¿Será cierta la frase de Denis Waitley cuando afirma que “el tiempo es un jefe que da las mismas oportunidades a todos y el ser humano tiene exactamente el mismo número de horas y minutos cada día”? La encuesta del uso del tiempo (ENUT) 2019, del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), demuestra que no.

A pesar de que cinco de cada diez horas contribuyen a la economía del país sin que exista remuneración alguna por ello, si comparamos las proporciones de labores no remuneradas, es decir actividades domésticas, cuidado a personas o actividades comunitarias, se observa que las mujeres ocupan 66.6% de su tiempo en ellas y los hombres 27.9%. Por otra parte, las mujeres invierten 30.9% de su tiempo en el mercado laboral mientras que los hombres ocupan 68.9% en el trabajo remunerado. Estas diferencias suelen relacionarse con los roles de género socialmente consensuados desde hace generaciones. 

Los roles de género han reforzado que las mujeres tengan como principal ocupación el hogar, incluyendo la limpieza de la vivienda y de la ropa, la preparación de alimentos, las compras, así como el cuidado de otros. Las mujeres dedican 39.7 horas en promedio por semana a este tipo de actividades. En comparación, los hombres ocupan 15.2 horas. Las responsabilidades de los hombres, de acuerdo con la encuesta, recaen en las reparaciones del hogar, gestión y administración, así como el pago de trámites. 

Al comparar con el promedio de los países que la OCDE reporta, en México las mujeres emplean una hora más al día en actividades no remuneradas, siendo el segundo país, después de India, con mayor tiempo dedicado al hogar y al cuidado de otros. Los hombres, por otra parte, ocupan más de dos horas adicionales por día en actividades remuneradas, siendo México el país con el mayor número de horas trabajadas en el mundo.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Hace falta ampliar la información del tema y desafortunadamente, la ENUT no toma en cuenta otras actividades como el estudio, o los tiempos de traslado, tanto de la persona encuestada como el tiempo ocupado en transportar o acompañar a otros integrantes de la familia a sus actividades, lo cual incrementaría el tiempo empleado en actividades no remuneradas.

Por otro lado, la expectativa por parte de los empleadores, de total disponibilidad de tiempo para hombres y mujeres, así como en el hogar particularmente para las mujeres, incrementa la complejidad, especialmente para aquellas que tienen hijos en edad escolar y puede llegar a afectar su capacidad de colocación o promoción en el mercado laboral.

El rol socialmente asignado al hombre ha sido el de proveedor, sus obligaciones se relacionan con trabajar y aportar dinero para el alimento, educación y sustento de la familia. Socialmente, se acepta que el hombre cuente con mayor libertad para ausentarse por razones laborales como viajes o jornadas laborales extensas. La información de la ENUT muestra que el hombre invierte un total de 47.7 horas en el trabajo y la mujer 37.9 horas, ambos de tiempo completo.

Otro aspecto interesante para estudiar son las actividades de cuidado. La encuesta permite analizar el cuidado pasivo, en donde la persona puede hacer una actividad y el cuidado de manera simultánea. En este rubro, las mujeres permanecen 28.8 horas por semana y los hombres 12.9, con una brecha de 5.9 horas. Los cuidados no pasivos representan 12.3 horas y 5.4 horas promedio, respectivamente, con una diferencia de 6.9 horas. En ambos casos, las mujeres asumen mayor proporción de horas que los hombres. 

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Podríamos pensar que las actividades son mejor distribuidas cuando las mujeres realizan trabajo remunerado fuera de su casa, sin embargo, no es así. Las mujeres que trabajan ocupan además 10.9 horas para preparar alimentos, contra 4.7 horas de los hombres que no son parte de la Población Económicamente Activa (No PEA). La limpieza de la vivienda representa 8.1 horas para mujeres con trabajo de tiempo completo, contra 5.2 horas en los hombres No PEA. Desafortunadamente, en cuanto a las actividades deportivas, de esparcimiento y descanso, las mujeres ocupan menor tiempo que los hombres, lo cual puede afectar su calidad de vida y el cuidado de su salud.

La pandemia ha agregado otras variables no contempladas por la ENUT, como la atención a la escuela en casa y el trabajo a distancia. En conclusión, aún cuando hombres y mujeres tienen el mismo tiempo al día, los roles de género y su relación con el uso del tiempo no son equiparables. La encuesta deja en evidencia el riesgo para la calidad de vida de las mujeres por la distribución inequitativa de las responsabilidades del hogar, aun para aquellas mujeres que tienen un empleo de tiempo completo. 

Suscríbete a Forbes México

Yvette Mucharraz y Cano es Directora del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE Business School.

Karla Cuilty Esquivel es Investigadora Sénior Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cultura de Inteligencia Artificial: Fortaleciendo a las empresas del futuro
Por

Las empresas son la columna vertebral de la economía del país y, mejorar la vida de las empresas, significa mejorar la v...