma que negoció directamente con el presidente.

Así como rápida fue la renuncia de la embajadora, también lo fue la designación de su reemplazo, en lo que se puede interpretar también como un mensaje que el presidente López Obrador envía a Biden, a partir de la designación de un político que sintetiza las alianzas del presidente, pero también con capacidad de interlocución que tendrá que utilizar para recomponer la relación, por lo menos en los espacios más funcionales de la relación entre ambos países.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Si bien el embajador designado no tiene experiencia diplomática, no es fundamental tenerla para ejercer un cargo que exige una formación política, además de contar con el respaldo del presidente para ello. Su nivel como ex secretario de varias dependencias públicas de relevancia, le da las posibilidades para poder buscar puentes de interacción que rescaten la relación con el gobierno de los Estados Unidos, donde el presidente ha mostrado cierta frialdad, reflejada en la misma carta de felicitación a Joe Biden, pues dicha carta contrasta con aquella enviada a Donald Trump, donde el lenguaje dejaba ver un tono de júbilo en la relación.

Joe Biden no es Donald Trump, ni persigue los objetivos de este, por lo que la relación seguramente se tornará complicada, ante el hecho del desdén mostrado, pero también porque los demócratas tienen intereses y tratan a la política exterior de su país, de una manera distinta a como hacen los republicanos para bien o para mal, quienes se han involucrado más en los temas con México, incluido Trump.

El papel que tiene que jugar entonces Esteban Moctezuma es complejo, pues tendrá que tejer en diversos niveles de la relación, tanto con el gobierno de ese país, en áreas de seguridad, comerciales y del departamento de Estado, así como con grupos empresariales que ven sus intereses en riesgo y que no dudarán con buscar una intervención decidida por parte del gobierno de Biden, además de los espacios de relación que el TMEC supone, donde la presencia norteamericana en México es mucho más crítica, más allá de aquella de la que tienen los cuerpos de seguridad y que el presidente López Obrador busca acotar, como un espacio de negociación forzado con ese país.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

LinkedIn: Gustavo Lopez Montiel

Twitter: @aglopezm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

campo agricultura
La agricultura celular, nueva forma sostenible de alimentar a la población
Por

El exponencial crecimiento demográfico, el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos disponibles nos obliga...